Internacional Opinión Selección del editor

3 Lecciones de la China pragmática

“No importa que el gato sea blanco o negro, lo importante es que cace ratones”

Dean Xiaoping

1. Capacidad de adaptación:

“No importa que el gato sea blanco o negro, lo importante es que cace ratones” diría Dean Xiaoping en un discurso en 1962 durante un encuentro del secretariado del Partido Comunista Chino, tesis que se implementaría en 1980 e iniciaría el proceso de la transformación económica que tiene al país en la actualidad como la segunda economía del mundo, y según proyecciones a 2030 será la economía número uno superando a EE.UU. gracias a su ascenso comercial, técnico y tecnológico. El proceso exitoso del dragón oriental surge de una serie de reformas buscando la generación de riqueza y un proceso de adaptación a la economía de mercado a través de  las llamadas “zonas económicas especiales” en las cuales se dió apertura a la inversión extranjera, además se descolectivizaron las zonas rurales, también  se inició el proceso de desregularizarización de las licencias para las actividades comerciales e industriales, se fortalecieron las medidas de flexibilización laboral y comercial que dejó como resultado  un sinnúmero de empresas norteamericanas instaladas en el país externalizando la producción, este proceso, junto a la gran inversión en ciencia y tecnología llevó a finales del Siglo XX a que el gigante asiático pasará de ser un país aislado e ideologizado, alejado de la historia a ser una potencia en ascenso y considerado una oportunidad empresarial sin precedentes para la élite económica mundial. Su suerte  de comunismo con economía de mercado es un fenómeno creativo, que deja para la segunda década del Siglo XXI como resultado que gran parte de lo que se consume en el mundo es producido en China, lo que la convierte en vanguardia universal, y así Trump quiera detener al gato chino, su ascenso es inevitable.

2. El saber cómo principio:

La capacidad China no solo es cuantitativa, sino cualitativa. Los líderes chinos se han occidentalizado, la gran mayoría hablan el idioma universal ( el Inglés) y se han sofisticado en la generación de conocimiento y saber, y a pesar de su relevancia en términos tecnológicos, para ellos el libro es el motor principal del desarrollo, su refugio, matriz del conocimiento y base de la reflexión serena en la cual buscan la perfección continua y la toma de decisiones; el gobierno promueve y el empresariado abraza la idea de que la sociedad china debe estudiar y leer para encontrar la solución a su problemas individuales y técnicos en los diversos sectores, son aprendices continuos.

3. Innovación:

La capacidad de innovación de los chinos es magistral, su apuesta por la investigación tecnológica y por la creatividad es cada vez mayor, el Estado tiene políticas innovadoras con diversos programas. El de mayor auge es el Medium and Long Term National Plan for Science and Technology Development (2006-2020), otro más revolucionario es su plan a 2025 que incorpora nuevas tecnologías de diversa índole como el 5G  tan controvertido, como conspirado y  el XIII Plan Quinquenal (2016-2020), que es el camino que Xi Jin Ping ha fijado, para alcanzar el 2,5% de gasto en I+D respecto al PIB o que la innovación contribuya en un 60% al crecimiento económico.