Opinión

Se acaban los plazos de la Defensoría para el cierre de la cárcel Bellavista

Según lo determinado esta semana por la Corte Constitucional, se acaban los plazos de la Defensoría Publica para el cierra de la cárcel Bellavista ubicada en Bello, Antioquia.

La decisión adoptada se da luego de estudiar la petición presentada por el Ministerio Publico y hacer un recorrido por la cárcel mencionada. Para el Defensor del Pueblo, Carlos Negret, el hacinamiento actual de la cárcel es insoportable para cualquier persona, “los presos duermen en suelos, baños, en lo que aquí llaman zarzos y busetas; es lo más indignante que he visto en mi vida”

Adicionalmente destacó que, aunque desde el Ministerio de Justicia son varias las estrategias para alivia el problema de hacinamiento carcelario, dichos esfuerzos han sido insuficientes ya que hoy se tiene un establecimiento con capacidad para 1.900 personas, en el que se encuentran 4.600 personas recluidas aproximadamente; es decir que existe un sobrecupo carcelario de más de 2.700 personas.

En consecuencia, el funcionario solicitó a la Corte Constitucional, ordenar el cierre de la cárcel Bellavista hasta nueva orden. Esto quiere decir que no sean recibidos mas presos, sindicados en general, ninguna otra persona que tenga problemas con la justicia.

Así, el eventual cierre del establecimiento carcelario conllevaría al traslado de muchos internos e incluso la remisión de condenados a otras cárceles; lo que podría traer consigo problemas de arraigo, en la medida que, quien se encuentra recluido desea estar cerca de sus familiares y amigos, y en virtud de ello, se deberían buscar cárceles en Antioquia cercanas; de las cuales, solo existe una en el municipio de Caldas con cupos.

Finalmente, agregó Negret que, en busca de evitar el traslado y el colapso de las estaciones de policía e incluso juzgados, la Defensoría trabaja con la Fiscalía en la asignación de defensores públicos. Aunque reconoce que, en el fondo debe propenderse por una justicia menos punitiva.