Opinión

Aplausos de pie, Directora

Mujeres inteligentes, capaces, profesionales y talentosas marcan el futuro de la ciudad.


Digo Directora porque cada vez me llena más de orgullo que son mujeres quienes ocupan cargos directivos y de alta importancia en esta nueva Medellín, la Gestora social y secretarias como Salud, Inder, Educación, Mujer, Suministros, Dagrd, Privada, Inclusión Social e Infraestructura, y más importante aún que su principal mérito es su profesionalismo, capacidad y liderazgo para gerenciar una ciudad que afronta retos cada vez más complejos. En esta ocasión, mencionaré el caso particular de la Directora del Inder.

En una semana llena de control político a la administración de la ciudad, y con esa particularidad de que este Concejo es un Concejo mucho más vehemente y estricto que los anteriores a los que veníamos acostumbrados, se dio una sesión citada por el concejal John Jaime Moncada para realizar control al Instituto de Deporte y recreación de Medellín Inder, presente estuvo la Directora Diana Toro, quien siempre en el marco del respeto, el profesionalismo, fortaleza, templanza y con altura, sorteo preguntas complejas, provocaciones y logró salir muy bien librada de un debate bastante complejo.

El Inder ha representado siempre sentimientos positivos para los ciudadanos de Medellín, ha sido la cuna de grandes deportistas y ha acompañado desde los niños hasta los abuelitos y abuelitas de todos los barrios y comunas de la ciudad, sin embargo, se ha visto envuelto en algunas sombras que han generado un sentimiento de extrañeza como el estado de algunos escenarios, el cambio del personal y otros asuntos con los que efectivamente la Directora tuvo que enfrentar.

El miércoles la sesión fue vehemente, nada menos se esperaba; intervenciones de todos los corporados presentes, cuestionamientos, preguntas salidas de lugar, provocaciones que buscaban inducir la respuesta y una arremetida de esos concejales que, aunque están en contra del alcalde, no pierden oportunidad de atacar cualquier pieza que hace parte del rompecabezas de la administración, sin embargo, lo más interesante de este ejercicio fue sin duda su reacción y forma de afrontarlo.

La Directora comprendió su rol como funcionaria pública, y entendió que el Concejo está hecho para hacer control, por eso con serenidad, pero con el carácter que la identifica, escuchó atentamente las intervenciones de los concejales y una vez fue su momento, de la misma manera respondió cada una de las preguntas realizadas, con profesionalismo abordó los elementos técnicos dejando claras situaciones respecto a los escenarios y lo complejo que fue para el instituto adaptarse a una pandemia para la que nadie estaba preparado, sin embargo, como el Inder no se detuvo y se adaptó para continuar llegando a cada hogar de la ciudad en diferentes modalidades, y con altura, tenacidad y valentía respondió acusaciones y lidió con la mala intención de quienes quisieron ponerla contra las cuerdas. La Directora demostró que lleva con ella la Dignidad del cargo que ostenta y que su futuro en la administración pública, es bastante prometedor.

A ellas, a Diana, Andree, Juliana, Alexandra, Karen, Alethia, Mónica, María Camila, Natalia y las demás, gracias por representar con altura, profesionalismo, liderazgo y capacidad a las mujeres de Medellín y de Colombia, y por construir con tanto talento el futuro de la ciudad.