Opinión

Medellín, el plan b de Fajardo y Fico

Aunque para algunos ciudadanos podría verse como casualidad, la estrategia de una oposición férrea y destructiva a determinado gobernante, es notablemente rentable cuando se busca con este propósito una mayor exposición en los medios, figuración y enrarecer el ambiente para fungir como salvadores, dueños de la verdad y hasta impolutos en las batallas democráticas que se avecinan.

Nunca antes en Medellín se habían presentado tanta críticas mancomunadas a un gobernante, no parece normal la sistemática y recurrente decisión de criticar ferozmente cada decisión de Daniel Quintero, y es que estas acciones mediáticas en contra de la administración tienen un trasfondo que vale la pena dilucidar.

Es una combinación bastante peligrosa para la democracia, la posición de satanizar al alcalde de Medellín que vienen asumiendo tres diferentes vertientes políticas, todas con un interés similar, las elecciones presidenciales de mayo de 2022 y puede ser, el salir avantes de las investigaciones que cursan en contra de sus decisiones, cuando ostentaron el poder en la ciudad.

Y es que es notable el activismo político y la presencia diaria de quienes se creían ganadores en octubre de 2019, eso estaba dentro de las cábalas:las bodegas Uribistas estarían a la orden del día, respondiendo y ridiculizando cada intervención del alcalde Quintero; si a esto le sumamos el evidente interés de Federico Gutiérrez de ganar un espacio como candidato presidencial en el Centro Democrático y por supuesto contar nuevamente con el respaldo del GEA para este propósito, como sucedió en su llegada a la alcaldía, no se hace raro ver al exalcalde asumiendo posiciones de defensa de este grupo económico, de sus actuaciones del pasado en EPM, y mostrar coincidencia de ideas, lealtad y generación de confianza ante el Uribismo, la mejor forma es mostrarse como su aliado en contra del actual burgomaestre; lo que pocos imaginaban era el vehemente ataque de los alfiles de Sergio Fajardo en contra de esta administración, por supuesto orquestados por su jefe, también con el marcado interés de generar empatía con el expresidente Uribe, dejando la puerta abierta a futuros acuerdos en lo presidencial y por supuesto con una decisión que no es pública, pero que no es ajena a la realidad, un cuidarse mutuamente en investigaciones que pueden traer dolores de cabeza en su disputa por pernoctar en la Casa de Nariño los próximos cuatro años.

Esta exótica alianza de los dirigentes de algunos partidos alternativos con el Uribismo, no debería basarse en truncar la credibilidad y minar la confianza de los ciudadanos con los gobiernos de las ciudades capitales que ganaron las elecciones en franca lid, o acaso será casualidad que en Bogotá, Cali, Cartagena y Medellín se hayan activado comités revocatorios del mandato? No debería ser por el contario la lectura de un mensaje contundente a los grupos tradicionales acostumbrados a dirigir los destinos de estas jurisdicciones, de que las personas eligieron una nueva forma de gobernar, que por supuesto en esta compleja época de pandemia requiere de un tiempo prudente para evidenciar si fue la decisión correcta o no.

Este escrito no es una defensa sin cuartel del Alcalde Quintero y su administración, pues estoy seguro que habrán cometido errores, tal vez por su juventud mantienen la guardia arriba y son contestatarios, podría decirse que han tomado decisiones atrevidas y con convicción han defendido sus posturas como en EPM, pero no se pueden tildar de malintencionados o graduarlos de corruptos por la vieja estratagema de algunos de repetir tantas veces una mentira, hasta que se vaya volviendo verdad.

Se debe llamar a la prudencia, pedir equilibrio a los medios de comunicación, respetar la institucionalidad y brindar la oportunidad a un gobierno que aún es joven, estoy seguro que eso le haría mucho bien a la ciudad y sus habitantes. Un ejemplo de lo anterior es el Jardín Botánico, una institución muy querida por todos los antioqueños, aunque no la única que hoy tiene problemas financieros a causa del Covid; como esta hay 6 ó 7 entidades públicas en Medellín con peores condiciones, la solución que claman algunos debería ser para todas, pero el Jardín se presta más para el show y los reflectores, ahí se demuestra el desequilibrio y la intención no muy santa del debate.

Sería importante entender la finalidad de los escritos de personas como Juan Pablo Barrientos, ex aspirante al concejo de Medellín hablando de los valores de los seguros de los contratos con cifras escandalosas que distan mucho de la verdad; de Pascual Gaviria hablando de moralidad pública cuando es conocido que su padre en la época en que gerenció EPM, siendo alcalde Sergio Fajardo, respaldo uno de los peores negocios de esa entidad con el Wimax donde se perdieron millones de dólares; de Simón Molina haciéndole el juego a su jefe Paola Holguín y su deseo de aspirar a ser precandidata a la presidencia, a la gobernación de Antioquia o a la alcaldía de Medellín, a Juan David Valderrama, Santiago Londoño o Héctor Abad Faciolince, alfiles de Fajardo criticando a todo momento a Quintero y aprovechando los micrófonos de ex funcionarios de las últimas alcaldías ubicados estratégicamente en los medios de comunicación, para avasallar la actual administración de Medellín.

Se puede entender que volver a gobernar la ciudad de Medellín sea el Plan B de los jefes políticos de los anteriormente mencionados en el caso de que en lo nacional no se logren los objetivos, pero entrar en el juego de las vanidades, críticas destructivas, presiones indebidas y escándalo insulso, está claro que no favorece en nada el progreso de la región; se debe tener un acto de grandeza en una transparente alianza en la que salgan ganando los ciudadanos de a pie, reivindicando las buenas formas políticas y el interés sublime por el bienestar colectivo.

Esto fue escrito por

Estefanía Hernández M.

«La filosofía se inicia con el declinar del mundo real» Hegel

1 Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.