Economía Opinión Recomendados

La errónea propuesta económica de De la Calle

La propuesta económica de De la Calle deja serias preocupaciones, su modelo económico no beneficia a los más pobres y no aleja al estado de la corrupción:

En su propuesta dice que apoyará a las pequeñas y medianas empresas, a la vez que plantea que los más ricos del país seguirán pagando más impuestos, para la animosidad puede ser algo justo y para nada discriminativo. Seguramente estas pequeñas empresas que se verán supuestamente beneficiadas en el gobierno de De La Calle, paulatinamente sufrirán de las altas sanciones. Para los irónicos; no soy un pobre que defiende a los ricos, mi preocupación se centra en el hecho de hacer del Estado un gran obstáculo para las libertades comerciales.

En su programa económico, afirma: “Se estima que un programa de empleo de más de 500 mil personas puede, por vía directa, generar un aumento del PIB en casi 1 punto porcentual en el mediano plazo. Por ello, si convertimos al Estado en un inversionista de capital de grandes cuantías, con la aspiración de vender rentablemente su participación una vez los proyectos alcancen una etapa de maduración, lograremos dos objetivos en uno: darles mayor productividad a sectores estratégicos donde hace falta inyectar más inversión, y a la vez reactivar la economía nacional, al crear cientos de miles de nuevos empleos”. También se lee “Buscaremos un mecanismo que le dé una visión integrada a todo el gasto nacional bajo una mirada estratégica que permita ordenar la acción del Estado”. Esto es, para que el estado imponga productos en el mercado a través de monopolios estatales, y en esto se equivocan Humberto y Petro.

El problema no solo son los impuestos a las grandes compañías, sino decirle adiós al sueño de reducir el salario a senadores, puesto que al aumentar el recaudo es viable el aumento del gasto, incluido el gasto para los funcionarios públicos. Como escribe Daniel Lacalle “nuestros populistas siguen creyendo que los ciudadanos somos cajeros de su insaciable sed de gasto”. ¿Quiénes manejarán el aumento del recaudo que sugiere De La Calle? Obviamente más funcionarios públicos: entre más recaudo haya y aumenten los funcionarios públicos, más fácil será para los corruptos la desviación de estos recursos a sus bolsillos.

Por otra parte, con el aumento de los impuestos se ahuyentan a nuevos inversionistas. ¿Quién invertiría en un país en el cual el estado quiere quitarle gran parte de sus ganancias? una vez ahuyentados los inversionistas, se reducen las empresas; las cuales crean empleos. Y para los que ya han invertido, sacar gran parte de sus ganancias al recaudo significa aumentar el precio de la producción. Es decir, para que las empresas logren pagar el recaudo tendrían que aumentar el precio de sus productos, lo cual afecta siempre a los más pobres. Además, Humberto planea castigar a los pobres con el aumento del impuesto predial y la ampliación de la base de productos gravados con el IVA incluyendo las rentas pasivas.

Al final, su propuesta solo traerá problemas a nuestra ya pésima economía.