Abusos cautelares

Si bien es cierto que Gustavo Petro se encuentra ganando en este momento la batalla contra el Inquisidor, digo, Procurador Alejandro Ordoñez, también es verdad que por andar metido en semejante chicharrón, ha dejado al garete la administración de la Bogotá Humana (ha decepcionado hasta a la misma Bacatá), cosa que parece ignorarla o hace caso omiso, en una egolatría que nada le conviene ni al distrito, y que demuestra, su fallida aspiración a la presidencia en 2018 (lo de fallida se demostrará más adelante). Dicen que es ambientalista y amigo de la sostenibilidad (la única amistad, por cierto rara, de los últimos días es con el Presidente Juán Manuel Santos, por intereses políticos de ambas partes), pero ciertos hechos de los últimos días han dejado muchos problemas, frente a los cuales el alcalde ha tomado una posición soberbia y arrogante, sin tener en cuenta a la comunidad ni la opinión de expertos en la materia. ¿Otra vez ese superego le estará pasando una mala jugada? Hay casos que llaman la atención como los que se relacionan a continuación.

 

Humedal Jaboque. No es culpa del cuerpo acuoso estar ubicado en una de las localidades con más problemas en la Atenas Suramericana: Suba. A lo largo de la historia cachaca, ha tenido que enfrentar afrentas contra su belleza y ecosistema, por cuenta de unos seres humanos miserables que lo han querido convertir en una fosa de escombros y calaveras, incluso, se han valido de unas rabuladas absurdas, propias de un país inviable. A propósito, se trae una perlita que se dio a mitad del presente año; por esas decisiones jeroglíficas de los tribunales de justicia (donde la sabiduría brilla por su ausencia), el distrito fue condenado a pagar 32 millones de dólares a Jorge Enrique Bautista Cortés, supuesto dueño de una finca en inmediaciones del humedal. En pesos colombianos, son casi 65 mil millones de pesos (una lotería), todo esto, gracias a la mediocre labor de la defensa de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (primero en manos de Diego Bravo, antiguo socio del procurador y célebre por el problema de las basuras, y actualmente con Diego Merlano, pariente lejano de Doña Verónica Alcocer, esposa de Gustavo Francisco Petro Urrego). Eso sí, hay que admitir que las trapisondas que se dieron para la apropiación ilegal de dichos terrenos se dio desde el siglo pasado, cuando la Conciencia Ambiental era pecado (según Monseñor Builes), pero llega otra cuestión. ¿Porqué tanto silencio de la Administración Distrital frente al tema?, ¿no dará frutos políticos este tema? Ni siquiera un comunicado protestando por la absurda condena ni nada por el estilo, o sea, Jaboque condenado.

 

La Gran Perla del Humedal la Conejera. Al igual que Jaboque, le tocó situarse en Suba, con todos los inconvenientes que hay allá. Aquí hay varias particularidades; la primera, se construye la urbanización Fontanar del Río a pocos centímetros de la orilla del Humedal, lo cual traería consecuencias gravísimas para su supervivencia, que incluirían la desaparición de aves nativas de la zona como la Tingua, así como el exterminio de otras aves migratorias; segundo, ¿Quiénes son los constructores de dicho adefesio antiambiental? La constructora Praga, propiedad de la Familia Alcocer, los mismos de Doña Verónica, la familia política de Don Gustavo (generosos aportantes a su campaña política); tercera, las denuncias sobre este vergonzoso caso fueron hechas por los concejales ambientalistas Diego García Bernal y Carlos Roberto Sáenz, pertenecientes al Partido Verde, quienes habían acompañado a la alcaldía en un principio, pero que con este absurdo le retiraron el apoyo (y con toda razón). La última cosa es la tapa del congolo; la respuesta que le ha dado la administración a este problema; el alcalde y su Secretaria de Ambiente (Susana Muhamad), más en tono de desespero y agresividad, en vez de darle solución al problema, han manifestado que la construcción es legal, la razón es muy extraña; como el POT de Petro está suspendido mientras se resuelve su legalidad en el Consejo de Estado, el POT vigente es el de 1999, durante la administración de Enrique Peñalosa; según el petrismo, éste permitiría la construcción de los edificios de la familia política en dicho lugar; de aquí a que vengan los siguientes interrogantes: ¿Si el POT de Peñalosa permite esta construcción, porqué el Humedal se mantuvo sin problemas durante 15 años?, con las denuncias sobre un estudio ambiental inadecuado para la materia, ¿porqué tanto silencio del distrito?, ¿tienen mucho peso los Alcocer sobre el Palacio Liévano?. Luego de hablar y hablar sobre el tema, evadiendo el problema, ¿Por qué el Alcalde se declara impedido para el caso el día de hoy? Hay mucha tela por cortar y sobre todo, un humedal por salvar de la ambición de una familia política, y el silencio nefasto de la alcaldía.

 

Viviendas de Interés Prioritario (VIPs). Aunque ya se han hecho construcciones en la localidad de Santafé, si parece tener más un interés electorero. El asunto de madres cabezas de familia y desplazados debe ser manejado por el Gobierno Nacional como líder, no se comprende porque el Alcalde Petro anda opinando por ahí. Ni hablar sobre el absurdo proyecto en el Chicó, donde incluso, podría haber una grave afectación del Parque El Virrey (uno de los pocos pulmones ambientales que sobreviven en la urbe). No se entiende que en una zona que está pasando a ser comercial, se construyan estas viviendas, con diseños extraños, donde a sus moradores los confinan a no salir de estos portacomidas, perdón, edificios; para no molestar a sus vecinos. Se puede presentar una situación donde desplazado y desplazador vivirían a pocos metros, ¿qué tal?

 

Conclusión: ¿Cierto que están abusando de las Medidas Cautelares impuestas por la CIDH y el Consejo de Estado, mientras hay un fallo de fondo? Ojo que no duran para siempre.

 

PD1: Acertadas las observaciones que en el asunto del Metro de Bogotá hace Adriana Córdoba. No tiene sostén político y financiero el metro, así en el Palacio Liévano y la Casa de Nariño digan lo contrario.

 

PD2: ¿Volverán los paros antiambientales en 2015? Todo indica que sí.

 

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-a-atl.xx.fbcdn.net/hphotos-frc3/t1/1780782_1404465043144690_1197510993_n.jpg[/author_image] [author_info]Pedro José Rivera Giraldo Ingeniero de Petróleos de la Universidad de América (Bogotá, 1994) y Especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario (Bogotá, 2002). Consultor Independiente en Materia de Mercadeo así como el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible en la Industria. Creador de la Conciencia Ambiental (tiene su propio blog: Conciencia Ambiental (El País, España), algo que falta en Colombia; escritor en Al Poniente y Bajo la Manga. Ha elaborado varios ensayos como Marketing Político Alternativo, Marketing Ambiental Alternativo (EMA), Marketing Curriculum Alternativo, Marketing Empresarial Alternativo, y Tips de Marketing Alternativo. Twitter: @petroides. Leer sus columnas. [/author_info] [/author]

About the author

Editor

Editor general de Al Poniente. El contenido de esta columna es de propiedad de su autor, y no necesariamente refleja las opiniones del equipo editorial de Al Poniente.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.