Internacional Opinión

La gobernanza y su papel en el control migratorio entre África y la Unión Europea

Foto: EFE/ORESTIS PANAGIOTOU

 Este 29 y 30 de noviembre se llevará a cabo en Abiyán, capital económica de Costa de Marfil la quinta cumbre entre los países de la Unión Europea (UE) y los países miembros de la Unión Africana (UA), en este encuentro el tema central será el tráfico ilegal de migrantes. El presente texto tiene como objetivo analizar la doble encrucijada que enfrenta la UE en la presente crisis migratoria, por un lado la gobernanza de la migración y por el otro la persecución a los contrabandistas, quienes negocian de forma ilegal el paso de los migrantes por las fronteras europeas, convirtiendo esta opción en verdaderas travesías inhumanas por el Mar Mediterráneo el cual considero puede catalogarse como el “mar que escupe migrantes”.

El decir que la guerra ha producido refugiados en Europa no es nada nuevo. Las oleadas migratorias generadas por la segunda guerra mundial y los conflictos internos nacionalistas vividos en diferentes países europeos en la posguerra del siglo XX lo demuestran. Uno de ellos, el generado en Bosnia, el cual hizo movilizar a más de dos millones de civiles en busca de asilo y amparo en sus países vecinos. La novedad está en que las actuales oleadas migratorias, específicamente las provenientes de países asiático y africanos entre ellos Libia, deben enfrentar las decisiones ya no de un Estado como lo fue en el siglo XX, sino las decisiones de un bloque económico y político de Estados: la Unión Europea (UE), la cual para politizar esta clase de situaciones creó desde el año 1999 el SECA[1] (Sistema Europeo Común de Asilo). A estas medidas políticas y económicas se le suma la lucha de la  (UE) contra el mercado de las migraciones irregulares por parte de los contrabandistas humanos.

La UE este año ha registrado según el diario el País, más de un millón de peticiones de asilo y refugio, una cifra récord después de la segunda Guerra mundial, lo que convierte a esta situación en una crisis migratoria de altas proporciones humanitarias. Según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) esta crisis perdurará porque “(…) no se vislumbran soluciones a las guerras y desastres que la generan. Se trata de la oleada migratoria más heterogénea de las que ha vivido Europa por la variedad de países de origen” (El País, 2017). Esta situación pone a prueba los principios humanitarios y demócratas de la (UE), por lo cual se le llama a asumir su misión de Gobernanza de las migraciones basada en la protección de los Derechos Humanos.

Según la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, se entiende por Gobernanza de las migraciones al conjunto de normas jurídicas y estructuras orgánicas que regulan y determinan el actuar de los Estados en respuesta a la migración internacional, al abordar derechos y obligaciones y fomentar la cooperación internacional. (NACIONES UNIDAS , 2011). Por su parte, La  Comisión Internacional  sobre las Migraciones  (OIM) ha señalado que: “En el ámbito de las migraciones internacionales, el gobierno cobra varias formas, entre ellas las políticas migratorias y los programas de cada país, debates y acuerdos entre Estados, foros multilaterales y procesos consultivos, actividades de organizaciones internacionales, al igual que las leyes y normas”(2015).  La gobernanza es un concepto importante en el campo de la Management, específicamente en relación con la migración y los derechos humanos, ya que desde ella se le otorga a los Estados el papel de Gestión por encima del papel de Control o Contención.

La (Gobernanza), refiriéndonos a la gestión de los Estados de la (UE) en el caso específico de las migraciones actuales deberá perfilarse  desde los siguientes aspectos:

  • Simplificar la condición de la determinación de refugiado manejado por (SECA):

    Según el Derecho Internacional sostiene que la determinación de la condición de refugiado es declaratoria, lo que significa que no le convierte a uno en refugiado, sino se declara que lo es (Staples, 2016). Esto significa que la UE debe avanzar en el reconocimiento declaratorio de los refugiados para asegurarles la protección de sus derechos.

  • Establecer la figura de visados humanitarios para los migrantes:

De esta manera se garantiza el paso seguro por los países europeos para poder solicitar asilo, evitando el represamiento fronterizo (política de contención), y los campos fronterizo improvisados para los refugiados, los cuales han demostrado estar habitados en condiciones de miseria[2].

  • Activar lo mecanismos de defensa y atención y rescate humanitario de la UE:

Con lo cual se aseguraría las condiciones básicas de refugio seguro, atención médica y alimentaria. Actuar en bloque todos los países de la UE ayudaría a que sus Estados repensasen si es necesario activar sus antiguos protocolos de controles fronterizos y permitiría además a disminuir los intereses xenófobos nacientes pro nacionalistas. Este mecanismo permitiría además la adecuación de caminos legales y seguros para la protección de los emigrantes  (Kessler, 2016)

  • Fortalecer esfuerzos voluntarios entre las empresas públicas y privadas:

Con lo cual se buscará incentivar procesos de vinculación social y laboral. Cabe anotar que una gran masa de refugiados actualmente en contra de la visión generalizada son población con una formación académica media, lo que los convierte en potencial de desarrollo en los países receptores.  (El País, 2015)

  • Fortalecer  jurídicamente y políticamente de las alianzas entre los países emisores y receptores de los emigrantes:

Buscando así políticas seguras que permitan la salida recepción y repatriación de los emigrantes, sin necesidad de constreñir su Derechos.

La (UE) al ser el epicentro actual de las grandes oleadas migratoria y ante la ausencia de políticas claras que garanticen el visado y por lo tanto el ingreso legal de los migrantes, ha dado cabida a que una poderosa mafia de traficantes tome el control sobre los viajeros que deseos de huir de sus Estados ya sean por razones de guerra o por el deseo de mejorar su calidad de vida se sometan a los tratos más aberrantes. Con lo cual La UE pierde todo el control sobre la población real que ingresa en sus territorios y permite tácitamente la vulneración impune de los Derechos Humanos que son la cúspide de sus idearios desde la Modernidad.

La vulneración de los Derechos Humanos que sucede sobre toda la etapas del proceso migratorio hacia Europa, se evidencia en delitos como homicidios, abusos sexuales, explotación laboral y especialmente en tráfico ilícito y trata de personas, el cual se tipifica penalmente desde tres condiciones: primera, la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas; segunda, la amenaza o el uso de la fuerza u otras formas de coacción, rapto, fraude, engaño, abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona para tener autoridad sobre otra, y tercero, la implicación con fines de explotación sexual o trabajos y servicios forzados, esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos.  (Romero, 2015). A estas violaciones se les suma la vulneración de mujeres y niños ante sometimientos sexuales, lo que los hace más proclives a contraer enfermededades sexuales.

A modo concluyente, podemos agregar que se hace necesario fortalecer la gobernanza en temas migratorios a nivel de la UE, con lo cual se garantizará y salvaguardará la protección de los Derechos Humanos de los implicados. De igual manera este fortalecimiento permitirá abiertamente la aplicación del Derecho Internacional Humanitario por encima de los mismos Estados, ya que garantiza la adhesión y cumplimiento de los tratados internacionales por parte de los países miembros.

 

[1] El SECA facilitará el acceso al procedimiento de asilo a las personas necesitadas de protección; permitirá la adopción de decisiones más justas, rápidas y acertadas; asegurará a quienes temen persecución que no se les devolverá a la situación de peligro; y, finalmente, ofrecerá condiciones dignas y aceptables tanto a los solicitantes de asilo como a los beneficiarios de protección internacional dentro de la Unión. (SECA , 2014)

[2] Para ahondar en este planteamiento recomiendo el texto Grecia, un país abrumado por refugiados en condiciones miserables.: http://www.nytimes.com/es/2016/03/31/grecia-un-pais-abrumado-por-refugiados-que-viven-en-condiciones-miserables/ y el texto: Una red de campamentos en el camino a Europa, en : http://www.fmreview.org/sites/fmr/files/FMRdownloads/es/destino-europa/RMF51_destino_europa.pdf

Esto fue escrito por

Juan Carlos Cardona Londoño

Soy docente orientador de procesos en educación básica y educación universitaria en la ciudad de Medellín, magister es estudios Políticos de la UPB, interesado por temas relacionados con las dinámicas educativas, urbanas y políticas.