suscribirse: Entradas | Comentarios

JÓVENES FRENTE AL DESARROLLO LOCAL

0 comments

JÓVENES FRENTE AL DESARROLLO LOCAL:

PRESENTE Y FUTURO COMUNAL Y DE CIUDAD

“Los jóvenes no podemos permitir que en la comuna prioricen aspectos  relacionados  con  el  adoctrinamiento  policial  a  los niños… Esos recursos deberían invertirse en semilleros infantiles de participación ciudadana”

Delegados juveniles en Consejo Comunal de la Comuna 13 – 2011.

 Esta frase muestra cómo los procesos de Planeación Local y Presupuesto Participativo (en  adelante PL   y   PP)   como    espacios   de    encuentro   y profundización  de  la  democracia  participativa,  han  aportado  a  la  toma  de conciencia y a  la importancia de invertir los recursos públicos en procesos formativos para los niños y niñas a través de programas como los semilleros infantiles donde jóvenes de las comunas  son dinamizadores de espacios y encuentros en los que diversos niños y niñas  reflexionan  y comprenden la importancia de lo vecinal, lo público y lo político en la vida  social, barrial, comunal y de ciudad.

 La presente reflexión buscará mostrar que el significado de ser joven frente al desarrollo   implica  ir  mucho  más  allá  que  estar  situado  en  un  periodo determinado de tiempo que oscila entre los 14 y 28 años de edad.

 Ser Jóvenes frente al desarrollo hace alusión a la posibilidad y oportunidad de unirse, relacionarse, organizarse y de asumir una posición crítica y constructiva frente a los procesos  de desarrollo local que se adelantan en las comunas y corregimientos de la ciudad de  Medellín. Implica tener una visión amplia de comuna y ciudad, sumergiéndose en las dinámicas políticas y sociales con el objetivo de generar cambios de mentalidad al interior de los liderazgos civiles y gubernamentales convirtiéndolos en una cultura política enfocada al  concepto propio de ordenar el territorio y los asuntos públicos en beneficio del bien común sobre el particular.

 Los  procesos  de  PL  y  PP  han  permitido  profundizar  en  las  realidades  y dinámicas de las comunas de Medellín dentro de las cuales se encuentran las manifestaciones juveniles en todo su esplendor: Son un viaje de experiencias que  se  pueden  describir  con  acciones   que  incluyen,  la  promoción  de resistencias  pacíficas  desde  lo  artístico  y  musical   como  “Revolución  Sin Muertos” en la comuna 13 – San Javier, semanas de la no-violencia, festivales de poesía y canto en la Comuna 12 – La América como expresión del ser joven, observando cómo se vela por el rescate de la diversidad con festivales multiculturales y de diversos colores. Además, la priorización de procesos de investigación social o estudios de  educación superior que validan la creencia que la educación es motor del desarrollo y que a través del arte y la cultura se pueden generar alternativas propias de desarrollo local.

Se resaltan además propuestas como el actual proceso de creación de una red juvenil en la Comuna 12 – La América donde se busca abrir los escenarios de participación  y  encuentro  entre  esta  población  que  les  permitan  construir conceptos y objetivos comunes relacionados con su propio desarrollo y el de su comuna, contribuyendo a generar un tejido para la cohesión social.

 En algunos  casos, los ciudadanos que han aportado en la priorización de iniciativas  y  proyectos  como  a  los  que  se  hace  alusión,  han  participado igualmente en encuentros,  seminarios, escuelas o diplomaturas de formación social  y  política  adquiriendo  madurez   política,  capacidad  de  gestión  y autogestión demostrando que la formación es fundamental para la participación y la transformación de los territorios.

Sin  embargo,  los  jóvenes  a  los  que  aquí  se  podría  hacer  referencia,  que pueden ser cientos o miles en la ciudad que han tenido logros y visibilización frente a sus comunidades  y la administración municipal, también han tenido dificultades en estos procesos, ya que las diferencias poblacionales en algunos casos  han  sido  evidentes  y  se  pueden  generar   tensiones  entre  grupos poblacionales por pre-conceptos y pre-juicios de parte y parte que  más que promover unidad y equidad pueden llegar a excluir a determinados grupos o participantes en estos escenarios.

Estas letras son producto de una invitación especifica enfocada a los jóvenes pero  no  podemos  olvidar  que  así  como  estos  son  importantes  frente  al desarrollo,  es  la diversidad,  la  diferencia,  los puntos  de  encuentro   y desencuentro entre jóvenes, adultos, adultos mayores, mujeres y hombres de diferentes credos, religiones, aficiones, creencias, capacidades y diversidades los que como colectivo  lograrán impactar en su propio desarrollo, pues son estos, actuando como colectivo los llamados a generar procesos de inclusión y fortalecimiento al interior de las comunidades encontrando su propio concepto de desarrollo local, pues como lo plantea la profesora  María  Cecilia Múnera López1  al ver el desarrollo como “construcción socio-cultural múltiple, histórica y territorialmente determinada” o como ella misma lo nombra citando a Arturo Escobar en el develamiento del desarrollo como discurso que debe “contribuir a

liberar  el  campo  discursivo  para  que  la  tarea  de  imaginar  alternativas  (al desarrollo) pueda comenzar… a construir nuevos modos de ver y de actuar”

Como reto entonces se puede plantear que los jóvenes frente al desarrollo son los llamados a generar procesos de integración barrial y comunal a través de la organización social y así continuar ampliando y fortaleciendo los escenarios de participación social y política en la medida en que se genere mayor conciencia de  la importancia de los  jóvenes  como  pilar  fundamental  en  el  desarrollo, rompiendo con el concepto de que son el futuro y reconociendo que son el presente del desarrollo comunal y de la ciudad.

 Igualmente acercándose y siendo parte activa de clubes y grupos juveniles, organizaciones  sociales,  Juntas  de  Acción  Comunal,  Junta  Administradora Local, Consejo Municipal de la Juventud o el Concejo de la ciudad y allí, desde la diferencia, participen y promuevan la  inclusión y la equidad construyendo nuevos modos de ver y de actuar frente al desarrollo teniendo en cuenta que:

 “Una      pedagogía      posmoderna      debe      abordar      las      actitudes, representaciones  y  deseos  de  la  generación  juvenil.  Las  formas  de identidad y nuevos mapas de significado deben entenderse en el contexto de prácticas culturales y novedosas e híbridas, inscritas en relaciones de poder  que  se  cruzan de  manera diferente  con la  raza, la  clase y la orientación sexual”

 JUAN CARLOS BOTERO VELÁSQUEZ.

PSICOLÓGO.

ESPECIALISTA EN PSICOLOGÍA SOCIAL APLICADA.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>