10 Razones EspecialesAP Política Selección del editor

10 razones para NO votar por Petro

Nuestro compromiso con la independencia, la neutralidad y con nuestro lema A Pensar De Todo, nos pone retos a la hora de brindarle información y contenido a los lectores y seguidores de nuestro portal web.
Ante la gran acogida que tuvo la iniciativa de La POLITIPEDIA en las elecciones legislativas, hemos decidido lanzar para las elecciones presidenciales el proyecto de  “10 razones”. Así, en la página web de nuestro medio, Al Poniente, publicaremos 10 razones para votar y 10 razones para no votar por cada uno de los candidatos presidenciales que hoy aspiran suceder al actual presidente Juan Manuel Santos. Buscando ir más allá, en el portal publicaremos además, 10 razones para votar en blanco y en contraposición,10  razones para no votar en blanco; 10 razones para votar este 27 de mayo y 10 razones para no votar este 27 de mayo.

 

Mis 10 razones para No votar por Petro:

1. El candidato a la presidencia de la República, Gustavo Petro, desconoce y desprecia la economía, no obstante ser economista de la Universidad Externado de Colombia. Como buen socialista, el candidato Petro se aleja de la concepción de una sociedad libre en la que, es el mercado quien va regulando de forma autónoma los precios en virtud de la curva de oferta y demanda. Para Gustavo Petro, la variación en los precios, el establecimiento de los mismos y la producción de bienes y servicios en el mercado; está dada por las decisiones adoptadas por múltiples grupos representativos de poder desde la comodidad de sus burbujas perfectas; y cómo no, si cree saber mejor que todos los individuos, lo que conviene y debe hacerse en cada situación sin detenerse en las particulares circunstancias.

2. Las propuestas de Petro son utópicas, suenan perfectas, ideales, y cómo no serlo, si el candidato solo se empeña en trazar su meta y nunca se detiene a pensar en los medios. Un candidato ambientalista, que adora – o dice adorar- las energías limpias renovables, ¿y quién no? Un candidato que promete a toda costa iluminar un mundo lleno de carbón y suciedad.
Pero, llegar a ese ideal de Gustavo no es tan fácil y poco dramático, ya que los costos de inversión en infraestructura requeridos por este tipo de energía son muchísimo más elevados que los de las energías convencionales ya implementadas en el país. Y adicional a ello, sería difícil la competencia de estas con el modelo de generación hidráulica – ya implementado – que se muestra como un proceso mucho más limpio y posible de continuar en el tiempo.

No siendo más el descaro del candidato, trina en su cuenta de Twitter: “para la misma cantidad de energía generada por hora en la represa de Ituango, el costo por kwh podría ser la mitad si se hubiera hecho el parque de energía solar en el norte de la Guajira”. Aseveración totalmente falsa – pero creída por sus seguidores-, toda vez que el parque solar equivalente a la planta de Ituango costaría casi el doble porque, el factor de planta de Ituango es cerca del 70% y el solar solo el 20% y para reemplazar un MW de Ituango se requieren 3,5 MW solares; mientras que 1 MW solar cuesta US $1 Mill, en Ituango cuesta US$1.8 Mill.

3. Siguiendo con los trinos del grandioso, este afirma que para que el capitalismo francés, alemán, norteamericano y japonés lograran desarrollarse, fue necesario abolir el régimen feudal sobre la tierra y a eso le llamó “modernizar la agricultura”. Afirmación que es una falacia y pone de presente su ignorancia histórica, en Norteamérica no se dio el feudalismo y claramente, a Petro le faltaron unas cuantas décimas para pasar historia general e historia económica de Colombia.

4. Petro, populista por excelencia, y cómo no, si eso le da votitos, dice que en el mundo laboral hay solo dos tipos, “el asalariado aquejado por la inestabilidad y el de cuenta propia aquejado por el bajo ingreso”. Parece desconocer que el mundo de los empresarios, quienes viven riesgo propio y sin que se les garantice sus ingresos, existe; y que en ese mundo, también se pagan nóminas con sobregiros e impuestos muy altos para que él pueda lograr sus grandes hazañas.

De acuerdo con el Banco Mundial, en 2016, los impuestos y las contribuciones laborales a cargo de las empresas ascienden al 18,6% de sus utilidades; y de acuerdo con la ANIF, los costos laborales no salariales directos, como pensiones y salud, representan entre el 39% y el 52% del salario de un trabajador formal en Colombia. Por ello, son acciones claves la reducción de costos no salariales (directos e indirectos) asociados a la contratación formal y, la reducción de barreras empresariales que impidan la formalización.

5. En materia tributaria, Petro entendió bien el principio de progresividad y en consecuencia se empeña en aplicarlo a toda costa y en recalcar que en su gobierno quien tiene más, paga más; quien gana más, paga más. El candidato al parecer desconoce que el exceso de impuestos es algo que ha agobiado a Colombia en los últimos años y a raíz de su desconocimiento, aniquilaría el sector empresarial.

El nivel de tributación en Colombia es uno de los más altos del mundo y ello ha llevado a que la inversión extranjera y en últimas, la inversión privada, se vea desestimulada en el país. El impuesto sobre la renta de las empresas corresponde el 25% del recaudo total y esto ha influido en la baja competitividad de las firmas en el extranjero y en la poca progresividad de la estructura del régimen impositivo.

6. Uno de los temas que trasnocha a Gustavo es su búsqueda por diversificar la canasta exportadora, llamando a “superar el extractivismo que ha llevado al deterioro del aparato productivo industrial y agropecuario nacional, provocando devastación ambiental, pobreza e inequidad”. Señor Gustavo Petro: el petróleo, el café, las flores, el banano y el carbón, en el 2003 representaban el 57% de las exportaciones colombianas y su participación era relativamente equilibrada; luego, con el alza en los precios del petróleo en mercados extranjeros, la exportaciones, producción e ingresos fiscales, se elevaron; y ello NO fue razón para prohibir la inversión, explotación y exportación petrolera; porque se entendió que se trató de un auge y como tal, las alzas y bajas de los precios de las materias primas son algo que escapa el control de la economía. Si pudo entenderse para la época, ¿por qué no puede entenderlo usted?

7. Los corrientes problemas en su alcaldía dejan evidenciado que su papel como administrador es mucho peor que el que desempeña como orador. Al terminar su periodo como alcalde de Bogotá y tras realizar el balance de campaña se comprobó que en algunos casos únicamente se ejecutó el 1,4% de lo prometido. En el caso de los colegios, de 86 prometidos al comienzo de la administración solo se construyeron 10 y, de los 450 jardines escolares prometidos al iniciar su periodo, solo construyeron el 1,4% . Aun si contamos los que hizo en contenedores, únicamente se habrían construido el 14%. Como prueba de lo mal administrador que es Petro recibió la EPS pública Salud Bogotá con un déficit de $8.000 millones y la entregó con uno de 600.000 millones de pesos. Prometió también construir un hospital en la localidad de Usme y para los diseños del mismo despilfarró $300 millones en diseños, $2.500 en el terreno, y en últimas ¿dónde quedó el hospital?

8. Aunque Petro quiere demostrar que no es parte de la política tradicional, su forma de atacar por las redes sociales a sus contendores – y los seguidores de estos-, inspirar odios, y compartir información descontextualizada, demuestra lo contrario. El uso del ‘todo vale’ es la fiel herramienta de los politiqueros. Ser la máxima autoridad de un Estado, implica gobernarse primero a uno mismo, ser mesurado, diplomático y menos pasional. Sumado a ello, su nivel de populismo es exacerbado, sabe muy bien que algunas de sus propuestas – como ya se ha mencionado-, son difíciles de aterrizar al mundo fenomenológico, pero eso es lo que su público desea escuchar y hace uso de dicha estratagema para aumentar el número de votos.

9. Gustavo Petro ha tergiversado su salida del Polo Democrático Alternativo. En diferentes espacios ha afirmado que su retiro se da tras haber denunciado la corrupción perpetrada por los hermanos Moreno, argumento que es totalmente falso. La salida del candidato Gustavo del Polo se dio luego de que este, en calidad de excandidato presidencial, pide la presidencia del partido afirmando que los votos a su favor representan el gran respaldo del pueblo. El Comité Ejecutivo – en su mayoría – negó su pretensión y como Petro ni respeta la ley, ni conoce la gratitud, sale a enredar; prueba de ello es el comunicado emitido por el partido Polo Democrático Alternativo el pasado 7 de abril de 2018.

10. Finalmente, a pesar de que Gustavo Petro es un hombre inteligente y estructurado, carece de humildad para reconocer sus desaciertos administrativos. La condición sine qua non de un dirigente radicará, siempre, en reconocer lo bueno y lo malo con miras a mejorar su servicio a la comunidad. En efecto, nunca se ha visto a Petro a aceptar, aunque sea, una mínima deficiencia.

 

También puede leer las 10 razones para votar por Petro

Esto fue escrito por

Silvia Bustamante Mejía

Abogada de la Universidad Pontificia Bolivariana con énfasis en contratación estatal. Actualmente se encarga de la edición de textos y coordinación de los contenidos de las subregiones.

2 Comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario