Opinión

Contaminación ambiental, un asunto ciudadano ¿Cómo ayudar?

Foto: Donaldo Zuluaga

Desde hace varios años, Medellín ha aumentado su contaminación. A partir del 2014 según un estudio de la Organización Mundial de la Salud, la ciudad ocupa el primer lugar con mayor polución en el país, seguida de Bogotá.

El año pasado se tuvo una contingencia ambiental en el Valle de Aburrá por esta misma época. Los altos índices de contaminación generan un gran peligro para los habitantes. A pesar de que el Área Metropolitana ya tiene un plan de acción ante una posible emergencia, es inminente adoptar hábitos que permitan mejorar la calidad de vida y que le devuelvan la primavera a este valle.

Daniel Suárez, activista ambiental, en entrevista con Al Poniente indicó “Este asunto nos compete a todos, no solo de las administraciones, los ciudadanos también deben aportar a estas acciones”.

Suárez resaltó que es importante estar de acuerdo con lo que proponen los entes gubernamentales, como el pico y placa los sábados o todo el día. “El interés que hay de por medio no es un interés político o económico, es la necesidad de mejorar la calidad del aire y eso nos compete a todos como habitantes de esta ciudad”.

Invitó a que se tome conciencia sobre la importancia de generar hábitos amigables con el ambiente: “Cuando se inició con el pico y placa, personas con mejor liquidez económica decidieron comprar otro vehículo y eso no es una solución a la situación que se tiene”.

No solo las personas deben adquirir un compromiso, las empresas y universidades deben unirse para que la calidad del aire mejore. “Opciones cómo utilizar el vehículo compartido y medios alternativos de transporte, como las bicicletas son acciones importantes”afirmó Suárez

3.3 millones de muertes al año se asocian con este fenómeno que está afectando al planeta y en Medellín mueren 3000 personas al año por esta causa. Si la calidad del aire continúa empeorando, para el 2050 habrá un promedio de 6.6 millones de muertes prematuras en todo el mundo.

 

Lo que uno puede hacer para ayudar como ciudadano

Te compartimos estas acciones que desde la cotidianidad, permitan reducir la contaminación:

  • Afina y da mantenimiento a los automóviles
  • Comparte el automóvil
  • Utiliza transporte público
  • Evita quemar basura y llantas, así como el uso de pólvora.
  • Evita comprar artículos desechables y plásticos que no son biodegradables.
  • Recicla la basura
  • No arrojes basura en la calle, bosques y parques.
  • Usa racionalmente los plaguicidas
  • Evita el consumo de tabaco
  • Cuida los bosques al no provocar incendios ni destruir las zonas verdes de la ciudad
  • Pospón las tareas de jardinería que requieran el uso de herramientas a gasolina en días de alto nivel de ozono.
  • Consume alimentos orgánicos o al menos aquellos no hayan sido sometidos a un uso tan intensivo de agroquímicos.
  • Restringe la limpieza en seco.
  • Evita el uso de pinturas, aceites y solventes en días de alta concentración de ozono.
  • Reduce el consumo de electricidad, lo cual contribuirá a disminuir las emanaciones de contaminantes y partículas.
  • Prende el carbón de leña con un encendedor eléctrico en vez de hacerlo con combustible líquido.
  • Aplica el poder de las 3 Erres: Reduce-Reutiliza-Recicla. Un menor consumo redundará en menor contaminación atmosférica de todo tipo.

Con estas acciones, se benefician todos.

Nota del editor: En Al Poniente entendemos que nuestros gobernantes deben tomar acciones frente a los situaciones que afecten los ciudadanos, pero también creemos que somos los directamente llamados a aportar desde nuestro quehacer a disminuir, en este caso, la contaminación global desde pequeñas acciones en nuestra ciudad, en nuestro hogar, en nuestro trabajo. ¡A pensar!

Conozca más contenidos sobre este tema:

Esto fue escrito por

Alejandra Mejía Bedoya

Estudiante de comunicación social de la Fundación Universitaria Luis Amigó. Apasionada por la literatura y el periodismo, con espíritu travieso (NATUSAN).
Creo en lo imposible porque de lo posible ya se ha hablado demasiado.