Mitos y leyendas sobre el proceso de PAZ

Hace mucho tiempo se han venido replicando en las redes mitos y leyendas contra el proceso de paz que son inválidos y tramposos, no por el hecho de ir en contra de este momento histórico que vivimos, sino porque utilizan de una forma descarada la falacia, los sofismas y los falsos debates para defender con mezquindad su postura por el NO a todo lo acordado en la Habana, aludiendo a imprecisiones en las que caen en su mayoría ciudadanos ingenuos.

Algunos creen que el trabajo sucio de mentir descaradamente lo hacen los militantes del Centro Democrático pero no es así, en este enlace se puede ver a su mesías replicando esas mentiras, 40 de ellas exactamente.

Sería muy tedioso referirse a todas más cuando algunas son francas estupideces, por ejemplo:

“Voto NO porque quiero paz”,“Para no llevar a la cárcel a los empresarios o ganaderos”, “Para no humillar a nuestras fuerzas armadas”, “Para que se respete la propiedad privada”, “Para que responsables de delitos atroces no participen en política”

“Para que no llegue la dictadura de los Castro Chavez y Maduro- Para que no vengan militares cubanos”

No podemos caer en la estrategia del miedo de quienes sacan mayor provecho electoral de la guerra, de quienes quieren mantener a los colombianos asustadizos y prisioneros en su propio país. Para el Centro Democrático la paz es un tema de supervivencia ya que no tienen ningún otro desencuentro con el gobierno de Santos comandado por el partido político que el mismo Uribe fundo, el partido de la U, que junto con Cambio Radical son las mayores asociaciones para delinquir que existen en Colombia.

El proceso de paz es por el contrario la gran victoria de las fuerzas militares que por años, y con muchos errores de por medio, lograron aguantar los hostigamientos de miles y miles guerrilleros en armas.

Nicolas Maduro no va trasladar su gabinete a la casa de Nariño y los militares cubanos no van a invadir Colombia, pero con el proceso de paz pasará lo que pasa en casi todos los países democráticos del mundo, que la izquierda y los sectores progresistas serán una alternativa de poder. Partidos comunistas, Socialistas y progresistas hay en España, Alemania, Rusia, Italia, Francia, Portugal, Etc.

Algunos ganaderos y empresarios que presuntamente apoyaron a los paramilitares y ahora apoyan al Centro Democrático tendrán que responder por sus crímenes. La paz significa no más militares, campesinos y policías muertos por un conflicto absurdo.

Votar por el NO en el plebiscito es una opción, pero las razones de ese voto deben ser sustentadas con argumentos de altura y no con sofismas como lo trata de hacer el Centro Democrático. Veo con preocupación que el adormecimiento de la izquierda en este tema y la mala imagen de Santos puedan darnos una sorpresa en los resultados finales del plebiscito, nuestra campaña por el SI, la campaña patriótica y responsable debe comenzar moverse con la misma intensidad que los Uribistas se organizan para mentir. Con la claridad fundamental que el voto por el SI no es un apoyo al gobierno corrupto de Santos, es un voto por Colombia y por las millones de personas que viven en el campo y sufren las consecuencias de la guerra más que nosotros en nuestras burbujas urbanas.

 

 

 

 

 

About the author

Cristian Ortega

Estudiante de Economía de la Universidad de Antioquia, crítico de la clase politica tradicional y de los caudillismos. A favor de un desarrollo sostenible, un crecimiento con inversión social y la defensa de los animales.