Cultura Opinión

Todos tienen que comer…Una historia donde todos comen, y repiten.

Aunque no es usual escuchar álbumes completos en la actualidad, sin lugar a dudas el nuevo trabajo de Crudo Means Raw “Todos Tienen que Comer” no solo vale la pena escucharlo completo, vale la pena hacerlo en orden. Se recomienda escucharlo en orden no sólo porque cada canción destaca a su manera tanto por la pista como por las líricas, sino porque  el álbum en si es una historia continua, no hay cambios bruscos de un tema a otro, más bien el final de una canción nos lleva al comienzo de la otra, un detalle agradable que indica que este trabajo fue  hecho de manera metódica y no una compilación de temas que el artista tenía por ahí.

El álbum comienza con “Horas Extras”, un tema relajado que tiene un beat lento y unas líricas igualmente relajadas. Lentamente horas extras nos va conduciendo a “Benny Blanco”, el número 2 en la lista,  aquí el crudo nos sorprende con un piano suave y un saxo de jazz tan complementarios que  pareciera que al MC lo acompañara John Coltrane mientras nos comparte las reflexiones para alcanzar el éxito y el consejo de su madre para que pase, “haga  rap sobre la vida y deje de hacer rap para raperos”.

Después de un breve interludio donde el Crudo defiende al Poblado de los manes que rajan de él, empieza la fiesta con India conocida junto con la Grasa y Dj Moe. Aquí el Crudo con los manes de Doble Porción y Gordo Sarkasmus nos muestran como el rap en español si puede ser fiestero acompañados de un Funk muy movido y un video colorido, dirigido por Camilo Escobar, con una trama curiosa y flexible a la interpretación del público.

Seguimos con “Escama Con Cedula”, un breve relato de la cultura paisa moderna al ritmo de un Boom Bap bien noventero, donde no falta la mención de la grilla, la DT, la del pisco, el sagrado corazón y el arroz con huevo, haciendo clásico lo local.

“No te preocupes por mí” puede no ser el tema que más destaque del álbum, pero a juicio de este periodista, es el mejor de todo el trabajo. Con el acompañamiento del Mañas, Lianna y Vic Deal la canción  reflexiona sobre qué es ser un MC en Medellín. Instrumentalmente el ritmo se siente un tanto experimental con un piano hipnótico el cual acompaña la voz de Lianna, llenando de vida a una pista de tinte reflexivo. Tal vez las rimas más profundas del álbum se encuentren en esta canción, pocas veces tres  mc’s logran dar tal nivel de personalidad a sus letras. Simplemente, escúchelo.

“Desvaneciendo” es un tema corto sobre la dualidad de las relaciones, lleno de humor pero lo suficientemente honesto como para rayar a su novia si se lo dedica. Después de rayar a su novia rayese usted con John Trabota, un tema donde lo importante son  las rimas y el  flow, que parece un cypher entre Crudo, el Mañas y Zof Ziro.

Nos acercamos al final con “Sangre en el Pool Party”, un G-Funk con unos bajos fuertes donde las letras pueden dar a interpretar una sutil crítica a la todavía presente cultura traqueta de Medellín y sus rituales descorchando primero para la animas, las prepas que se propagan, los sueños con Natalia y el gusto de la niña por el man “de la moto y el fierro”. En fin una crítica a una ciudad donde “el doctor está pobre y el criminal está rico”.

El álbum  finaliza con Hubiera, donde se habla de lo que fue de la vida del Crudo y una breve dedicatoria a su amigo Juan Gabriel Quintero (Tanga), cuya voz escuchamos en Sangre en el Pool Party. Con un poco de ironía “Hubiera” nos lleva a su final con el comienzo de “Horas Extras”.

En resumen Todos Tienen que Comer, no es un simple álbum de rap, es una historia por relatar, donde el autor nos cuenta su pasado, reflexiones, críticas y en general su vida, mostrando como un género que a veces peca por monótono tiene una flexibilidad lírica donde se puede hablar de cualquier cosa al grado de profundidad que se quiera. El álbum instrumentalmente es innovador con elemento de Jazz, Soul, Funk, R&B y Boom Bap donde sus principales protagonistas son los bajos y el piano; éste también viene acompañado de sonidos que le dan contexto a la letra haciéndolo así más dinámico y entretenido.  Al igual que las letras, el ritmo cuenta una historia, y aunque cada canción destaca por si sola, éstas cogen muchos más sentido si se escuchan en orden.

Por último no se olvide que Crudo Means Raw hará la presentación de su Album en Marzo 31 en La Pascasia. Boletas disponibles en Javato Jones.

 

Esto fue escrito por

Juan Felipe Vélez Tamayo

Economista egresado de la Universidad EAFIT. Actualmente es investigador asociado de la Fundación ECSIM. Se desempeñó en el pasado como pasante en el Instituto Cato y en la Asociación Nacional de Empresarios Colombianos (ANDI).