Opinión

Vamos a la calle

No hubo la necesidad de rebuscar razones para exponer ante ustedes porqué vamos a ir a las calles este sábado 1 de abril. Por el contrario, los motivos nos atropellan y nos sobran para salir a marchar en defensa de esta Colombia amada.

Expresaré de manera sucinta algunas de las razones que nos impulsan a acoger el llamado del ex Procurador Alejandro Ordóñez de salir al escenario natural de la democracia; la calle, en defensa de la misma.

 

  • La defensa de la democracia: Colombia es un Estado social de derecho, o por lo menos eso es lo que consagra la Constitución Política que nos enseñaron en la facultad de Derecho. ¡Pero que va saber de constitucional este gobierno! si de lo único que sabe es de pasarse por la faja todos los controles normativos que le sirven como obstáculo para sus desdichados fines.

 

  • El cumplimiento de la ley: Tal vez no muchos hayan notado que el presidente de la República es un presidente espurio, que ocupa el cargo de manera ilegítima, ya que desde su elección se encuentra transgrediendo el numeral 6º del artículo 109 de la Carta Magna al haber violado los topes de financiación electoral.

 

  • La defensa del plebiscito: Juan Manuel Santos y sus áulicos se valieron de las mayores artimañas para que los colombianos tuviésemos que acudir a las urnas para votar un plebiscito tramposo. Empero, contrario a todos los pronósticos el pueblo realizo la hazaña magnánima de vencer un régimen despótico y corrupto encabezado por Santos y Farc.

 

  • Contra la corrupción: Este gobierno que duplicó la deuda externa de los colombianos, que despilfarró en mermelada la más grande bonanza petrolera que jamás haya visto el país, que vendió ISAGEN con el cuento de las 4G, las que no aparecen por ninguna parte, que terminó envuelto en el escándalo de Odebrecht, entre otras tantas. Este gobierno no tiene cara con la cual presentarse para hablar de moral pública.

 

  • Contra la reforma tributaria: El aumento del IVA y otros impuestos a la clase trabajadora del país tiene como objeto tapar el hueco fiscal que dejó el derroche del gobierno Santos, por qué no entendió el presidente que lo que había que hacer era gastar menos, ajustarse el cinturón. ¡No! él de eso no sabe, él sabe es gastar y gastar, pero eso sí que los contribuyentes paguen. Esta reforma desventurada lo único que genera es pauperización absoluta en las clases media y baja.

 

  • La explotación inmisericorde de los recursos naturales: Los grupos al margen de la ley se han desembocado en un frenesí desmedido por atentar contra los oleoductos y verter proporciones desmedidas de petróleo en los ríos y ni que decir de la explotación ilegal de oro, plata, carbón… es ahí donde me preguntó ¿por qué se queda tan callado el Partido Verde? Tan defensor de los recursos naturales, pero tan silencioso ante esta situación.

 

  • Entrega del país al narco-terrorismo: Permítanme hacer aquí un paréntesis, habré de recordar a quienes desde hace algún tiempo leen mis escritos que siempre recalcamos con firmeza en la entrega del país a las Farc. Algunos escépticos de ocasión resolvieron que eso era un imposible, que quienes hacíamos campaña por el NO, éramos una sartalada de mentirosos exagerados, ¿qué tendrán para decir hoy mis contertulios cuando lo anunciado se está cumpliendo al pie de la letra?

 

Planteemos algunos ejemplos por ilustrativos:

 

  • El salario para los guerrilleros
  • La participación política de máximos criminales
  • El incremento inusitado de los cultivos ilícitos
  • La reforma al sistema electoral
  • Los caguanes de las Farc
  • La amnistía y el indulto para los terroristas

 

Mucho me temo queridos detractores de ideas que este gobierno a ustedes también les hizo conejo, por eso los invito a que nos acompañen en las calles y exijan que a ustedes también los tomen como gente seria y no como una partida de borregos redomados.

Por estas y mil razones más es que los colombianos vamos a la calle este sábado 1 de abril, iremos con amor patriótico, sin violencia, nuestra única arma son los argumentos.