Y la bodega de «Fico» ¿qué?

     

Desde hace ya dos semanas el periódico De la Urbe dio a conocer La bodega de «Fico», conformada por unos perfiles falsos de Facebook y Twitter que fueron creados por el equipo de redes sociales de la Secretaría de Comunicaciones de la Alcaldía de Medellín con el fin de aplaudir las acciones del alcalde Federico Gutiérrez, atacar a sus opositores y últimamente para apoyar la campaña del candidato presidencial, Iván Duque.

Le puede interesar leer: “Creo en la honorabilidad de Federico Gutiérrez” Entrevista a la concejal Aura Marleny.

La creación de estas cuentas fue solicitada por Mateo Gómez Vahos, un contratista de la administración municipal y estratega de las redes sociales del alcalde, quien además es muy cercano a este.
Este escándalo ha sido opacado por las otras problemáticas que están ocurriendo en Medellín, como la violencia y la captura de los cabecillas de las bandas criminales; pero ahora que alias «Juancito» fue capturado, la ciudadanía se vuelve a preguntar qué ha pasado con La bodega de «Fico».
La concejala de Medellín, Luz María Múnera, ha sido una de las afectadas con todo este escándalo, pues sus redes sociales se han visto afectadas desde el año pasado cuando le intentaron hackear Twitter y casi pierde todos sus seguidores.

Además, estas cuentas falsas tacharon a la concejala de oportunista, creando el #Fajardistacamuflada, pues aseguraban que iba a apoyar a Fajardo para conservar el trabajo que su esposo Aldemar, tiene en la empresa UNE. Ante estas acusaciones Luz María niega que su voto sea por Fajardo «yo no voto por neoliberales», dice, y aclara que no necesita cuidar el puesto de su esposo, pues él lleva 36 años trabajando para esta empresa como un obrero y como ella mismo lo nombra, gana «una miseria de salario» inferior a los dos millones de pesos.

El alcalde de Medellín Federico Gutiérrez todavía no ha salido públicamente a dar declaraciones con respecto a este tema y cuando se le pregunta sobre esto niega todo, diciendo que él mismo es quien contesta sus redes sociales y no establece contacto por medio de intermediarios ni de cuentas falsas.

Para la concejala Múnera, no es de extrañar que este tema se haya quedado en la superficial, pues de 21 concejales, 20 expresan su apoyo incondicional a Federico, y ella es la única declarada en oposición, también dice que si Federico no ha salido a hablar sobre la «bodega» es porque no sabe cómo explicarlo y porque no tiene nada que decir y da a entender que en un país decente Federico ya debería de haber renunciado y que las medidas para esto deberían ser estrictas, pues ni a Mateo Gómez lo han despedido. Tomó la decisión de no volver a reuniones con el alcalde hasta que este no les dé una explicación justa a los ciudadanos sobre estas cuentas falsas financiadas con el presupuesto dado para la Secretaría de Comunicaciones.

Ella y su equipo ya pusieron la queja oficial con respecto a la bodega de «Fico» frente a todos los organismos de control, esta queja hasta el momento no ha sido contestada.

About the author

María Camila Henao Obando

Estudiante de comunicación social y periodismo, Universidad Pontificia Bolivariana.