Aquí, con los trenes esperando

Son más las razones que tenemos los usuarios del Metro de Medellín de estar agradecidos con este sistema masivo de transporte por el servicio que nos ofrece, que las mismas circunstancias en las cuales ajenos a su voluntad, presenta fallas técnicas que nos lleva a juzgarlo muchas veces sin comprensión alguna.

Los sistemas metro en el mundo por su operatividad de transporte masivo están sujetos a condiciones técnicas donde las fallas o las circunstancias ajenas a su desarrollo normal, causan retrasos que generan molestias al usuario por su misma dependencia en su uso.

Quizás en algunas partes donde existe el sistema metro en el mundo sean más eficaces que el nuestro en el retorno de una falla técnica y se podrán justificar por temas de infraestructura, recursos o capacidad que los lleve a recuperar una normalidad que el de Medellín no contempla, como es por ejemplo el contar con una limitación de vías alternas para evacuar un tren sin causar un retraso.

Siempre que el sistema metro presenta una falla en su operación tanto las redes sociales como cierto sector del periodismo que hace eco a la mala intención que, a la misma comprensión objetiva del acto, sacan a relucir situaciones que en muchas ocasiones sobredimensionan el hecho hasta el punto de poner en contra al usuario con el sistema metro y esto lacera la imagen de una empresa que históricamente ha sido orgullo de los antioqueños.

Personalmente conozco a muchos funcionarios que trabajan en la parte operativa y al gerente del Metro Tomás Elejalde desde el mismo día de la puesta en marcha de su operación comercial. Decir que son personas competentes, comprometidas con su trabajo, honestas en su obrar y proporcionados en lo técnico, es ratificar lo bien que se maneja un sistema masivo que presta un servicio que es ejemplo mundial.

El Metro de Medellín podrá fallar una y otra vez en su parte técnica pero nunca a ese compromiso y acercamiento que mantiene con todos aquellos que utilizamos sus servicios hasta el punto de acercarnos a las dinámicas socio-culturales que se presentan en nuestra ciudad.

Pensar en el usuario para que se adaptara en su horario de finalización en un concierto o acomodarse a una circunstancia especial como la que ocurrió en el último encuentro del Deportivo Independiente Medellín frente a las Águilas Doradas donde la lluvia generó un atraso a la hora de finalizar el partido, es entender lo valioso que somos para el metro y por ello a una inquietud de un usuario que en su red social preguntó que harían con el alargamiento del partido que podría darse hasta la media noche, su respuesta fue: Aquí, con los trenes esperando.


Otras columnas del autor en este enlace:  https://alponiente.com/author/hmauriciocorreataborda/

About the author

Mauricio Correa Taborda

Trabajador Social, Comunicador Social Periodista. Especialista en Estudios Políticos. Magíster en Gobierno. Candidato a doctor en Estudios Políticos

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.