Opinión Selección del editor

Liderazgo -A propósito de la pandemia-

“Tendremos un futuro funesto

 si cada cual no está atento y dispuesto

 a cumplir con su deber”.

Demóstenes – 351 a. C.

Es posible que la palabra liderazgo se mencione a la par, en medio de esta crisis, que coronavirus o COVID-19. Pasa lo mismo, tal vez, con fake news o noticias falsas o información falsa. También le podemos sumar la desinformación, para que identifiquemos claramente el flagelo que nos azota. (Tema de una próxima columna).

No cabe duda: esta pandemia puso a prueba nuestra estabilidad e inteligencia emocional, nuestra capacidad para tolerar la frustración e incluso, para usar -por fin- una palabra también de moda hace algunos años: nuestra resiliencia. Se supone que de esto vamos a salir -ni idea cuándo- fortalecidos, convertidos en mejores seres humanos y con plena conciencia de lo que el planeta necesita de nosotros. Se supone…

En cada ciudad confinada por culpa del COVID-19 (se escribe en mayúscula según la RAE) algunas personas han puesto su creatividad al servicio de los demás con el fin de hacer más llevadero el aislamiento. Cantantes en los balcones, policías en las calles animando a los vecinos en sus casas, artistas en las redes sociales haciendo conciertos, escritores haciendo lecturas de sus libros. Es como vivir en un mundo ideal en el que todos nos sentimos unidos, así estemos lejos.

Pero no todo es color de rosa. Desde nuestras tribunas propias, y haciendo uso de la libertad de expresión, gracias al tiempo que hoy sobra, estamos siendo más agudos y críticos con nuestros gobernantes. Los cuestionamos y exigimos decisiones rápidas. Es el liderazgo lo que ponemos a prueba y ese es el reto de ellos, cumplir con las expectativas que tenemos, teniendo en cuenta que muy poco nos dejará satisfechos.

Existen diferentes tipos de liderazgo, aunque sin importar en cuál podamos rotular al alcalde de nuestra ciudad o al presidente del país, siempre vamos a exigir resultados y mucho más si sentimos que tenemos carencias económicas, sociales o culturales. No obstante, la personalidad de los líderes, dependerá mucho de lo bien que puedan ejercer sus cargos.

Colombia, el país más diverso del mundo (pero ya no el más feliz, ¡chanfle!), también cuenta con diversidad de liderazgos. La crisis mundial por el coronavirus ha permitido que conozcamos más a fondo de qué están hechos quienes nos gobiernan. En septiembre de 2016, Alfredo Paredes* publicó en la revista Forbes de México dos artículos en los que escribió sobre los estilos de liderazgo político.

En la era actual, la del COVID-19, y como tenemos más tiempo para todo (los días parece que duraran 100 horas, es más ni sabe uno en qué día está porque todos son iguales), he analizado, a la luz de la categorización de Paredes los liderazgos de nuestro país y algunos de afuera. Eso ha motivado que me siente a escribir. Escribir ayuda a que nos distraigamos, igual que leer, escuchar música y pintar, porque no podemos estar confinados todo el día a escuchar noticias.

Los tipos de liderazgo son**: auténtico, carismático, eficiente, mesiánico, visionario, oportunista, populista y estratega. Miremos aquí, desde mi óptica, a quienes más de han destacado desde que empezó la pandemia. Ellos son: Claudia López, Alcaldesa de Bogotá, Daniel Quintero, Alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, Gobernador de Antioquia, Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, Donald Trump, Presidente de EEUU, Nayib Bukele, Presidente de El Salvador e Iván Duque, Presidente de Colombia.

Ojo, cuando digo “destacado” no necesariamente positivo. Cada uno los puede calificar.

AUTÉNTICO:

Consideran su origen e identidad como la base de su persuasión. Son mujeres y hombres forjados por su propio esfuerzo, orgullosos de su cercanía, empatía y nacionalismo. Se identifican con sus comunidades, conviven cercanos al pueblo, son representantes auténticos, sin poses ni exageraciones. Su discurso es entendible para todos, se expresan, mueven, hablan, comen, visten y se comportan como cualquier otro ciudadano. Su normalidad y sencillez son la base de su popularidad.

Aníbal Gaviria: aunque tengo mil reparos en el estilo de gobierno que tuvo como Alcalde de Medellín, pues considero que delegó mucho el liderazgo, no puedo desconocer que frente a lo que se avecinaba con la pandemia actúo rápido y con autoridad. Lo ubico en este estilo porque su naturalidad no tiene duda y a pesar de tener asesores, su esencia desde que tengo referencia de él, es la misma. En una escala de 1 a 5, a la fecha, lo califico en 4.

CARISMÁTICO:

Surgen de la personalidad, el estilo y la presencia. Son políticos que ejercen una atracción especial, a veces subjetiva, casi mágica sobre las masas. No pasan desapercibidos, muestran control absoluto de sus emociones, estabilidad, seguridad y aplomo con los que convencen. Son casos ejemplares a seguir. El pueblo aspira a ser como ellos dado que llenan el imaginario social de fantasías.

Nayib Bukele: el Presidente de El Salvador es un fenómeno absoluto. Su popularidad ronda el 90% y su liderazgo antes y durante la llegada del virus a Latinoamérica es de admirar. Fue el primero en blindar su país, en tomar decisiones difíciles, impopulares para cierto sector de su país (la oposición que tiene es bastante insensata) pero necesarias. Hoy, El Salvador tiene un número muy bajo de contagios, 13, y ha logrado identificar los posibles infectados para cerrar rápidamente el cerco al virus. Bukele ha liderado de manera eficaz y los salvadoreños se ven reflejados en su mandatario. Es un comunicador excepcional. Con 38 años de edad, este joven presidente es la evidencia de que se gobierna con el pueblo y para el pueblo. Lo califico con 5.

EFICIENTE:

La característica primordial de estos políticos es la capacidad para resolver problemas, cumplir metas, lograr y demostrar resultados. La ciudadanía busca aquí seleccionar un gerente, un administrador especialmente honesto. Estos líderes tienen gran energía para conducir, motivar y comprometer a sus equipos, son emprendedores, innovadores, ejecutivos del sector público.

Iván Duque: no ha sido fácil para el Presidente de los colombianos afrontar esta crisis con unos índices de popularidad bajos. Sin embargo, considero que lo ha hecho muy bien, con inteligencia y mesura para tomar decisiones. Tal vez a los ojos de muchos algunas medidas llegaron tarde (cerrar aeropuertos) pero estoy seguro de que actúo pensando solo en el interés general. Hoy el país parece estar bien preparado para afrontar el peor momento de la pandemia, el cual será cuando lleguemos al pico de los contagios y el sistema de salud realmente deba actuar como un reloj y salvar vidas, muchas vidas. Lo califico con un 4.5.

MESIÁNICO:

El arte de la persuasión emocional. El discurso es profecía, la palabra dogma y las ideas vienen de lo sobrenatural. Son idealistas, emotivos, patriotas e inconformes natos. Son los defensores a ultranza de los oprimidos, los desposeídos, los desarraigados y los discriminados, surgieron del pueblo y siempre estarán a su lado. El mesiánico es víctima, carga las laceraciones y las cicatrices de su pueblo. Los discursos suelen ser piezas invalorables de retórica, inspiración y poesía.

Andrés Manuel López Obrador: es un desastre completo. No le ha importado jugar con la vida de los mexicanos y ha subvalorado (al igual que Jair Bolsonaro, Presidente de Brasil) la magnitud del virus. Sus mensajes han sido confusos y sus apariciones públicas erráticas. Es el ejemplo del liderazgo negativo. ¿Por qué lo ubico aquí? Basta leer la definición de este tipo de liderazgo para ver su cara pintada en cada palabra. Ojalá el impacto para México no sea el que parece va a ser. Lo califico en 0.

VISIONARIO: 

Este estilo lo dominan los políticos que aprovechan las coyunturas en las que los ciudadanos están buscando cambios. Capitalizan la inconformidad de la gente asumiendo como oferta el signo del progreso, la innovación y la evolución. Proponen cortar de tajo con el pasado y abrirle camino a lo nuevo. Es un emprendedor, un explorador, alguien que invita a la aventura, que le ofrece a la sociedad la oportunidad de abrir mercados, nuevas ideas, nuevos horizontes.

OPORTUNISTA:

Saben aprovechar el momento, subirse en la inercia y dominar el arte de la improvisación. Suelen producir buenos dividendos para los osados,  miméticos, actores y calculadores que sepan encontrar las rendijas por las cuales pueden concretar sus ambiciones personales.

Claudia López: con la Alcaldesa de Bogotá me pasa algo muy peculiar. No me gusta su estilo, no de ahora sino de siempre, pero procuro ser objetivo en el análisis. Al inicio de la crisis, ella vio la rendija por la cual meterse y “pegó” primero en el país. Tomó decisiones, lanzó propuestas (algunas irresponsables) e interpretó el sentir ciudadano, lo mismo que supo hacer en la campaña electoral y lo cual le permitió ganar el segundo cargo más importante (de elección popular) del país. Ella en su discurso encarna lo nuevo, el cambio de paradigmas.

Sin embargo, y aunque pueda sonar a contradicción, el querer liderar en la crisis, por encima de sus competencias y apelando a su popularidad, la ubica también en el estilo oportunista. Cada paso que ha dado ha sido calculado, cada frase, cada gesto y sin duda esto tiene una meta muy clara, ser la primera mujer en ganar la presidencia del país. Hoy, Claudia siembra con su estilo lo que podrá ser su cosecha para las elecciones del 2026. A hoy la califico como visionaria en 4 y como oportunista, por la estrategia, en 5 -desde otra óptica sería 0- (lo cual no quiere decir que esté de acuerdo con su actuación, no soporto a los oportunistas). ¡Qué paradoja es esta señora!

POPULISTA:

El líder populista debe ser popular. Forjado en la parte amplia de la pirámide social, conoce a fondo la problemática nacional, la ha vivido y el pueblo lo reconoce como uno de los suyos, lo aclama, lo sigue y lo defiende de sus detractores. Su propuesta es clara y simple. Vive en la cuerda floja todo el tiempo.

Daniel Quintero: el Alcalde de Medellín tiene experiencia en lo público, su hoja de vida lo respalda. Sin embargo, creo que no estaba preparado para el cargo, con la cifra más alta de votos en la historia de la ciudad, para el que fue elegido. Pero eso ya no importa, lo relevante aquí es que al inicio de la crisis se mostró inferior al reto que ella nos trajo. Esto sumado a que la ciudad venía atravesando un problema de calidad del aire que con miles de improvisaciones lo tenía en el ojo del huracán. Quintero ha demostrado estar mal rodeado, mal asesorado pero lleno de buena voluntad (no se le puede desconocer), infortunadamente en tiempos de crisis eso no basta. Ser un mal alcalde de Medellín es muy difícil, pero en este tiempo en que la ciudadanía cada día es más crítica, no se puede apelar al azar para que te ayude a gobernar. Los mandatos locales recién empiezan pero ya enfrentan la crisis más grande, quizá, de su cuatrienio, la cual les puede servir para consolidarse o fracasar. Lo califico con un 2.

ESTRATEGA:

Los estrategas representan la operación política. Son hábiles para sentar acuerdos, sumar fuerzas, manejar conflictos, mover a las masas y hacer uso de las tácticas necesarias para enfrentar a sus adversarios. Su vestimenta es impecable, exquisita, refinada, distintiva. La dicción profunda, concreta, precisa. Antes de ser populares son respetados.

Donald Trump: en plena campaña para reelegirse y con los demócratas enredados mirando cómo van a competirle, Donald Trump sin duda solo cabe en esta clasificación. Aunque haya cometido el error de no darle la importancia al virus desde el principio, poco a poco ha ido conduciendo la crisis. Le juega en contra que ya EEUU es el país con más contagios y su curva apenas va subiendo, lo cual indica que la situación en unos días será dramática. Trump, se ha enfocado en no dejar que la economía se caiga pues no es un secreto que para el estadounidense mientras haya empleo lo demás es subsanable, incluso una pandemia como la actual. La historia, pero antes los votantes, nos dirá si las decisiones de Trump fueron las acertadas. Lo califico con 2.5.

Para finalizar, cuando hablamos de un líder, según Paredes, debemos tener en cuenta su discurso, la oferta, propuestas, trayectoria, objetivos, contexto, posicionamientos, ideología, formación, valores, perspectiva, proyectos, programas y su personalidad.

*Los dos artículos de Alfredo Paredes se pueden leer aquí:

https://www.forbes.com.mx/estilos-de-liderazgo-politico-i/

https://www.forbes.com.mx/estilos-de-liderazgo-politico-y-ii/

**Resumen de los tipos de liderazgo copiado de La Silla Vacía