Tecnología

¿La tecnología, un mal necesario?

Hace unos meses Steve Wozniak, el cofundador de Apple afirmó: “en 40 años tendremos computadores conscientes, dotados de sentimientos, de su propia personalidad. Tu mejor amigo será un computador. Hablarás con él. Te mirará a la cara y sabrá reconocer tu estado de ánimo. Conocerá tu alma y tu corazón mejor que nada, ni nadie”. Una predicción que difícilmente puede pasar desapercibida, máxime cuando día tras día entregamos más información a través de las redes sociales, wearables o vestibles,  buscadores y aparatos conectados a internet, contribuyendo a formar esa gran nube de información conocida como big data.

Igualmente hemos visto en los titulares el matrimonio, sin validez legal por ahora, entre el experto informático chino, Zheng Jiajia y su novia robot; la existencia de simuladores de besos, que permiten a los enamorados, darse muestras de afecto a la distancia y hasta juguetes sexuales que, usando la realidad virtual prometen volverse el mejor “amigo con derechos”.

¿Acaso estamos perdiendo nuestra humanidad y reemplazando hasta los más simple de la vida por intercambios de bits, simulaciones y recompensas virtuales? Basta con observar imágenes de un concierto o evento masivo para ver a miles de personas más preocupadas por registrar el momento en su celular que por vivirlo; y sin ir más lejos, los  frecuentes silencios en las reuniones sociales por  quienes “están pegados de la pantalla”.

Pero no todo es malo, ni tiene tinte apocalíptico ¿qué tal si la EPS usando los datos dejados en el mundo digital, recomienda a un diabético o hipertenso los platos que puede consumir en el lugar que visitará en sus próximas vacaciones; si el  seguro de salud ofreciera un descuento por realizar actividad física periódicamente en el gimnasio o si los municipios premiaran a quienes usen el transporte masivo o la bicicleta?
Ahí está la tecnología amenazante y esperanzadora; uniendo y separando, haciéndonos sentir tan cerca y la vez tan lejos y dejándonos una agridulce pregunta ¿viviremos mejor en el futuro? ¿ustedes qué opinan?