Latinoamérica: ganamos poco, pagamos mucho.

Opinion

Con la reforma tributaria y el aumento pírrico del salario mínimo, los colombianos desataron una tormenta de inconformidad que como buenos revolucionarios de redes se hizo sentir en Facebook y tuiter pero muy poco en las calles.

El aumento de los precios con la reforma tributaria hizo que llovieran críticas sobre el gobierno, pues el poder adquisitivo de los colombianos es muy bajo, es decir, lo que ganamos no nos alcanza para lo que necesitamos y los precios son excesivamente altos, especialmente en algunos productos como la gasolina, que se vio afectada directamente con la reforma. Esto sumado a una inflación casi del 6% y al aumento del IVA al 19%, tiene en jaque los bolsillos colombianos, que cada vez ganan un “poquito” más mientras los precios suben sin control, ganamos más y nos alcanza para menos.

Algunos se atreven a afirmar que los precios en Colombia son del primer mundo mientras las condiciones y salarios son del tercero, por lo que me puse en la tarea de realizar una comparación de precios y capacidad adquisitiva con algunos de los países desarrollados del mundo.

La comparación es sencilla, y lo que pretende es medir cuantas horas necesita trabajar una persona en su país para adquirir determinados productos ganando el salario mínimo de su respectiva nación, pues el trabajo se reduce a tiempo invertido, entre más tiempo usted invierte en algo quiere decir que el valor es más alto. Por ejemplo, mientras que en Estados Unidos una persona que gana el salario mínimo (7,25 dólares por hora) necesita trabajar solo 3,6 horas para llenar un tanque de gasolina de 10 galones (al precio de la gasolina en EEUU), una persona que gane el salario mínimo en nuestro país (3.073 pesos la hora) necesita trabajar 26 horas para llenar el mismo tanque de 10 galones al costo de la gasolina en Colombia, es decir, 3 días trabajando con jornada de 8 horas y dos horas del cuarto día.

Esto nos permite ver como en Estados Unidos el poder adquisitivo en relación a la gasolina es mucho mayor, a pesar de que el valor de la gasolina es muy similar al de Colombia al llevarlo a pesos.

Ahora bien, puesto que nuestras condiciones son radicalmente distintas a las de los países desarrollados, haremos la comparación también con algunos países de la región, distinción que nos permita evaluar cómo estamos frente a nuestros vecinos, tomando como referencia aquellos países que se supone son “potencias” en el contexto Latinoamérica como Chile, Brasil y México, además de Ecuador que ha venido teniendo un crecimiento exponencial en el continente.

Tomando como referencia el ejemplo anterior, miremos cuantas horas se deben trabajar para llenar un tanque de 10 galones con el salario mínimo del país en cuestión y al costo de la gasolina de ese mismo país:

Un alemán bajo los mismos parámetros debe invertir alrededor de 5,8 horas de tiempo de trabajo para llenar el tanque de 10 galones, un inglés 6,1 horas y un australiano solo 2, 7 horas. Un poco atrás se van quedando los españoles, quienes deben invertir 16 horas para llenar su tanque de gasolina.

En la región latina, un chileno invierte 30 horas de su trabajo, un brasileño 35 horas y un mexicano 67 horas para llenar el tanque de 10 galones, estando México en una situación alarmante que se profundizó con el aumento en sus precios de la gasolina para el 2017 popularmente conocido como el “gasolinazo”. Un colombiano como ya lo dijimos invierte 26 horas en llenar el tanque ubicándose por detrás de los ecuatorianos, que invierten solo 10 horas en llenar su tanque.

Sin embargo, no basta con el análisis de un solo producto para llegar a alguna conclusión que valga la pena, por lo que hicimos el mismo análisis en relación al precio de una docena de huevos, un litro de leche y un pasaje de bus en cada país.

Tiempo de trabajo invertido de acuerdo al salario mínimo y los costos de los productos de cada país.

  12 HUEVOS 1L LECHE 1 PASAJE BUS GASOLINA
AUSTRALIA 27 minutos 5 minutos 13 minutos 3 horas
ALEMANIA 12 minutos 4 minutos 18 minutos 6 horas
INGLATERRA 16 minutos 7 minutos 20 minutos 6 horas
EEUU 22 minutos 7 minutos 18,5 minutos 4 horas
ECUADOR 48 minutos 38 minutos 10 minutos 9 horas
ESPAÑA 32 minutos 16 minutos 30 minutos 15 horas
COLOMBIA 1 hora y 20 min 44 minutos 39 minutos 26 horas
CHILE 1 hora y 26 min 52 minutos 45 minutos 30 horas
BRASIL 1 hora y 45 min 41 minutos 56 minutos 35 horas
MEXICO 1 hora y 51 min 1 hora y 36 min 36 minutos 67 horas

Los resultados empiezan a ser dicientes, al mostrarnos como frente a la región (Chile, Brasil, México, Ecuador) pareciéramos no estar tan mal pues el poder adquisitivo de los colombianos se ubica solo por debajo de Ecuador, lo que a su vez debe ser una alarma pues un país que durante largo tiempo fue considerado por muchos como inferior en términos económicos, muestra como el poder adquisitivo de sus habitantes es ampliamente superior al de los colombianos.

Frente a los países desarrollados ni hablar, estamos muy lejos de alcanzar un nivel de vida si quiera similar al de estos, lo que es un factor generalizado en la región pues nos cuesta muchísimo más tiempo de trabajo adquirir productos básicos de vida. Nuestros salarios son muy bajos y nuestros productos significativamente costosos, pagamos como reyes para vivir como pobres.

Incluso España en medio de su crisis supera significativamente a la mayoría de países latinos, sorprendiendo cifras como las de Brasil y Chile que se supone son las potencias de la región.

Los retos son grandes, no solo para Colombia, sino para todos los países latinos como región en general, es tiempo entonces de dejar de lado los esfuerzos aislados y las divisiones que hoy mantenemos, para de una vez por todas pensarnos como América Latina desde Argentina hasta México y construir un proyecto conjunto que traiga por fin el desarrollo a nuestro continente.

About the author

Alex Flórez Hernández

Abogado en formación y Representante de los Estudiantes de la Universidad de Medellín | Apasionado por el ejercicio recto de la política y la administración pública | No me cuadran las etiquetas de un partido, sino los proyectos serios y transparentes. Intolerante con la corrupción y convencido de que la construcción de país desde la diferencia es el camino de la Paz.