El centavo para el peso

     

“Y aunque me duela decirlo, sí, faltó el centavo para el peso, pues menos de un millón de votos hicieron falta para decirle al Congreso ¡YA NO MÁS!

Sin duda alguna, para todos ha sido una sorpresa el resultado de las votaciones de la consulta anticorrupción, unos pensaron que nadie saldría a votar- como en todas las consultas- y otros (como yo) que creyeron una vez más en un país que aún no está listo para dar otro paso.

Y aunque me duela decirlo, sí, faltó el centavo para el peso, pues menos de un millón de votos hicieron falta para decirle al Congreso ¡YA NO MÁS!, para alzar las voces de quienes estamos cansados de elegir a personajes que no hacen nada en su periodo de congresistas, que se duermen en los debates y lo peor: que ni siquiera vayan a las plenarias a las que son llamados.

En definitiva, de aquí en adelante y por lo menos para mí, será difícil creer en las decisiones de un país que vive mejor quejándose en su casa de lo que pasa en nuestro país, mientras se sientan a ver el partido de fútbol del equipo regional.

Por otro lado, no sé qué falló en esta consulta, si bien es cierto su principal ponente es Claudia López, pero si usted, decidió no votar sencillamente porque era ella quien encabezaba esta consulta, permítame decirle que no solo es ella quien sufre de los estragos de la corrupción.

Tal parece que 50 billones al año no son suficientes para abrir los ojos de quienes por su tibieza se vuelven cómplices de este desfalco a el progreso de nuestro país, y si bien no soy la persona para juzgar a quien como muchos no quisieron o no pudieron votar, tampoco puedo aplaudirle a ningún colombiano no ser parte de las decisiones del país, país en el que todos vivimos y que si pasa algo pues nos afectará a todos, no solo a los que votan o dejan de votar.

Esperemos que algún día el voto sea obligatorio y nos impulse a querer participar en lo nuestro, no solo quejándonos sino haciendo algo para cambiar lo que no nos gusta.

En estos momentos, no sé qué dirán los demás países, pues es vergonzoso ver como en un país que ha luchado por la guerra y la corrupción, primero gane el No al acuerdo de paz y luego ni siquiera 12 millones de Colombianos fueron capaces de darle el Sí para acabar la corrupción, a la larga no sé si el problema sea de educación o de amor por nuestra patria, pero lo que si tengo claro es que mientras en Colombia sigamos acolitando lo que tanto nos hace daño, no habrá progreso ni políticos que nos levanten.

Por último, estoy orgullosa de ser parte de los 11 millones que decidimos creer una vez más en algo en pro de nuestro país, y mientras Dios y la vida me lo permita, no seré parte del centavo que faltó para el peso.

About the author

Daniela Paola Cera Arias

Barranquillera.
Una sana opinión acerca de todo.