Opinión Selección del editor

El monólogo como discurso político

En Antioquia ya es costumbre que ciertos políticos sean recibidos con insultos y agresiones por una serie de personas afines al uribismo y al ordoñizmo. Este grupo de personas se hizo famoso por insultar a Gustavo Petro, Antonio Navarro, German Vargas Lleras, entre otros.

Que este grupo de personas vayan a protestar a estos eventos, no es malo en sí, lo malo es que insulten no solo a los políticos, sino también a a sus seguidores y a los asistentes a los eventos. Más malo aún es que griten e impongan monólogos y no dialoguen ni debatan, pues el que monologa no le interesa hablar con el otro, ni escucharlo.

He presenciado dos eventos donde este grupo de personas han ido a protestar. A diestra y siniestra les dicen a todas las personas: “guerrilleros, comunistas, degenerados, violadores” y la lista de insultos continua. Es interesante que la derecha ahora sea la que también esté en la calle protestando y no solo la izquierda, el problema es que algunas veces sus motivaciones parecen estar impulsadas por pasiones y no por razones.

Es tan grande el sesgo que tienen estos señores, que en sus publicaciones en redes pidieron no dejar entrar al Foro de Pre-candidatos presidenciales de Al Poniente a Juan de Zubiría del movimiento Libertario, pues no querían “comunistas” en Antioquia. Si estas personas estuvieran un poco más enteradas de la política, sabrían que el partido que tiene más políticas contrarias al comunismo son los Libertarios y no el Centro Democrático ni el Partido Conservador.

Me sorprendió un señor con gorra de Alejandro Ordoñéz que estaba insultando a los asistentes al evento diciéndoles “Comunistas, los vamos a matar”, el señor no sabía que al evento se invitó a todos los precandidatos, incluyendo a Ordoñez, incluso, personalmente hablé con Rafael Nieto, precandidato presidencial por el Centro Democrático, dos días antes del evento para contarle las reglas de juego, pero por compromisos previamente adquiridos con su partido el canceló. El Foro de Al Poniente era un debate de ideas y propuestas de todas las posiciones, y eso fue lo que se vio en dicho acto.  La mayoría de la ciudadanía que cumplió con una cita democrática, se encontró con unas personas que los insultaban por asistir a un evento donde iban a estar candidatos de todos los espectros políticos. La mayoría de los asistentes podrían no haber comulgado, ni siquiera con las ideas de alguno de los panelistas y aun así fueron agredidos verbalmente por dicho grupo que invocaba a las FARC, pero nadie de esta organización estaba entre los panelistas.

En una democracia lo correcto es el debate y el diálogo, pues en este se reconoce a la otra persona como un ser pensante y racional. En Política no tiene nada de democrático el monólogo.

Es incoherente que este grupo de personas salgan con un megáfono a gritar que están en contra de una dictadura en Colombia, y a renglón seguido expresan que en Antioquia no hay cabida para la izquierda y que deben de irse fuera de Colombia los socialistas y los comunistas. Si realmente son demócratas, deben aceptar todas las ideas en nuestro país. Las personas tienen los mismos derechos sea de la posición política que sea. El día que se expulse a alguien de Colombia por su forma política de pensar, ese día se habrá cometido un acto autoritario y se podría abrir la puerta a una dictadura.

Yo invito a estos protestantes a que se abran a las discusiones y no a los insultos. Que organicen eventos donde inviten a políticos con posiciones distintas a la de ellos y debatan. No se trata de repetir frases vacías que ni se piensan, sino que se dicen una y otra vez. De lo que se trata es que a partir de ideas se confronten posiciones.

“Hamlet estaba loco de atar, hablando solo con la calavera, en cambio Don Quijote no estaba loco porque hablaba constantemente con Sancho Panza” Juan Carlos Monedero

PD: Este grupo de personas solo representan una pequeña sección que “manchan” lo democrático de otros de sus co-militantes.