Líderes

“La academia debe entender muy bien las necesidades empresariales”: Carlos Eduardo Botero

Creo que en Antioquia hay empresarios muy tenaces en el sector textil confección que han mostrado que a pesar de la adversidad y de momentos complejos la industria puede reinventarse.

Al Poniente conversó con Carlos Eduardo Botero, actual presidente de Inexmoda, acerca de los retos de la industria textil en Colombia.

A.P: ¿Quién es Carlos Eduardo Botero?

Carlos Eduardo Botero: Soy de Pereira; tengo dos hermanos más y soy el mayor de los tres hijos, casado con Cristina Toquica y tengo hoy dos hijas; Rebeca de ocho años y Matilde de cuatro años. Estudié toda la primaria y bachillerato en el colegio Calazans, fui basquetbolista y nadador en el colegio. Hacia 1987 inicié mi carrera universitaria y me vengo para la ciudad de Medellín a estudiar administración de negocios en la Universidad EAFIT. Ahí empiezo la carrera, tengo la oportunidad de hacer dos prácticas empresariales; la primera con Frisby en un proyecto con Coca Cola Company en Pereira, montando todo el plan de mercadeo para Frisby; y la segunda practica universitaria la hago en Carvajal, en Cali, en ese momento Carvajal era la única multinacional en Colombia y fue muy interesante esa experiencia tanto en la empresa como el hecho de vivir en otra ciudad.

En 1992 me graduó y empiezo a trabajar en la Fiduciaria del Valle, luego en la Fiduciaria de Suramericana y posteriormente, en el Leasing de Suramericana siendo gerente de esta en el Eje Cafetero.

Me fui a hacer una maestría en Gerencia Internacional en la Universidad de Oxford, Inglaterra. De las reflexiones que tuve durante este espacio de maestría estuvo siempre una inquietud por el sector público; llego a Colombia en 1997 y se da la oportunidad de conocer y vincularme con el gobernador electo de ese momento, Carlos Arturo López Ángel y a partir de esto y hasta el 2000, fui Secretario de Hacienda del departamento de Risaralda, una experiencia espectacular en la que conocí el tema de lo público.

De ahí conocí a Luis Carlos Villegas que en ese momento era presidente de la ANDI y me invitó a hacer parte del proceso de selección para elección del director de una cámara del sector textil confección que se estaba creando en ese momento. Pasé la selección y entro a trabajar en enero de 2001 como director de la cámara textil confección de la ANDI, allí estuve ocho años muy interesantes en los que me vinculé muchísimo con el proceso de Tratado de Libre comercio con Estados Unidos y en todos los procesos previos para sacar el tratado adelante.

Fue una oportunidad de darme a conocer entre los empresarios del sector textil confección colombiano y en ese sentido me invitaron a participar del proceso de selección para elegir al director de Inexmoda y también conté con esa fortuna; empecé a trabajar en Inexmoda en junio de 2008 y ya hoy completo ocho años y medio, una experiencia profesional también muy enriquecedora.

¿Por qué no seguir en el sector público como Secretario de Hacienda y aspirar a cargos de elección popular más adelante?

En su momento busqué y exploré la posibilidad de ser alcalde de Pereira, por supuesto no es solo de ganas sino también de votos y en ese sondeo vi que no había el apoyo suficiente para lograrlo y abandoné el tema.

Hoy me siento muy contento de tener la posibilidad de servir, que es lo que hace uno al final del día en el sector publico si lo hace bien hecho; también tengo la posibilidad de servir desde la ANDI y desde Inexmoda a un sector importante para el desarrollo del país como es el textil confección.

 

¿Qué debe tener un buen gerente?

Debe tener poder de decisión; empoderamiento de su equipo, conocerlos y entenderlos para sacar lo mejor de ellos; tratar de ser ambicioso y tener sobre todo una vocación de servicio porque nada se gana con el éxito y servicio si no hay una calidad en ese tema.

 

¿Hay alguna decisión empresarial que lo lleve a arrepentirse de algo?

No, estoy muy contento con lo que he hecho; también he estado contento con los fracasos y equivocaciones que he tenido, son parte del aprendizaje y hoy son grandes los retos profesionales en Inexmoda.

 

¿Cuál fue la equivocación que más le enseñó?

Han sido muchas, creo que todos los días entre más uno haga, más errores va a cometer; proyectos que cree uno van para un lado y resulta que por ahí no era. Es un tema constante, pero hay que aprender de los errores y eso tratamos de hacer acá en Inexmoda; más que juzgar buscamos aprender.

Como dicen, abrazamos el fracaso y es un tema de aprendizaje.

 

¿Cuál debe ser la vinculación que tenga la academia con el sector privado para desarrollar la región?

Fundamental, la academia debe entender muy bien las necesidades empresariales y el mundo empresarial debe entender a su vez muy bien cómo es la dinámica en la academia; con una buena unión de ambos aspectos se pueden lograr cosas maravillosas.

En Estados Unidos y en Europa hay un modelo claramente definido, en Colombia ha habido avances importantes y algo que me llama mucho la atención es el tema de comité Empresa- Estado- Universidad que tienen en Medellín que es ejemplo a nivel nacional e internacional y es un ejemplo valioso de cómo todos los días la universidad, el sector público y las empresas trabajan por unos objetivos comunes.

 

¿Quisiera usted volver a Pereira y enseñar su visión gerencial para la administración?

Obviamente si hay oportunidades, ahí estaré; por supuesto es ahí donde están mis padres y hay mucha familia y siempre es un honor ir a Pereira. Hoy me siento muy bien en la ciudad de Medellín, hay retos profesionales muy interesantes.

 

¿Qué ha aprendido en Inexmoda que no haya aprendido en otra empresa?

Uno, la capacidad de conocer a mayor profundidad los empresarios. Dos, aprender de personas muy diversas y talentosas que tiene este instituto. Tres, la gran capacidad de servir, al ser una fundación privada sin ánimo de lucro esos objetivos de poder servir a los empresarios, atender sus necesidades, a los futuros empresarios y a los estudiantes; ha sido una experiencia muy positiva.

 

¿Qué caracteriza al empresario antioqueño frente a otros empresarios del país?

Yo diría que el tema del emprendimiento, los empresarios antioquenos son muy emprendedores y es una característica esencial para poder generar nuevos empleos.

 

¿Qué hace usted en el tiempo libre?

Me gusta estar con mis hijas, mi familia, ir a cine, a comer con ellas. Ir a cine, jugar golf, ir al gimnasio, viajar.

 

¿Qué libro recomendaría?

Hay muchos libros de mercadeo muy interesantes que me han gustado, de liderazgo; he tenido la oportunidad de leer diferentes temas, no soy de leer libros completos, me gusta leer capítulos y frases.

Ahora me ha gustado la experiencia Sillicon Valley, ha sido muy interesante entender esa cultura y esa dinámica.

 

¿Se puede hablar de innovación y transformación en Medellín al nivel de otros cluster a nivel mundial como Sillicon Valley?

Algo importante es que Sillicon Valley solo hay uno y es el que queda en San Francisco, los países del mundo pueden adoptar experiencias y modelos de lo que existe en San Francisco, pero cada ciudad del mundo debe encontrar su propio ADN para poder generar innovación.

 

Si Silicon Valley o Silicon Wadi le apuestan a la tecnología, ¿a qué le debería apostar Medellín en su industria?

Aca hay unos qué hacer muy importantes, de mucha tradición. Hay unos servicios muy valiosos, tema de industria manufacturera impórtate que no se puede perder y es cómo incorporar esos elementos nuevos de tecnología para que sean mucho más eficientes, puedan prestar mejores servicios a la sociedad.

Lo que viene haciendo Ruta N es muy interesante para esa relación con la industria manufacturera de nuestra región.

 

Un empresario antioqueño que usted admire:

Muchos, creo que en Antioquia hay empresarios muy tenaces en el sector textil confección que han mostrado que a pesar de la adversidad y de momentos complejos, han sabido reinventarse. Hay muchas categorías muy interesantes, que han sabido observar y con mucha visión y tenacidad han sabido pasar momentos difíciles.

 

¿Qué expectativas tienen a futuro con la reforma tributaria aprobada el año pasado?

Muy enredada, me parece que es una reforma que hace un retroceso en todo el tema de competitividad de las empresas, retroceso en toda la carga tributaria para los empleados; por lo tanto, va a haber menos dinero circulante para el consumo.

Sin embargo, estoy seguro que en el segundo semestre del 2018 vendrá otra reforma tributaria.

 

¿Y qué puede traer esa reforma tributaria?

Ojalá la estructural que tanto se ha hablado, con estructural me refiero a buscar cómo las empresas son mucho más competitivas. Hoy estamos entre el top cinco de países con más alta carga tributaria del mundo; pero yo diría que en otros lugares esas contribuciones se utilizan bien porque, las comparaciones que hacen son con Suecia, Dinamarca; pero allá la educación es gratis, la infraestructura es impecable. En cambio, en nuestro país tenemos impuestos muy altos, pero creo que la peor infraestructura del mundo.

Hoy las políticas económicas pueden evaluarse muy fácil a posteriori ¿qué cree usted que le faltó al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos para que no golpeara tan fuerte los sectores industriales antioqueños?

Pienso que hubo mucha demora en su aprobación, desafortunadamente entre el momento en que se cierra la aprobación y el momento en que se pone en vigencia el Tratado de Libre Comercio pasó mucho tiempo y el mundo cambia; en Colombia empieza a haber devaluación, inician los problemas con Venezuela, las empresas que tenían mucho interés exportador cambian ese interés. Entonces, quienes en su momento se consideraban ganadoras con el Tratado de Libre Comercio empezaron a perder interés en el tema exportador.

 

¿Cuál ha sido el mejor presidente de Colombia para usted?

Para mí de los que haya podido vivir, creo que Álvaro Uribe Vélez ha sido el mejor presidente, pero puede pasar a la historia como el peor expresidente por todo lo que ha venido sucediendo. Pero, Álvaro Uribe definitivamente logró sacar a este país del hueco en que estábamos, nos devolvió la oportunidad de creer en el país y es el mejor presidente que yo he tenido la oportunidad de vivir.

 

En economía hay un libro muy importante que se llama “¿Por qué fracasan los países?”, si habláramos de empresas, ¿por qué fracasan las empresas en Colombia?

En el 2006 o 2007 Colombia estaba en esas condiciones, era un país fallido por falta de liderazgo, falta de visión, falta de enfoque y falta de un equipo competitivo.

 

¿Qué necesita un buen líder?

Tener foco, tener capacidad de sacar el potencial de cada una de las personas para empoderarlos; tener mucha visión para llevar a las compañías a un buen puerto.

 

¿Cuál es el mayor aporte que le da Inexmoda al sector empresarial en Colombia?

Es una institución que le permite a todas las empresas del sistema moda, buscar permanentemente la posibilidad de ser mucho más competitivos, oportunidad de tener escenarios para conectar el mercado con oferta y demanda; una área de influencia Latinoamericana y por supuesto, la informacion que tenemos en conocimiento para acompañar el desarrollo y competitividad de la industria de la moda en Colombia.

 

¿Qué le dice a usted la frase “A Pensar de Todo”?

La posibilidad de tener la mente abierta siempre mirando las oportunidades que ofrece hoy el mundo, pero lo importante es una canalización de esas oportunidades para no desenfocarse y es uno de los grandes retos que tienen los gerentes en las compañías, mantener las compañías enfocadas sin perder oportunidades que permanentemente están en el mercado.

 

Etiquetas