Acetaminofén

     

Para tantos dolores de patria, para dolor de cabeza, para dolores musculares y para la fiebre producto de tantos males que sufre el país, deberían recetar acetaminofén diariamente. Lamentable el reporte de medicina legal acerca de los suicidios pospandemia en Colombia. Incertidumbre, cada día, lo que se siente en el país que al rato de producirse una nota periodística, resulta un vídeo parodiando la misiva. Tristezas, alegrías y esperanzas se ven y se sienten cada día. Se pierde el billete entre contratos y ministerios, a los días capturan un personaje de relevancia y como si no pasara nada.

Acetaminofén para el dolor de patria, los registros del DANE no coinciden con la registraduría del estado civil y no pasa nada, mejor acetaminofén para pasar el amargo rato, de saber, si siente desconfianza el candidato presidencial, mejor no se presente, para tener el aval, con el presupuesto de la registraduría y el visto bueno de la contraloría. Acetaminofén para Otoniel que luego de ser capturado, lo reseñan como el más buscado y sin medir palabras se pasaron los 8 anillos de su guardia protectora. Acetaminofén para el brigadier general, no sabe cómo expresar el libreto y guión preparado para justificar el helicóptero prestado.

Acetaminofen, no importa marca, no importa si se lo toma con agua aromática o con un milo caliente, se lo puede tomar con aguapanela de la panelita aquella, algunos candidatos, hablan mal de otros y no saben cómo halagar al supuesto votante, que ya en muchos casos, tiene definido por quién votaría a la presidencia, estando desorientado, por quién vota al capitolio nacional, ahí está la diferencia, mientras unos están preocupados por el que quede en el tarjetón presidencial, otros buscan cómo perdurar, a como dé lugar en la lista al senado o cámara de representantes.

Acetaminofen, unos toman con whisky, otros con cerveza y otros con mucha aguapanela con limón, otros aprovechan y montan la venta de medicamentos con descuento, otros están haciendo tiempo en el parlamento nacional para dilatar proyectos y programas para retener la votación con alcaldes y diputados y casi nadie habla de esa otra estrategia con casi 965 alcaldes que esperan el aumento en su presupuesto local. Aquí lo que se necesita es mucho acetaminofén, para poder lidiar la falta de cuidar las mentiras que se inventan como el famoso «cosiaca».

About the author

Diego Calle Pérez

Especialista en Gestión Pública. Escuela Superior de Administración Pública ESAP
Especialista Gerencia Educativa con énfasis en Proyectos. Universidad Católica de Manizales.
Historiador - Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín - Analista Político
Miembro fundador de columnistaslibres.com

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.