Destacado Sostenibilidad AlPoniente

Farallones y Lágrimas

El Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible aún presente en el Valle del Cauca; así los Negros Martinez, Abadías, Useches y demás especies politiqueras quieran destruir a diestra y siniestra, ha sido fuente de inspiración para Jorge Isaacs, Eustaquio Palacios, Aura Lucía Mera y Gustavo Alvarez Gardeazabal, por ejemplo. A lo largo de sus novelas y crónicas, ha desfilado la fauna y flora ambiental de la tierra del Champú de Lola, Niche, Guayacán y el Cholao. Como principal característica de este hecho se encuentran Los Farallones de Cali, un parque natural que aún tiene su belleza y nutre a la región del agua vital que se necesita para subsistir. No es sino evocar esa bella canción Mi Valle del Cauca (Jairo Varela – Niche), donde lo verde da las más hermosas melodías (así cometan el pecado de no mencionar para nada a Alcalá y Ulloa), sin dejar de mencionar Mi Pueblo Natal, donde las lágrimas que se derraman son de alegría por el cantar de las aves, las flores y el pueblo de siempre, con su amabilidad. Por todo eso, es que los Farallones son motivo de la presente columna, para cosas positivas y negativas, motivo de preocupación; ¿Porqué?

 

En la columna Farallones (28/06/12), a raíz de unas denuncias que habían en ese entonces, y que no han sido totalmente esclarecidas, so pretexto de las exhaustivas, se concluyó a manera de preguntas como: “¿Qué pasó con los movimientos cívicos, muy característicos del pueblo valluno, frente a tan execrables acontecimientos? ¿Sería bueno saber las opiniones de expolíticos como Juán Carlos Abadía, que tanto bombo y platillo se daba cuando era Gobernador, pero que no miró a los Farallones? ¿Qué hay del Ministerio del Medio Ambiente? ¿Dónde estuvo la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, alias CVC?” No solo no han sido respondidas, sino que al contrario, el bache de la angustia y la injusticia ambiental en el Valle ha ido en do crescendo, llegando la triste conclusión; del civismo valluno de los 60´s y 70´s, se pasó al narcotráfico, la politiquería y el antiambientalismo de hoy. ¿Qué se fizieron los líderes y las liderezas, oriundos de la tierra del oís y el ve? Parece que estuviesen guardados en un baúl social cuya llave fue lanzada al río Cauca, para contaminarlo y dejarlo morir lentamente.

 

¿Ejemplos? El terrible caso que ocurrió en plenos Farallones en días pasados, cuando unos contratistas (como todos los que hay en el país, con su costalado de problemas y marrullas), llamados Proing y que hacían en la zona trabajos para Emcali (fortín político de Wilson Arias y Alexander Lopez), se les ocurrió la asquerosa idea de matar un tigrillo (especie en vía de extinción) y mostrar el cadáver como su trofeo y motivo de orgullo, lo que lleva a evocar las terribles casas de pique en Buenaventura (cuyo caso parece navegar en la impunidad), definitivamente los nules, solartes y demás amigos del cvy (¿Cómo voy yo?) no solo se dedican a tumbar plata, también a destruir la naturaleza por una injustificable adicción al sentido del poder. ¿Qué dicen las empresas en mención? Como de costumbre, sacaron escuetos comunicados donde decían que rechazaban este tipo de actos, que investigarían y que tomarían las sanciones a que hubiese lugar, pero hasta la fecha nada de eso ha pasado, siguen en un silencio y una pasividad infames. ¿Y la CVC? Bien, durmiendo en los brazos de Morfeo, como toda entidad oficial con fuente de alimentación politiquera para los Roys, Dilianes Franciscas, Villegas y Trujillo Garcías; no hay derecho.

Farallones y Lágrimas

 

La Minería Ilegal sigue haciendo de las suyas, no solo con la aniquilación del Río Dagua (donde brilla por su ausencia la voz de Rosa Solís, supuesta líder ambiental), sino que ya tienen en sus manos a estas montañas. En  días, pasados en el matutino El País (propiedad de la Familia Lloreda), aparecieron las denuncias (con pruebas fehacientes) sobre trabajos peligrosos para la obtención del metal de la vanidad y la perdición, más conocido como oro, en la cuenca del Río Cali (otrora motivo de orgullo de la capital deportiva panamericana), concretamente en los sitios en el Palo Del Buey (parece que los mineros antiambientalistas quieren dárselas de toros bravíos de una fiesta de sangre, sudor, dolor y lágrimas), así como en la margen del Río Felidia. “Hace dos años, Jorge Humberto Pizarro, coordinador regional de la Agencia Nacional Minera -la autoridad nacional en este campo-, notificó a la Alcaldía de Cali su responsabilidad en el cierre de las minas que impactan el parque natural en jurisdicción del municipio. Pero las minas siguen allí. El personero Santamaría dice que “si no hemos podido con las de Zaragoza, en plena vía a Buenaventura donde hay Policía y Ejército, imagínese ahora en la zona rural”. Este es uno de los relatos del informe del diario en mención, donde se vería que estas maravillas naturales están a punto de sufrir una de las peores infamias, y que los piques no solo lo sufren los seres humanos en Buenaventura. Inaceptable. Gobernador, actúe, no se deje llevar por la ambición burocrática.

 

PD1: La ausencia de Estado (a lo largo de 200 años) tiene su pico más alto y nefasto en el vil asesinato de cuatro niños de una misma familia en zona rural de la ciudad de Florencia (Caquetá). Las autoridades locales y nacionales no hicieron nada por evitar, y si de ayudar a la niñez se trata, no falta quienes se atraviesan por ahí, como cierta exfiscal y ahora senadora, así como las universidades del decayente Opus Dei.

 

PD2: Nada que Cerrejón y Drummond paran sus daños ambientales en La Guajira. Algo similar ocurre con Cerromatoso en Córdoba.

[author] [author_image timthumb=’on’]http://alponiente.com/wp-content/uploads/2014/12/Pedro-Jose-Rivera.jpg[/author_image] [author_info]Pedro José Rivera Giraldo Ingeniero de Petróleos de la Universidad de América (Bogotá, 1994) y Especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario (Bogotá, 2002). Consultor Independiente en Materia de Mercadeo así como el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible en la Industria. Creador de la Conciencia Ambiental (tiene su propio blog: Conciencia Ambiental (El País, España), algo que falta en Colombia; escritor en Al Poniente y Bajo la Manga. Ha elaborado varios ensayos como Marketing Político Alternativo, Marketing Ambiental Alternativo (EMA), Marketing Curriculum Alternativo, Marketing Empresarial Alternativo, y Tips de Marketing Alternativo. Twitter: @petroides. Leer sus columnas.[/author_info] [/author]

 

Esto fue escrito por

@AlPoniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

4 Comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario

  • I simply want to tell you that I am just all new to blogs and absolutely savored your website. Very likely I’m going to bookmark your site . You surely come with awesome articles. Thanks a bunch for sharing with us your webpage.

  • I simply want to say I am just beginner to blogging and site-building and certainly loved your blog site. Most likely I’m likely to bookmark your site . You certainly have terrific well written articles. Thanks a bunch for sharing with us your website page.

  • I’ll gear this review to 2 types of people: current Zune owners who are considering an upgrade, and people trying to decide between a Zune and an iPod. (There are other players worth considering out there, like the Sony Walkman X, but I hope this gives you enough info to make an informed decision of the Zune vs players other than the iPod line as well.)