AynRandCon 2022: un mundo posible

“»En nombre de lo mejor que hay en ti, no sacrifiques este mundo a quienes son lo peor de él. En nombre de los valores que te mantienen vivo, no dejes que tu visión del hombre sea distorsionada por lo feo, lo cobarde, lo necio que hay en los que nunca han merecido ser llamados hombres. No dejes de tener presente que el estado apropiado al hombre es una postura erguida, una mente intransigente y un paso que recorre caminos ilimitados. No permitas que tu fuego se extinga, chispa tras irremplazable chispa, en los desahuciados pantanos de lo aproximado, lo casi, lo aún no, lo nunca jamás. No dejes que el héroe en tu alma perezca, en solitaria frustración, por la vida que merecías, pero nunca has sido capaz de alcanzar. Examina tu recorrido y la naturaleza de tu batalla. El mundo que deseabas puede ser alcanzado, existe, es real, es posible, es tuyo.”
–Ayn Rand (1957/2019, p. 1119)


¿Quién fue Ayn Rand? ¿Qué tipo de persona se requirió para dar vida a los héroes de novelas como La rebelión de Atlas y El manantial, y desarrollar una nueva filosofía con base en los hechos y la razón? Esta y otras preguntas, han sido ampliamente respondidas por mí y otros columnistas de este medio; no obstante, sobre la filosofía de Rand, el objetivismo, muchísimo es lo que aún puede y debe explorarse.

Y para hacernos aún más sencilla dicha labor, y comenzar a trazar senda y calzada, no solo para los que desean(deseamos) un cambio en nuestro estilo de vida y en la forma cómo concebimos al mundo, sino para la revolución filosófica que urge en nuestra región (Latinoamérica), llega a CABA (Argentina) la AynRandCon: un mundo posible. Este evento será durante dos días y se llevará a cabo en la Sala (Teatro) Pablo Neruda del Paseo La Plaza entre los próximos viernes 30 de septiembre y sábado 1 de octubre.

El tema de la conferencia, un mundo posible, se fundamenta sobre una premisa: las ideas son las que verdaderamente gobiernan al mundo. Es claro que, solamente cambiando nuestras ideas por otras mejores, podremos dar lugar a los cambios que anhelamos, como ya lo había expresado anteriormente.

¿Cómo seríamos (los seres humanos) si adoptáramos los principios filosóficos correctos? ¿Cómo seríamos si cada persona adquiriera la posibilidad de confiar plenamente en su mente, de aceptar su individualidad y su derecho inalienable a preservar la vida propia? ¿Cómo seríamos si en nuestro mundo se respetaran y defendieran irrestrictamente la libertad y la propiedad privada (tanto propias como las de otros), y en donde los emprendedores y empresarios pudieran dar rienda suelta a sus sueños sin tener que enfrentarse a tantos obstáculos creados por los burócratas de turno? Si alguna vez usted imaginó este mundo, entonces comprende lo importante que es comenzar a crearlo ¡ya!, inspirando una mente a la vez.

En el transcurso de la AynRandCon 2022, se discutirá cómo es que tenemos que construir este mundo, profundizando sobre las ideas de Ayn Rand y aprendiendo cómo aplicarlas apropiadamente en la vida personal y en otros relevantes aspectos como la economía, la política y la cultura.

De la mano de grandes intelectuales del ARI (Ayn Rand Institute) como Tal Tsfany, Yaron Brook, Tara Smith, Aaron Smith y Agustina Vergara Cid, y la presencia de oradores y panelistas internacionales como Gloria Álvarez, Roberto Cachanosky, Agustín Etchebarne, Ricardo Manuel Rojas, Gustavo Lázzari, Juan Ignacio Ardón, Marcos Falcone, Eduardo Marty, y nuestros colaboradores internacionales Iván Carrino y María Marty (quien ostenta el privilegio y la responsabilidad de ser CEO y miembro fundador del Ayn Rand Center Latin America), entre otros, el evento promete convertirse en un paraíso para los que día tras día estamos en función de luchar por la libertad; también para aquellos, reiterando lo ya dicho, que esperan aprender qué puede ofrecerles el objetivismo para enriquecer sus vidas y su entorno, y para poder erigir ese “mundo posible” que todos soñamos.

Cómo lograr una nueva ilustración, el análisis desde una perspectiva psicológico de por qué los latinoamericanos tememos tanto a ser libres y hacernos cargo de nuestras propias vidas, la explicación de por qué la felicidad está íntimamente ligada al individualismo y el egoísmo racional, el gran debate que marca las significativas diferencias entre objetivismo y liberalismo libertario, la explicación de por qué el capitalismo de libre mercado es el sistema económico del futuro –si está entre nuestros planes “tener un futuro”– ¡y más! son algunos de los muchos temas que la conferencia nos brindará en su agenda, tanto a los que asistiremos presencial como virtualmente.

Este evento es organizado directamente por el ARCLA (Ayn Rand Center Latin America), patrocinado por el ARI (Ayn Rand Institute) y cuenta con el apoyo de organizaciones como la FRI (Fundación para la Responsabilidad Intelectual), la Fundación Libertad y Progreso, Think GT, entre otros colaboradores y donantes privados. La conferencia ofrecerá la experiencia más cercana de pasar dos días en “El Valle”, algo ya conocido por los lectores de La rebelión de Atlas. Para recibir más información sobre la AynRandCon: un mundo posible, visite https://www.aynrandlatam.org/aynrandcon-2022-ar.

Quienes deseen comenzar a abrir su mente a las ideas del objetivismo, los invito a leer unas líneas a continuación, las cuales son un fragmento de Textbook of Americanism: The Ayn Rand Column; dicho texto fue escrito por Ayn Rand y publicado originalmente en 1946 en The Vigil, una divulgación de la Alianza Cinematográfica para la Preservación de los Ideales Americanos (Beverly Hills California), y posteriormente replicado y traducido por el portal Objetivismo.org (Rand, 2021).

Les aseguro que ¡vale la pena!

El problema básico en el mundo hoy

1. ¿Cuál es el problema básico en el mundo hoy?

El problema básico en el mundo hoy es elegir entre dos principios: Individualismo y Colectivismo.

El Individualismo mantiene que el hombre posee derechos inalienables que no le pueden ser arrebatados por ningún otro hombre, ni por cualquier número, grupo o conjunto de hombres. Por lo tanto, cada hombre existe por su propio derecho y para su propio bien, no para el bien del grupo.

El Colectivismo mantiene que el hombre no tiene derechos; que su trabajo, su cuerpo y su personalidad pertenecen al grupo; que el grupo puede hacer con él lo que quiera, de la forma que quiera, por cualquier motivo que el grupo haya decidido que es su propio bien. Por lo tanto, cada hombre existe solo por permiso del grupo y para el beneficio del grupo.

Estos dos principios son las raíces de dos sistemas sociales opuestos. El problema básico del mundo hoy en día es la elección entre estos dos.

2. ¿Qué es un sistema social?

Un sistema social es un código de leyes que los hombres observan para que sea posible la convivencia entre ellos. Dicho código debe tener un principio básico, un punto de partida, de lo contrario no puede ser elaborado. El punto de partida es la pregunta: ¿Es el poder de la sociedad limitado o ilimitado?

El Individualismo responde: el poder de la sociedad está limitado por los derechos individuales e inalienables del hombre. La sociedad solo puede crear leyes que no violen estos derechos.

El Colectivismo responde: el poder de la sociedad es ilimitado. La sociedad puede crear las leyes que desee e imponérselas a cualquiera en la forma que desee.

Ejemplo: bajo un sistema de Individualismo, un millón de hombres no pueden dictar una ley que disponga matar a un hombre, en beneficio de quienes legislan. Si a pesar de todo lo matan, están violando la ley –que protege su derecho a la vida– y son castigados.

Bajo un sistema de Colectivismo, un millón de hombres (o cualquiera que alegue representarlos) pueden dictar una ley que disponga matar a un hombre (o a cualquier minoría), siempre que ellos crean que se beneficiarían con su muerte. El derecho a vivir de ese individuo no se reconoce.

Bajo el Individualismo, es ilegal matar a un hombre y es legal que él mismo se proteja; la ley está de parte de un derecho. Bajo el Colectivismo, es legal que la mayoría mate a un hombre y es ilegal que éste se defienda; la ley está de parte de un número.

En el primer caso, la ley representa un principio moral. En el segundo caso, la ley representa la idea de que no hay principios morales, y que los hombres pueden hacer lo que les plazca, siempre que sean lo suficientemente numerosos.

Bajo un sistema de Individualismo, los hombres son iguales ante la ley en todo momento. Cada uno tiene los mismos derechos, da igual que se encuentre solo o que esté acompañado por otro millón de hombres.

Bajo un sistema de Colectivismo, los hombres tienen que juntarse en grupos unos contra otros y el que pertenezca al grupo más grande en un momento dado tiene todos los derechos, mientras que el perdedor (el individuo o la minoría) no tiene ninguno. Cualquier hombre puede ser un amo absoluto o un esclavo indefenso, dependiendo del tamaño de su cuadrilla.

Un ejemplo del primer sistema: los Estados Unidos de América (véase su Declaración de Independencia). Un (o unos) ejemplo(s) del segundo sistema: la Rusia soviética y la Alemania nazi.

Bajo el sistema soviético, millones de campesinos o “kulaks”  fueron exterminados por ley, una ley que se justificaba con el pretexto de que era para beneficiar a la mayoría, la cual afirmaba que el grupo gobernante era anti-kulak. Bajo el sistema nazi, millones de judíos fueron exterminados por ley, una ley que se justificaba con el pretexto de que era para el beneficio de la mayoría, la cual, según afirmaba el grupo gobernante, era antisemita.

La ley soviética y la ley nazi fueron el resultado inevitable y consistente del principio de Colectivismo. Cuando se aplica en la práctica un principio que no reconoce ni la moralidad ni los derechos individuales, no puede resultar en nada más que brutalidad.

Ten en cuenta esto cuando trates de decidir cuál es el sistema social apropiado. Tienes que empezar por contestar la primera pregunta. O el poder de la sociedad es limitado, o no lo es. No puede ser ambas cosas.

Referencias

Rand, A. (2019). La rebelión de Atlas (D. García, Trans.). Ediciones Deusto. (Obra original publicada en 1957).

Rand, A. (2021, 2 de julio). El problema básico en el mundo hoy. Objetivismo.org | Razón – Egoísmo – Capitalismo. (Trabajo original publicado en 1964). Recuperado el 17 de septiembre de 2022 de: https://objetivismo.org/el-problema-basico-en-el-mundo-hoy/.


Este artículo apareció por primera vez en nuestro medio aliado El Bastión.

About the author

Cristian Toro

Cafetero. Ingeniero Electrónico de la Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales y Especialista en Gerencia de Proyectos de la Escuela de Ingeniería de Antioquia (EIA). Socio, administrativo y docente de Kumon Alto de Las Palmas: franquicia educativa que imparte una metodología de estudio japonesa como complemento para que niños y jóvenes mejoren su nivel académico.

Editor Ejecutivo (EIC) de El Bastión, miembro fundador de la Corporación PrimaEvo, y columnista permanente de Al Poniente y el portal mexicano Conexiones. Afiliado a la corporación de empresarios de Fenalco Antioquia. Miembro de las organizaciones Ayn Rand Center Latin America y México Libertario, y del equipo de colaboradores de The Bastiat Society of Argentina.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.