Ecensado

     

Dentro de los múltiples y constantes whatsapp que recibo día a día, no podía faltar la del No al censo por internet.

El mensaje recibido aparte de absurdo y hasta simpático,  lo asemejé a ese tipo de cadenas que llegan sobre la virgen del camino el cual indica que si no se replica no sé por cuantas veces,  se tendrá siete años de mala suerte o igual cantidad de tiempo con el de la buena fortuna o el del sexo.

Este tipo de mensajes donde mucha gente cae en la ingenuidad o por la falta de información, son tan fantasiosos que se llegan hasta creer y por ende replicar.

Un censo es necesario no solo para priorizar políticas públicas por parte del Estado en el corto y mediano plazo sino para construir proyectos de gobierno que beneficie a la comunidad en general dentro del marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible –ODS-  de las Naciones Unidas en temas de salud, educación, vivienda, servicios públicos entre otros.

Quizás el autor del mensaje viral  esté de acuerdo con el censo pero no de manera virtual. Se aduce, por lo menos en el que me llegó a mí, que el gobierno de Santos nos está preparando una trampa para las elecciones.

Aparte de ridícula esta posición y más cuando la asemeja a la situación de Venezuela,  desconoce lo establecido en el parágrafo segundo del artículo 5° de la Ley 79 de 1993 la cual trata sobre el carácter de reserva y la no utilización con fines comerciales, tributación fiscal o investigación judicial.

En momentos cuando la tecnología y el  internet se nos ha convertido en un estilo de vida y ha facilitado nuestra forma de interactuar y por ende de comunicarnos, el estado colombiano por lógica ha priorizado a través de una plataforma amigable la información estadística a través del Ecenso y así  ser más eficiente en  su operatividad.

Reconozco que en su momento me preocupó el llamado de Juliana Peña quien como ingeniera de sistemas y empleada de Microsoft, manifestó que la página Ecenso no era segura porque almacenaba la contraseña en texto plano lo cual le daba la posibilidad a un hacker de utilizar nuestra información, pero pude evidenciar de inmediato que la misma fue desmentida por su empresa quien adujo que no era experta en seguridad informática y por el director del DANE.

A mi entender la descalificada que le hacen a Juliana Peña su misma empresa en lo que respecta a temas de seguridad informática y la explicación del director del DANE Mauricio Perfetti, sobre los mecanismos de encriptación con los que cuenta Ecenso, dio la tranquilidad para ratificar que nuestra información suministrada está blindada y solo es utilizada para los fines pertinentes.

Es por ello yporque considero que los censos son más que necesarios y porque me ha quedado   claro que el DANE utiliza mecanismos de seguridad informática avalados por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) he contribuido como ciudadano colombiano a la comprensión y progreso del país a través del Ecenso y por ello digo con orgullo patrio,  ya he sido Ecensado.

About the author

Mauricio Correa Taborda

Trabajador Social, Comunicador Social Periodista. Especialista en Estudios Políticos. Magíster en Gobierno. Candidato a doctor en Estudios Políticos