Recomendados

El poder millennials

En la mañana del 10 de mayo de 1940 fue llamado Churchill por el Rey Jorge VI para formar gobierno y dirigir la gran nación inglesa en la guerra contra el Nacismo o como lo decía él, por la libertad. Antes de dirigirse al palacio de Buckingham, Churchill sabía que el barco se estaba hundiendo y le dijo a su esposa Clementine, “Deberían darnos el poder cuando somos jóvenes y vigorosos”. Él mismo Churchill reconocía el valor de la juventud y se opuso decididamente a la operación del día D para salvar la vida de jóvenes americanos y británicos que iban a luchar en las playas francesas pues para él dicha operación era una terrible idea.

En esta época donde tanto se habla de los Millennials y se considera que somos una generación perdida, deberían aprender todos aquellos que están en los puestos de decisión un poco de Churchill y darle poder a los jóvenes para que pongan en duda todos los paradigmas que hasta ahora se han considerado ciertos y sobre los cuales se han dirigido los destinos de los Estados y causado tantos problemas como: El cambio climático, la desigualdad, el terrorismo y el extremismo.

Pasos como esos son los que ha dado la Fundación Mi Sangre en sus 13 años de trabajo social por la construcción de paz y el empoderamiento de los niños, niñas y adolescentes que participan de sus proyectos donde se fortalecen las habilidades blandas, se capacita en la formulación de proyectos y se insta a los participantes para movilizar e incidir en la transformación de los territorios.

Durante el cierre del proyecto Soñar es un Derecho en el año 2014 se propuso por los jóvenes articular una red que permitiera trabajar más allá de los proyectos iniciales que la Fundación Mi Sangre impulsaba en los territorios y fue así como nació la RedAccióndePaz, un ecosistema de iniciativas sociales con más de 900 participantes y 60 activadores en todo el territorio nacional.

Son estos jóvenes pertenecientes a la RedAcciondePaz los que están democratizando el uso de la palabra y llevando propuestas de valor a las regiones que tienen altos índices de violencia e inequidad social. Jóvenes como: Aldair Romero que trabajan por los derechos de los indígenas pertenecientes a la comunidad LGBT en el Uraba, Shirley promoviendo la participación en el municipio de San Carlos Antioquia y Mateo Robledo con su iniciativa Cafecito Político, son el claro ejemplo de los buenos resultados sociales que tiene darle a las nuevas generaciones la posibilidad de participar en la discusión, diseño y ejecución de las políticas públicas.

La RedAccióndePaz viene trabajando en diferentes proyectos con el fin de promover el voto joven en las elecciones regionales del 2019, la participación social en la formulación de los planes de desarrollo y la implementación del acuerdo de PAZ. Toda esta experiencia que vienen acumulando en el liderazgo de procesos de participación innovadores, este grupo importante de jóvenes debería ser aprovechada por El Gobierno del presidente Iván Duque y su política de juventudes para fortalecer el dialogo social entre los Millennials y el Estado, la implementación de la ley Estatutaria de juventudes y la efectiva vinculación de los problemas de los jóvenes en el Plan Nacional de Desarrollo.

Ciertamente las cosas han cambiado y la política ya no es un escenario solo para adultos que se vanaglorian de su bastan experiencia, llego el momento de actualizar la política y ese proceso pasa por la apropiación de las discusiones de orden nacional que hagan los jóvenes para solucionar problemas heredados al mundo que exigen todos los días una visión mas amplia e innovadora, visión que reposa en las mentes brillantes de miles y miles de jóvenes que todos los días muestran más sus ganas de tomar las riendas de la nación como lo están haciendo todos los Activadores de la Red Acción de Paz.

Esto fue escrito por

German Stiven Arenas Betancur

Fundador de Jóvenes Forjando Cambios. Estudia derecho en la Universidad de Medellín y fue parlamentario juvenil de Mercosur, comisionado nacional de paz del mismo. Delegado ante la 10 conferencia nacional de las FARC y la firma del acuerdo de paz, y en repetidas ocasiones ha sido premiado por instituciones como la Universidad de los Andes, Andiarios, Fenalper, la Fundación MI Sangre y la Organización de Naciones Unidas.