Opinión

La realidad de los vecinos del Aeropuerto Internacional José María Córdova de Rionegro – Antioquia

En los diferentes medios de comunicación regionales y nacionales, mucho se ha dicho de la supuesta segunda pista del Aeropuerto Internacional José María Córdova (A.I JMC), pero la realidad, es que es más la información la que se ha ocultado y en consecuencia, en mayores proporciones es la desinformación. Lo anterior se debe a que en diferentes espacios, algunos mandatarios y funcionarios, como el actual Alcalde de Rionegro Andrés Julián Rendón Cardona, han afirmado que: “cuando uno lee el plan maestro, la segunda pista se va a necesitar en 20 o 30 años”, afirmación que dista de la realidad, puesto que en el Plan Maestro realizado por la Unión Temporal Rionegro (UT Rionegro), ni siquiera al 2060 se contempla realizar la tan mencionada segunda pista del (A.I JMC). Pues dicho documento sostiene que: “ (…) Este es el pronóstico de tráfico del Plan Maestro, extendido hasta un horizonte a muy largo plazo 2060 y compatible con las alternativas de máximo desarrollo del SKRG, excluyendo la segunda pista.” (Unión Temporal Rionegro, 2016, pág. 64). Pero lo que diga un funcionario o medio de comunicación al respecto, no es tan grave como la situación que se presenta actualmente con las personas que viven en la vecindad del costado oriental del aeropuerto, ya que dicha población no puede disponer hoy de sus predios libremente, pese a que la Aeronáutica Civil expidió la resolución 02515 de agosto de 2016, -la cual fue radicada en instrumentos públicos del municipio de Rionegro- para congelar los predios de quienes habitan la zona de interés. Acto administrativo que consiste en que las personas no pueden construir, y mucho menos hacer modificaciones en sus propiedades. Pero ahí no acaba todo, porque las personas al no poder construir, significa que sus propiedades pierden precio en el mercado, lo cual constituye afectar negativamente el patrimonio de población campesina, víctimas del conflicto y ciudadanía en general. No obstante, es de preocupación para la comunidad que habita el territorio, la desproporción de los avalúos prediales que presenta el Plan Maestro, allí se dice el valor por metro cuadrado empieza en 19.000 pesos colombianos (Unión Temporal Rionegro, 2016, pág. 427-428) y según estudios hechos por expertos en el tema, el metro cuadrado en la zona donde menos vale, empieza en 100.000 pesos, eso quiere decir que existe una diferencia de más de 80.000 pesos por metro cuadrado, entre lo que plantea el Plan Maestro y la Realidad del mercado inmobiliario de Rionegro. Y como por si fuera poco, el gobierno tampoco piensa adquirir en ninguna de las Fases del Plan Maestro, las 406 hectáreas que congelaron, sino un poco más de 3 hectáreas. Entonces, la comunidad se pregunta: ¿en el caso hipotético que se compren los predios a los precios mencionados, y luego de restar los impuestos, ¿dónde poder adquirir una propiedad de las características del territorio en cuestión? Puesto que si el precio por metro cuadrado es de 19.000 pesos colombianos, esto significa que la hectárea vale 190 millones, y cuando se resten los impuestos quedará alrededor de 100 millones; por lo tanto, un campesino no podría obtener otra finca y menos en Rionegro, viéndose obligado a tener que irse a vivir a otra zona del país, o dejar sus actividades agropecuarias, o comprar un pequeño apartamento, y eso contando con suerte de conformidad con el comportamiento de la propiedad raíz del municipio. ¿Para qué hacer una afectación predial de 406 hectáreas, si solo tienen interés en 3 hectáreas? ¿Si los habitantes de la zona de interés tienen sus predios congelados, por qué deben pagar impuesto predial y valorización? ¿Por qué la Aeronáutica civil ordenó hacer afectación predial, en una zona de distrito agrario? ¿Por qué afectaron una zona ecosistémica tan significativa para Rionegro y el país, si en caso de hacer la segunda pista se estaría vulnerando más de 1600 afluentes de agua, y por consiguiente poniendo riesgo la vida de especies protegidas y la soberanía hídrica? ¿Será desarrollo desplazar campesinos y acabar con el medio ambiente, para favorecer los negocios de unos privados? ¿Por qué el Alcalde de Rionegro y los Concejales no defienden los intereses de la población de su municipio, ante un proyecto bastante cuestionable?

Las consideraciones expuestas en estas líneas, se le han hecho a las diferentes instancias del Estado Colombiano, entre ellas las de control, pero la sensación de la comunidad es que se hace poco por defender los derechos de la población afectada. Ya que en el pasado noviembre de 2017, se realizó una audiencia pública en la ciudad de Rionegro, con ocasión de tema del Plan Maestro. Allí la Veeduría Vida JMC, cuestionó el proyecto como tal, por carecer de argumentos sólidos y de legalidad. Y además porque hoy la población vecina al (A.I JMC) sufre por actos administrativos que no se estructuran pensando el colombiano de a pie y menos en: un desarrollo sostenible, sustentable e inclusivo. Por otra parte, cabe destacar que inicialmente la Aeronáutica Civil, tenía proyectado un polígono de más de 784 hectáreas (resolución 0964 de abril de 2015), pero ante los cuestionamientos hechos por la Veeduría Vida JMC, finalmente se optó por reducir el área de interés, hasta las 406 hectáreas. Si bien tal acción ha sido en un logro parcial de la población que lucha por los intereses de la comunidad afectada, aún queda mucho por hacer, ya que los intereses políticos y económicos detrás del Plan Maestro son muchos, puesto se habla es de billones de pesos. Es entonces por la magnitud de los recursos que están en juego, que tal tema debe ser de interés, no solo de los habitantes de las veredas: Chachafruto, Abreito y Carmín, sino de los Rionegreros y del país en general.

Esto fue escrito por

Luis Gonzalo García Espinosa

Ingeniero mecánico y politólogo con experiencia en el área de: producción industrial, evaluación y gestión de proyectos de ingeniería con impacto social, manejo e interpretación de indicadores, procesos, mantenimiento y soluciones de ingeniería a la medida. Actualmente presido la Veeduría Vida JMC, soy representante de las veedurías ciudadanas en el concejo municipal de participación ciudadana en Rionegro Antioquia. Y a nivel laboral, atiendo algunos asuntos de nuestra empresa familiar.