Escenarios pos-electorales en Venezuela

     

Este domingo, Maduro se reelegirá para cinco años más de desastre  económico y social en el país con las mayores reservas de crudo en el mundo. Una corrupta narco-elite, vociferando una ideología aplaudida por hambrientos domesticados a punto de raciones con muchas harinas, azúcares y pocas proteínas, reclamará un nuevo triunfo “democrático”.

Las críticas estadísticas de producción petrolera, deuda externa, reservas internacionales, hiperinflación, escasez, corrupción, violencia (89 asesinatos por 100 mil habitantes durante 2017, según el Observatorio Venezolano de Violencia) y la coacción internacional,  hacen de esta, una situación insostenible a corto plazo.

Es previsible una escisión en  la nomenclatura chavista, algunos de cuyos miembros no  querrán terminar desposeídos y en prisión o que se dé otro intento de rebelión popular. En ambos casos, la intervención  de los Militares será zanjante.

Bien sea que Maduro o un reemplazo adecuadamente designado sigan en el poder o que los uniformados asuman el control del país, habrán dos opciones principales: o entregan la economía petrolera, es decir nacional, mientras Irán y Cuba se frotan las manos, a China que la tiene pignorada y a Rusia, también acreedor, o negocian con Estados Unidos.

Como el idiotizante comunismo les impide congeniar con el Imperio para rescatar el país, el asentamiento de Beijing, Moscú, La Habana y Teherán (Hezbolá), definitivamente Venezuela será una verdadera amenaza  para la seguridad de los Estados Unidos, como lo aseguró desde que era director de la CIA el actual canciller norteamericano, Mike  Pompeo. Varios altos funcionarios han dicho que  Washington tiene todas las opciones, inclusive la militar, en la mesa, pero que priorizará una mayor presión: hace pocos días, Diosdado Cabello, otro jefazo de la catástrofe,  fue inscrito en la lista Clinton.

Mas coerción económica de US, Europa y otras naciones, desbordará la crisis humanitaria con efectos colaterales de inseguridad e insalubridad en toda la región y el narcotráfico pelechará, confirmando las palabras del exembajador de Caracas en la Onu: “Nunca el Crimen Organizado ha tenido tanto poder como en Venezuela”

Colombia, primer y directo afectado por cualquier escenario que se desarrolle en el país vecino, debe mantener atento y continuo análisis geopolítico venezolano y regional, tomando previsiones que incluyan un escalonado apresto militar y policial con el apoyo de Estados Unidos.

About the author

John Marulanda

Consultor Internacional en Seguridad y Defensa.