Antropoceno y el crecimiento infinito. Sobre la debacle ambiental (Parte II)

Vivimos en los tiempos del Antropoceno y esta nueva era geológica es la muestra de que la vida humana en el planeta tierra viene siendo el motivo determinante del deterioro ambiental, un hecho que según los científicos inicio con la contaminación nuclear ocurrida en Chernóbil a mediados de los años 80 (Arias, 2018). Sin embargo, previo al hito nuclear, es claro que el Antropoceno está precedido por un crecimiento poblacional que implica una alta demanda en el aumento de los recursos medioambientales. Como ya fuese diagnosticado por el economista Thomas Malthus (1766-1834) el crecimiento poblacional tiende a aumentar de un modo geométrico (Garret, 2009, p. 109). La paradoja de este crecimiento infinito es que para su sostenimiento los recursos son finitos; y en aras de cumplir con la satisfacción de los deseos de las mayorías, los bienes en el mundo existente deben ser reducidos. Cualquier solución futura que ponga en consideración la variable poblacional debe reconocer que el crecimiento geométrico es problemático porque ningún recurso natural podrá saciar los deseos de posesión y consumo que actualmente demandan los seres humanos.

Ahora bien, la exigencia de consumo infinito puede ser solucionada si se parte de la idea de que cada persona dispone de recursos finitos para su aprovechamiento. Sin embargo, bajo el primado del consumo y la producción ilimitada el aumento de la miseria irá en crecimiento. Es curioso pero el aumento de la población a nivel mundial corre por cuenta de lo más miserables. La pobreza y el incremento poblacional sobrepasa el aprovechamiento finito de los recursos. La población creciente tiene como tendencia superar el uso razonable de los recursos naturales. Por uso razonable se entiende la relación igual a 0 en la adquisición de bienes. Es decir, que es posible mantener en condiciones mínimas a una población en aumento sin poner en riesgo los ecosistemas más biodiversos del planeta. Sin embargo, un crecimiento proporcional a 0 es un imposible práctico básicamente porque el sistema económico vive del crédito y de la saturación social que se da por cuenta de un deseo ilimitado de acaparamiento de recursos y posesión de bienes. En este orden de ideas la concepción técnica del bienestar social pierde sentido, ya que siendo un criterio económico que afirma el beneficio para al mayor número esto mismo se traduce en contaminación y excesos de adquisición de bienes que perjudican a la naturaleza. De no poner un límite a la satisfacción de deseos para las mayorías (concepción del bienestar) es posible que se multipliquen los elementos contraproducentes para un medio ambiente sano, situación que pone en riesgo la estabilidad de las democracias. Y a pesar de esta situación de exceso y acumulación de cosas (basura), pretender saciar la satisfacción de las necesidades para el mayor número de personas es algo que ha sido la prioridad del sistema capitalista (Garret, 2009, pp. 110-111).

Ahora bien, la respuesta a la pregunta de cómo superar el fenómeno del consumo ilimitado de una población que va en aumento, se encuentra en la naturaleza. En efecto, para el ecólogo Garret Hardin (1915-2003) el equilibrio que propende un reconocimiento finito de los bienes y los recursos se encuentra en la misma dinámica evolucionista de la naturaleza y su forma de poner en práctica la selección natural:

…En la naturaleza el criterio de valoración es la supervivencia ¿Para una especie es mejor ser pequeña y poder ocultarse con facilidad, o ser grande y poderosa? La selección natural evalúa los inconmensurable. El punto de equilibrio final depende de la ponderación de los valores de las distintas variables. El hombre debe imitar ese proceso. Aunque de manera inconsciente, no hay duda de que de hecho ya lo hace (Garret, 2009, p. 112).

   Sin embargo, el sistema económico actual promueve la libertad del individuo y con ello el fomento de los deseos de ganancia, que de apreciarse críticamente son elementos que contribuyen notablemente a la radicalización de la tragedia medioambiental. En efecto, un caso hipotético de cómo se fragua este desequilibrio ayudaría a entender mejor la idea de la tragedia de la libertad humana y su relación con la idea de justica que debería secundar al derecho ambiental. Considérese el caso de un conjunto de pastores que hacen uso de un recurso común como lo son los pastos. Supóngase que estos pastores han sobrevivido a enfermedades, invasiones, sequias y robos. Imagínese que este conjunto de situaciones ha hecho que el nivel 0 de necesidades finitas se establezca por la fuerza que ha generado la selección natural durante un largo periodo de tiempo. Empero, los deseos de querer entre los pastores continúan intactos, y por cada uno de ellos que hace uso de los pastos que son de uso común, comienza a crearse la idea de que si se introduce un bovino más podría aumentarse la productividad en el hato. Para el pastor que introduce un nuevo animal en el rebaño las utilidades se pueden interpretar en dos sentidos:

a.) En un sentido positivo el pastor recibe todos los beneficios que trae consigo adquirir un nuevo animal para el rebaño, pues la venta de un animal adicional produce una utilidad positiva cercana a +1.

b,) En un sentido negativo el consumo de los pastos aumentará por el ingreso del nuevo animal. La dificultad de este deseo es que todos los demás pastores querrán ver los beneficios de una nueva utilidad. El recurso común se pone en riesgo por los deseos de lucro, situación que lleva la utilidad de los pastos a -1.


Bibliografía

Arias Maldonado, M. (2018) Antropoceno La política en la era humana. Taurus: Barcelona.

Garret, Hardin (2009). La tragedia de los bienes de propiedad común. Derecho ambiental y justicia social. pp. 106-133. En: Derecho ambiental y justicia social. Siglo del hombre editores: Colombia.

About the author

Juan Sebastián Ballén Rodríguez

Licenciado en Filosofía y Letras
Magister en Filosofía
PhD. en Filosofía

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.