Opinión Selección del editor

El 27 de octubre mi voto es por el Centro Democrático

El 27 de octubre voy a votar por los candidatos del partido Centro Democrático, porque representa mejor que cualquier otro lo que considero son los valores fundamentales de la vida social: la libertad, como principio supremo; la responsabilidad individual, que supone asumir las consecuencias plenas de nuestras acciones, y la limitación del poder del gobierno, para mantenerlo tan lejos como sea posible de nuestras decisiones familiares y empresariales.

Más importante quizás, en la coyuntura actual, también voto por este partido porque es el único que se ha opuesto, sin ambages ni concesiones, a la izquierda totalitaria, representada en Colombia por los partidos y movimientos políticos miembros del Foro de Sao Paulo[1], organización creada por Castro, Chávez y Lula con el objetivo de barrer el capitalismo e implantar el socialismo en América Latina. La última plenaria del Foro se realizó, el pasado mes de julio, en Venezuela, país cuyos ciudadanos huyen en desbandada de las penurias del socialismo del siglo XXI.

Para la alcaldía de Medellín voy a votar, por supuesto, por Alfredo Ramos Maya, quien representa el respeto a la institucionalidad de la Ciudad y la tradición de construir sobre lo construido, que tantos beneficios le han traído a nuestra comunidad. En el programa de gobierno de Ramos se lee esta declaración que recoge cabalmente los principios expuestos:

“Se necesita una alcaldía que genere las condiciones básicas para la Confianza hacia la sociedad y hacia las instituciones, para el Progreso económico y social en el marco de una real generación de oportunidades para todos los ciudadanos, y para la Felicidad, entendida como los instrumentos de bienestar que permitan a cada uno escribir, con libertad y responsabilidad, el guion apasionante de su propia vida”

Para la gobernación de Antioquia mi candidato es Andrés Felipe Guerra Hoyos, quien ha pasado muchos años recorriendo todas las regiones del Departamento, estudiando sus problemas y hablando con la gente, lo cual le ha permitido formular una propuesta de gobierno sólida y coherente basada en los principios del Centro Democrático, como lo declara sin reticencia alguna:

“Para formular nuestras propuestas nos hemos basado primero en los cinco pilares fundamentales del Centro Democrático: Seguridad democrática, confianza inversionista, cohesión social, Estado austero y descentralizado y dialogo popular”

La lista para del Centro Democrático para el Concejo de Medellín es un lujo de candidatos jóvenes y bien preparados, buena parte de los cuales incursionan por primera vez en las lides políticas, sacrificando, probablemente, una brillante carrera en el sector privado para poner sus capacidades al servicio de la Ciudad. A la hora de marcar el voto preferente, es difícil decidir entre estos jóvenes. Si no se tiene información suficiente para escoger entre ellos, es bueno recordar que lo más importante es votar masivamente por la lista del partido para tratar de elegir el mayor número posible concejales. Voy a votar por Julia Correa Nuttin (# 13) y veo también con mucha simpatía a Carlos Rios (# 17). De ambos he conocido directamente sus ideas y propuestas.

La composición de la lista a la Asamblea refleja las diferentes regiones del Departamento. Una vez más, lo importante es votar por la lista en su conjunto y dar el voto preferente por el candidato más cercano a la región de cada uno, para tratar de tener vocero que la represente. Por esa razón me inclino por el santuariano de nacimiento y medellinense de adopción Crisanto Alonso Vargas (# 76), el famoso Vargasvil, en quien además admiro el tesón empresarial. También me gusta José Luis Noreña Retrepo (# 52), por sus denuncias concretas de la corrupción.

A todos los amigos que me honran leyendo mis artículos y que comparten los valores de la libertad, la responsabilidad individual y el gobierno limitado los invito a votar, en sus municipios y departamentos, por los candidatos del Centro Democrático o, en su defecto por los de aquellos partidos y coaliciones que a su modo de ver mejor los representan. En las elecciones del 27 de octubre, más que la designación de las autoridades locales, están en juego dos concepciones opuestas de la sociedad: la de los partidarios de la libertad económica y la democracia política y, con variados camuflajes, la de los partidarios de la economía manejada por el estado y del gobierno despótico.

[1] Esos partidos son los siguientes: Presentes por el socialismo, Partido Alianza Verde, Partido Comunista Colombiano, Partido Comunista de Colombia-Marxista Leninista, Marcha Patriótica, Unión Patriótica, Movimiento Progresista, Polo Democrático Alternativo, Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) y Movimiento Poder Ciudadano Siglo 21.