Colombia, coyuntura y decisiones que marcaron su economía

     

La realidad económica actual de Colombia, ha enfrentado varias dificultades, las cuales han dejado como resultado problemas de orden interno como externo, que han tenido repercusiones significativas en el proceder económico por parte del Gobierno Nacional y del Banco de la República, generando decisiones en cuando a política fiscal como en política monetaria que “han buscado aminorar los choques” para mejorar la situación.

Dentro de las variaciones que ha tenido el PIB a lo largo de los años, se encuentran fluctuaciones importantes, debido a diversos problemas de orden nacional, así como también de influencia internacional, para el caso que registra mayor gravedad, entre 2007 y 2009, la fuerte caída del producto, fue resultado de la crisis inmobiliaria en Estados Unidos, extendida a gran parte del mundo, las deficiencias en Colombia giraron en torno a que gran parte de las exportaciones que tenían dicho destino disminuyeron de manera importante.

Por otro lado, el comportamiento para los últimos años, ha tendido a la baja, en especial, durante el año 2016 y 2017, donde se han producido dificultades de tipo coyuntural, afectando negativamente diferentes sectores de la economía, por ejemplo, la caída desmesurada y acelerada de los precios del petróleo, el paro camionero, la promulgación de una nueva reforma tributaria, cambios constantes en la situación económica externa, entre otros. Han tenido repercusiones importantes sobre la estabilidad de Colombia en el orden económico.

Las circunstancias internacionales en la oferta de crudo tuvieron repercusiones sobre su precio, lo cual afectó los ingresos del Gobierno Nacional, puesto que, la dependencia que se tiene de las rentas producidas por esta actividad es alta, poniendo en riesgo programas estatales de tipo social y económico. La lógica del Gobierno, se centró equívocamente en la constancia de los precios de este commoditie, pretendiendo así, asegurar sus ingresos de manera ilimitada en el tiempo, para ello, se destinaron cifras importantes provenientes de recursos del Presupuesto General de la Nación, con el fin de encontrar nuevos pozos petrolíferos y aumentar la oferta para su exportación.

No obstante, a partir de 2014, los precios tuvieron una fuerte caída de aproximadamente la mitad del precio del barril obtenido en épocas anteriores, lo que significó el sacrificio de recursos para años posteriores, para salud, educación, agricultura, entre otros. En la siguiente gráfica, se puede evidenciar la fuerte caída sufrida en los precios del petróleo.

Teniendo en cuenta esta grave dificultad, es necesario entender la visión que se genera desde el punto de vista de las finanzas, es decir, toda inversión que se realice en determinada actividad, contrae riesgos, algunos más altos que otros, lo cual tiene efectos sobre los niveles de rentabilidad a obtener.

Dentro del análisis financiero, se han considerado diversas teorías que surgen dependiendo de la visión y de las acciones que  toma el mercado, en este sentido, es necesario reconocer a la utilidad esperada, donde “esta utilidad tiene relación con las actitudes de los individuos ante el riesgo” (Pascale & Pascale, 2011, pág. 192), lo cual, puede dar a entender en mayor medida las decisiones de inversión que realizó el Gobierno Nacional en la actividad petrolera, es decir, la rentabilidad que surgiría a partir de esta era “prometedora y estable”. Por tanto, es necesario estudiar de manera atenta los posibles estragos que puedan suceder, tener presente el grado de incertidumbre al que se encuentra expuesto, de modo que se pueda diversificar en mayor medida las inversiones a realizar, tal como lo expone Markowitz. Con el fin de que no todos los huevos de la canasta se rompan, y tener un respaldo ante las eventualidades.

Por este motivo, es de total necesidad que se realicen cambios estructurales en la economía colombiana, donde su sistema productivo se diversifique y tecnifique; generando una mayor capacidad de hacer frente al riesgo, de manera que, en situación de recesión, se tenga un plan B que pueda sostener tanto las finanzas públicas como el bienestar de la población.

 

REFERENCIAS

Dolar-Web. (2018). Histórico del Barril de Petróleo Brent. Obtenido de http://dolar.wilkinsonpc.com.co/commodities/petroleo-brent.html

Pascale, R., & Pascale, G. (2011). TEORIA DE LAS FINANZAS Sus supuestos, neoclasicismo y psicología cognitiva. SADAF. Docentes de Administración Financiera, 188-223.