Economía Opinión Tendencias

Goodbye.

El término “fuga de cerebros” fue acuñado por la prensa británica en los años 60 para hacer referencia a la migración de la población formalmente educada de una nación, por lo cual la mano de obra cualificada que debe aportar un gran potencial a la hora del crecimiento económico de una nación, prefiere salir de esta y a la larga aportar a economías extranjeras que si le brindan las oportunidades y beneficios de los cuales no gozo en su propia nación (véase: https://www.elmundo.com/noticia/Colombiaun-pais-de-talentos-fugados-/371786).

En países como México y Colombia, se presenta en gran medida esta dichosa “fuga” debido al precario mercado laboral al que los recién egresados se enfrentan, sumado a una retribución salarial que no es coherente con el nivel educativo de los profesionales, y a las muchas trabas que la falta de experiencia impone, llega a motivar a los jóvenes profesionales a buscar ofertas laborales fuera de sus países de origen.

Es por esto que una de las prioridades de las naciones desarrolladas, es la  “retención de cerebros” que no es más que generar un ambiente atractivo, no solo para que su mano de obra cualificada se quede en el país, sino también para que sea un atractivo a la hora de captar cerebros extranjeros.

Para que con esto la productividad y cualificación de su industria interna sea aún mayor, todo esto en función a que el mejor recurso de cualquier nación es su población ya que con esta la economía puede diversificarse y crecer.

No es una coincidencia que los referentes colombianos de los cuales estamos tan orgullosos hayan triunfado en el exterior y residan en otros países, así mismo que sus trabajos sean desarrollados por fuera del país.

Este es un claro ejemplo de como las naciones receptoras de estos “cerebros fugados” se ven recompensadas con personalidades extranjeras mientras que en las naciones de origen sacamos pecho de los logros que se debieron dar en territorio nacional.

Colombia 2020

Este año inicia con fuertes retos para el gobierno colombiano debido a que el ambiente laboral y económico es el mejor para apalancar una gran “fuga” las tasas de desempleo por los cielos, el bajo valor del peso colombiano y la poca confianza social hacen que para los profesionales les sea más rentable salir a trabajar en el exterior en puestos de menor envergadura pero mejor remunerados (https://www.portafolio.co/economia/el-2020-un-ano-desafiante-para-la-colombiana-536892)

Esto fue escrito por

Juan Felipe Méndez H.

Profesional en Negocios Internacionales de la Universidad Santo Tomas con diplomado en Logística y Comercio Exterior y énfasis en Relaciones internacionales de esta misma universidad, investigador nato con diferentes escritos sobre conflictos y sus orígenes en medio oriente e investigaciones sobre competitividad aplicada a la economía del departamento del Meta Post-Conflicto.