Selección del editor

Lo que pasa en el Congreso

En estos últimos días no han quedado varias cosas claras al interior del Congreso de la República y quiero comunicárselas. La mayoría de personas que ejercen como representantes del pueblo no velan por sus intereses, sino por el de unos pocos que cuentan con un poder monetario abrumador. El Estado ha sido capturado por el dinero, lo que produce que en casos como en el de la Reforma Tributaria actual solo haya más beneficios para las grandes empresas y multinacionales, mientras que en las clases bajas y medias la presión fiscal va en aumento y el gasto público en descenso.

 

Para los ricos hay soluciones e inventivos, para los pobres nunca hay soluciones de fondo; mientras para unos se crean beneficios fiscales o amplían cualitativa y cuantitativamente los ya existentes, a otros les gravan sus pocos ingresos y aumentan los impuestos de los productos mínimos de subsistencia que consumen.

 

Los proyectos de ley no se discuten, no se oyen ideas contrarias, no se escuchan pensamientos alternativos, todo lo que vaya en contra del establecimiento es satanizado y excluido del debate, pero a quienes asientan con la cabeza vendiendo y entregando su derecho de opinar, les son entregadas dádivas a escondidas, mientras en vacaciones sonríen hipócritamente a los electores que saben que ya han traicionado y lo seguirán haciendo.

 

Las leyes más importantes del país se discuten a escondidas y lejos de la opinión pública, a espaldas de la gente y en contra del interés del pueblo. Los debates no se realizan en los salones del Congreso, sino en las instalaciones de los diferentes Ministerios donde el Gobierno tiene el poder y sabe qué ofrecer o entregarle a cada congresista, pero lejos de la observancia crítica de las personas, donde nadie los pueda molestar ni juzgar.

 

Una vez llega el debate para ser realizado públicamente, ya no hay nada que debatir o acordar, ya todo está listo y se cuenta con los suficientes votos para hacer de las ideas y beneficios de unos pocos una Ley de la República y darle legitimidad a su dictadura monetaria disfrazada, ya nada se puede discutir o alegar, pues dicen infundadamente que todo lo que no tenga aval del Gobierno no puede aprobarse, pero si validan el absolutismo con ropas de una democracia en decadencia y prostituida.

 

El artículo 123, 124 y 125 de la Ley 5ta de 1992 son un saludo a la bandera, las proposiciones presentadas por los partidos de oposición no son leídas, discutidas, ni mucho menos tenidas en cuenta, las personas que presiden estos debates están prevaricando al negarle a los partidos alternativos que su voz sea escuchada.

 

Jamás explican de cara al pueblo y a los diferentes sectores sociales todas las problemáticas y gravámenes que las leyes que aprueban producen, y ellos solo se enteran cuando están un poco más asfixiados y la plata del sueldo no alcanza para el mercado, arriendo y servicios públicos, pero los bancos siguen amasando fortunas a costa de los pobres, pero si se quiere pensar en contra de esas posturas, es un delito y un pecado castigado.

 

La reforma tributaria actual causa más problemas presupuestales que los que soluciona, pues se crean diferentes beneficios fiscales a las grandes empresas que solo ahondan el déficit fiscal, los cuales se compensan con la carga que se le impone a las personas de medianos ingresos, afianzado así los problemas de inequidad aún más, y por supuesto, se aplaza el problema que de desbalance presupuestal que seguramente va a solucionarse con mayor deuda pública y esclavitad a la banca nacional e internacional.

 

Esto solo es un corto esbozo de los que ocurre dentro de las instalaciones del Recinto de la Democracia, sabemos que vamos a continuar sin desfallecer aun cuando nos violentan al defender los intereses del pueblo y sin descanso estaremos con un pie en el Congreso y otro en las calles.

 

Esto fue escrito por

León Fredy Muñoz Lopera

Licenciado en Educación física del Politécnico Jaime Isaza Cadavid, Concejal de Bello 2012 -2015; defensor de la educación pública y promotor del movimiento cultural, ponente de la reglamentación del Cabildo Abierto del Adulto Mayor, las Políticas Públicas de Control Social y Participativo; y de Protección al Patrimonio en el municipio de Bello.
Promotor del Voto en Blanco en Bello, líder de la revocatoria del mandato del Alcalde Carlos Alirio Muñoz (2012 -2015), Candidato a la alcaldía de Bello en 2007 (5.669 votos) y en 2015 (14.320 votos), denunciante del Alcalde de Bello César Suárez Mira por falsedad en documento público y presidente FENALPAZ.