#EleccionesEEUU2016

¿Quiénes son los otros candidatos a la presidencia de EE.UU?

A diferencia de la mayoría de las democracias del mundo, los Estados Unidos no eligen su presidente por voto popular. Aunque el voto de los ciudadanos es importante en las elecciones presidenciales, la determinación de quién será el próximo presidente queda en manos de unas personas conocidas como “electores” agrupados en un cuerpo llamado Colegio Electoral.

Los 538 electores son elegidos por el voto de los ciudadanos de sus respectivos estados, y estos a su vez tienen la tarea de escoger al presidente de los Estados Unidos. El número de electores por estado es igual a la cantidad de senadores y representantes que cada estado tiene en el Congreso estadounidense y, aunque en teoría los electores son libres de votar por el candidato presidencial que prefieran, en la práctica votan por el candidato que haya obtenido la mayor cantidad de votos en el estado que representan.

Es decir que, si un candidato a presidente tiene una ligera ventaja entre los votantes de un estado con gran población como Texas o California, se llevará todos los electores de ese estado. Esa situación produce desproporciones entre el voto popular y el voto del Colegio Electoral. Pero como es este último el que realmente elige al presidente, se han presentado elecciones en las que el candidato ganador en realidad fue el segundo más votado por los ciudadanos. El ejemplo más reciente es el de George W. Bush en el año 2000, quien llegó a la Casa Blanca a pesar de haber obtenido menos votos que su rival demócrata Al Gore.

Otro detalle complejo es la inscripción de los candidatos. En Estados Unidos los tarjetones electorales no son los mismos para todo el país. En vez de eso, cada estado tiene su propio tarjetón en el que sólo se incluyen los candidatos que se hayan inscrito en ese estado. Las reglas para la inscripción de candidaturas son distintas entre los estados, y muy pocos aspirantes logran aparecer en los 50 tarjetones.

Para ser presidente, un candidato debe obtener 270 votos en el Colegio Electoral. Si nadie logra esa cantidad de votos, la elección se define en la Cámara de Representantes. Esto hace que los candidatos no se concentren en obtener el apoyo del 50% de los ciudadanos, sino en ganar los 270 votos necesarios en el Colegio Electoral, y para lograr esa cifra mágica deben estar inscritos en suficientes estados. Entonces un candidato que esté inscrito solamente en dos o tres estados puede hacer campaña, puede recibir votos, pero no puede ganar la elección.

Sólo tres candidatos están registrados en todos los estados: la demócrata Hillary Clinton, el republicano Donald Trump y el libertario Gary Johnson. Otros seis candidatos tienen acceso a los tarjetones de suficientes estados para sumar 270 votos electorales y alcanzar a llegar a la Casa Blanca. Es bien conocido que la elección real está entre Clinton y Trump, pues el sistema bipartidista favorece a los candidatos demócratas y republicanos. A pesar de ello, por primera vez ambos partidos postulan candidatos tan impopulares entre los norteamericanos que no se puede descartar que algunos de los otros candidatos influyan de manera decisoria en el resultado de la elección del próximo martes.

A continuación, presentamos a los 9 candidatos con posibilidades aritméticas de competir por la presidencia de los Estados Unidos.

 

Hillary Clinton

Partido: Demócrata.

Estado: Nueva York.

Edad: 69 años.

Fórmula vicepresidencial: Tim Kaine.

Votos electorales máximos posibles: 538.

 

Hillary Clinton es la candidata del establishment, cuenta con el respaldo de importantes sectores políticos y económicos norteamericanos, y con una larga y amplia trayectoria en el Congreso y en el Gobierno estadounidense. Ha sido senadora, primera dama y secretaria de Estado, con lo que ha acumulado más experiencia que todos los demás candidatos juntos. Sin embargo, esta mujer de centroizquierda es acusada de ser poco transparente por muchos estadounidenses. La percepción de deshonestidad se ha reforzado con el escándalo de sus correos electrónicos revelados por Wikileaks en las últimas semanas. Aunque desde el inicio de la carrera por la Casa Blanca se ha considerado que es la más probable ganadora, en las últimas semanas las encuestas han reportado una pérdida de apoyo importante a raíz de sus escándalos de corrupción.

 

Donald Trump

Partido: Republicano.

Estado: Nueva York.

Edad: 70 años.

Fórmula vicepresidencial: Mike Pence.

Votos electorales máximos posibles: 538.

 

“El Donald” es un empresario recién llegado a la política con un discurso violento, populista y anti-inmigración que representa a la clase baja y media caucásica que ha perdido sus empleos por las compañías que mudan su producción a otros países y por los inmigrantes ilegales latinoamericanos. Trump ganó las primarias del Partido Republicano pese a la oposición de muchos sectores de ese partido, pues estos estaban divididos entre otros dieciséis precandidatos. No es un republicano convencional: importantes sectores de la derecha de los Estados Unidos han rechazado a Trump pues su plataforma, además de ser incierta y vaga, es autoritaria, proteccionista y poco conservadora. Ninguno de los expresidentes ni excandidatos presidenciales del Partido Republicano respalda su aspiración, al igual que muchos gobernadores, senadores y representantes conservadores. Es impopular especialmente entre las mujeres de su partido debido a sus comentarios misóginos, y mantiene relaciones tensas con los sectores moderados, cristianos y libertarios de su partido.

 

Gary Johnson

Partido: Libertario.

Estado: Nuevo México.

Edad: 63 años.

Fórmula vicepresidencial: Bill Weld.

Votos electorales máximos posibles: 538.

 

El tercer candidato en esta contienda es Gary Johnson, exgobernador de Nuevo México quién también quedó en tercer lugar en la elección pasada cuando compitió contra Barack Obama y Mitt Romney. Johnson tiene el respaldo del tercer partido político más numeroso de los Estados Unidos: el Partido Libertario. Los libertarios son los únicos, además de los demócratas y los republicanos, que tienen actualmente asiento en los parlamentos estatales norteamericanos. El exgobernador ha atraído a su campaña a cientos de republicanos que encuentran en Donald Trump a una persona detestable e imposible de votar. Con un plan para legalizar las drogas, dejar de intervenir militarmente otros países y volver a un sistema capitalista puro de libre mercado, Johnson es especialmente fuerte en los estados del oeste, en los que podría alterar el resultado de la elección. También es popular entre los militares y entre la generación de los milennials, aunque ha perdido apoyo en los últimos días luego de un par de errores en materia de política exterior en entrevistas con la prensa.

 

Jill Stein


Partido: Verde.

Estado: Massachusetts.

Edad: 66 años.

Fórmula vicepresidencial: Ajamu Baraka.

Votos electorales máximos posibles: 522.

 

El Partido Verde de los Estados Unidos alcanzó su mejor resultado en la historia en el año 2000 con Ralph Nader, candidato que obtuvo el 2.7% de los votos a nivel nacional. Desde entonces no ha conseguido volver al 1%, aunque las encuestas le dan el cuarto lugar a su candidata Jill Stein con un porcentaje similar al que Nader logró en el 2000. Jill Stein es médica y agnóstica, y su programa político es de izquierda con énfasis en los temas medioambientales. Uno de los desafíos de Stein durante la campaña ha sido atraer a los jóvenes que votaron por el radical Bernie Sanders en las primarias demócratas, objetivo que no parece haber logrado hasta ahora a una semana de las elecciones. Otro desafío ha sido el de llegar a los medios de comunicación, pues estos le han dado más cobertura a las campañas de Johnson y McMullin que a la suya. De sacar una alta votación, podría poner en peligro la candidatura de Hillary Clinton, y otorgarle la presidencia a Donald Trump.

 

Darrell Castle

Partido: Constitución.

Estado: Tennessee.

Edad: 68 años.

Fórmula vicepresidencial: Scott Bradley.

Votos electorales máximos posibles: 442.

 

El Partido de la Constitución es la fuerza más tradicionalista del conservatismo estadounidense y es el quinto partido a nivel nacional, buscando la imposición de su interpretación de la Constitución y la Biblia en todo el país. Es una coalición de movimientos estatales que desde que comenzó en 1992 han estado en torno al 0,1% de los votos en todas las elecciones, aunque pocas veces han logrado la unidad de todos sus movimientos en torno a un único candidato. En 2016 este patrón se ha repetido, pues el Partido de la Constitución de Idaho ha inscrito a sus propios candidatos en contravía de la decisión nacional de respaldar a Darrell Castle. Castle es abogado, politólogo e historiador; es más duro contra los inmigrantes que Donald Trump, apoya a los movimientos pseudocientíficos conta la vacunación y contra los transgénicos y quiere sacar a los Estados Unidos de la OTAN y de las Naciones Unidas. Sin embargo, todo apunta a que quedará relegado a un papel secundario porque muchas de sus ideas las ha adoptado Donald Trump y porque otros candidatos menores tienen un mejor desempeño en las encuestas. Podría quedar sexto detrás del independiente Evan McMullin.

 

Evan McMullin


Partido: Independiente.

Estado: Utah.

Edad: 40 años.

Fórmula vicepresidencial: Mindy Finn.

Votos electorales máximos posibles: 435.

 

El conservador Evan McMullin planteó su candidatura como una alternativa para los votantes del Partido Republicano que no comparten las ideas populistas y xenófobas de Donald Trump. McMullin ha sido funcionario del Partido Republicano en el Congreso, agente de la CIA, inversionista, y funcionario voluntario del Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas. Su candidatura recibió el respaldo de la organización Better for America, que buscaba una alternativa clara y viable frente a los candidatos Trump y Clinton. McMullin podría ser la gran sorpresa de esta elección, pues varias encuestas le dan posibilidades de ganar su estado natal, Utah, en el que los mormones son un grupo clave para obtener la victoria. Los mormones son votantes tradicionales del Partido Republicano, pero desprecian a Donald Trump ya que, para ellos, carece de valores. McMullin es cercano al excandidato presidencial republicano Mitt Romney, también mormón. De obtener el apoyo de esta comunidad religiosa, podría eventualmente forzar a que la elección presidencial se defina en la Cámara de Representantes al evitar que Clinton y Trump lleguen al número mágico de 270 votos electorales.

 

Laurence Kotlikoff

Partido: Independiente.

Estado: Massachusetts.

Edad: 65 años.

Fórmula vicepresidencial: Edward Leamer.

Votos electorales máximos posibles: 428.

 

Laurence Kotlikoff es un profesor de economía de la Universidad de Boston y su fórmula vicepresidencial es su colega de la UCLA. Este académico e investigador fue también candidato presidencial independiente en el año 2012 luego de fallar en sus intentos por obtener la candidatura del Partido de la Reforma y de la organización Americans Elect.

 

Rocky de la Fuente

Partido: de la Reforma, Delta Americano.

Estado: California.

Edad: 62 años.

Fórmula vicepresidencial: Michael Steinberg.

Votos electorales máximos posibles: 305.

 

Rocky de la Fuente es un empresario, hijo de padres inmigrantes mexicanos, que participó sin ganar estado ni delegado alguno en las primarias del Partido Demócrata. Posteriormente, creó su propio partido, el Partido Delta Americano y obtuvo el respaldo del Partido de la Reforma, que era el principal tercer partido a nivel nacional en los noventas y fue la plataforma política de candidatos opuestos al libre comercio, populistas, nacionalistas, ecologistas, socialistas y neonazis como Ross Perot, Donald Trump, Pat Buchanan, David Duke y Ralph Nader.

 

Tom Hoefling

Partido: de América.

Estado: Iowa.

Edad: 55 años.

Fórmula vicepresidencial: Steve Schulin.

Votos electorales máximos posibles: 369.

 

Tom Hoefling es un activista que ha representado a su partido como candidato presidencial en 2012 y 2016. Previamente compitió por la gobernación de su estado en las primarias del Partido Republicano, las cuales perdió. Su movimiento es una disidencia del ultraderechista Partido de la Constitución, encabezada por el también activista conservador Alan Keyes, quien fue su candidato presidencial en 2008.

 

Mike Maturen

Partido: Solidaridad.

Estado: Michigan.

Edad:52 años.

Fórmula vicepresidencial: Juan Muñoz.

Votos electorales máximos posibles: 332.

 

Mike Maturen es el candidato del Partido de la Solidaridad, un movimiento demócrata cristiano asociado a la religión católica que fue fundado en 2011. Su plataforma combina algunos postulados conservadores, como la oposición al aborto y al matrimonio homosexual, con ideas de centro-izquierda económica como un sistema de salud con pagador único descentralizado y el establecimiento de un estado de bienestar.

Esto fue escrito por

Redacción @AlPoniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.