Líderes

Juan de Zubiría, candidato libertario a la presidencia

Ya son varios, diez o doce, los candidatos y pre-candidatos a las presidenciales de 2018. Vendrán otros, seguramente. Todos son políticos más o menos curtidos, con experiencia en dos o más votaciones y un amplio historial parlamentario o en cargos ejecutivos de elección popular. Por eso llama la atención la aparición de un candidato sin experiencia política de ningún tipo y que, como rasgo diferenciador,  se declara abiertamente partidario de un estado mínimo. Es Juan de Zubiría, el candidato presidencial del Movimiento Libertario. Al Poniente conversó con él y con Tatiana Castelblanco y Mateo Amaya, dos jóvenes libertarios que apoyan su candidatura.

Al Poniente: Juan, empecemos por la básico. ¿Qué es ser libertario?

Juan: Ser libertario es ser una persona que cree más en la persuasión que en la coacción. Los libertarios adherimos al principio filosófico de la no-agresión.  Creemos que una mejor sociedad se construye por las buenas, no por las malas. Se construye usando el diálogo,  la persuasión, la construcción social por encima de la fuerza. El Estado es la institución social que tiene el monopolio del uso de la fuerza. Los libertarios preferimos reducir el poder del Estado para reducir el uso de la fuerza y poder construir una sociedad más persuasiva y menos coercitiva.

En este momento hay otra serie de candidatos y pre-candidatos que están presentando propuestas a la gente: Fajardo, Claudia López, Robledo, Duque y otros más. ¿Qué son esos candidatos? ¿En qué te diferencias tú de ellos?

Juan: Todos esos candidatos, como todos, absolutamente todos los partidos políticos de Colombia son estatistas. Ya sean de izquierda, ya sean de derecha, ya sean totalitarios: son estatistas. ¿Qué quiere decir eso? Son candidatos y partidos políticos que creen que todas las soluciones a los problemas sociales pasan por el estado. Por el contrario, los libertarios creemos que cuando tenemos un estado muy grande, el Estado es la fuente de los problemas y no de las soluciones. La solución a los problemas pasa por reducir el poder del Estado más que por aumentarlo. Nos diferenciamos radicalmente porque somos los que proponemos reducción radical de impuestos, reducción radical de la burocracia, reducción radical de la intervención del estado en la vida de las personas; a diferencia de todos los demás candidatos que son estatistas de izquierda o de derecha.

Entonces Juan de Zubiría está solo contra todo es mundo de estatistas.

Juan: Desafortunadamente es así. Me gustaría que hubiera más candidatos con ideas libertarias, pero en América Latina no falta aún desarrollar mucho el pensamiento libertario.

Mateo, ¿de dónde surge esto del pensamiento libertario? El Movimiento Libertario de Colombia, al que pertenecen muchos jóvenes como tú y como Tatiana, ¿es algo aislado o tiene referentes en otros lugares del mundo?

Mateo: Ese es un fenómeno mundial. El libertarismo comienza a expandirse a finales del siglo XX, especialmente en los Estados Unidos. El gran exponente del libertarismo de ese país es Ron Paul, quien fue candidato por el Partido Libertario en 1988 y en las elecciones de 2008 y 2012 participó en las primarias del Partido Republicano. Esa participación de Ron Paul ha contribuido a la difusión de las ideas libertarias. El más reciente exponente del libertarismo es Gary Johnson quien en las elecciones presidenciales de 2016 se presentó por el Partido Libertario y obtuvo cerca de cuatro millones y medio de votos.

¿En Estados Unidos hay un Partido Libertario?

Mateo: Sí. Es el tercer partido en votos, después del Demócrata y el Republicano.

¿Qué es el Manifiesto Libertario?

Mateo: Es un libro escrito por Murray Rothbard economista de la Escuela Austríaca y uno de los fundadores del Partido Libertario. En ese libro, publicado en los años 70, se exponen los principios de la construcción de una sociedad libre sin la intervención o con la mínima intervención del Estado.

Tatiana, para las mujeres, ¿qué hay políticamente diferente a los demás partidos en los planteamientos libertarios? ¿Tiene el libertarismo planteamientos feministas?

Tatiana: Los libertarios apoyan el feminismo de primera ola, el que buscó la igualdad. A las libertarias no les interesa que el estado las prevalezca por encima del hombre, como pretende el feminismo actual o de tercera ola. Pensamos que ya la lucha se dio, se obtuvo la igualdad ante la ley y ya es hora de pasar esa página. Buscamos el reconocimiento de la mujer por sus capacidades, como cualquier individuo, hablamos de una defensa del individuo. Defendemos la igualdad ante la ley, no los favores por la ley.

Hablaste de feminismo de primera ola. ¿Qué es eso?

Tatiana: Ese fue el que se dio a finales del siglo XIX y principios del XX. El logro más importante, aún más importante que el derecho al voto, es el reconocimiento de la ciudadanía, el ser ciudadana. Que yo no dependa de mi papá, de mi hermano o de mi esposo para tener ingreso y para tener propiedad. Lo más importante es el reconocimiento de la mujer como individuo.

Entonces tú, como libertaria, no estás de acuerdo con lo que se llaman acciones afirmativas.

Tatiana: No, nada de eso. Por eso repito: igualdad ante la ley, no beneficios por la ley. No estoy de acuerdo con buscar y obtener ventajas por la ley solo porque somos mujeres.

Ya entiendo mejor eso de ser libertario. Juan, podrías enunciar cinco puntos de lo que sería una plataforma libertaria de cara a las elecciones de 2018.

Juan: Te digo las cinco propuestas más importantes de la campaña. Primera, eliminar completamente el impuesto del IVA; segunda, plena libertad educativa; tercera, legalizar todas las aplicaciones de economía colaborativa, Uber y todas las demás; cuarta, construir infraestructura sin impuestos y quinta, legalizar todas las drogas para, ahí sí, construir una paz estable y duradera.

Veamos la primera. El IVA son 19 puntos porcentuales y con eso se recauda  una gran cantidad de dinero. Si eliminas el IVA, ¿cómo se financiaría el llamado gasto social?

Juan: Hay un artículo de Luis Guillermo Vélez, ¿lo conoces?, publicado el año pasado en la revista Dinero donde se muestra que puede hacerse un recorte de 20 billones de pesos en gasto burocráticos.  Posteriormente, Mateo Amaya profundizó en el tema y mostró que podía hacerse un recorte aún mayor. El IVA recauda 31 billones de pesos. Según el Contralor General de la Nación, la corrupción se está llevando 50 billones. Los libertarios creemos que la única forma de acabar con la corrupción es quitándole dinero y poder al estado. Quitándole dinero reduciendo o eliminando impuestos y quitándole poder reduciendo la burocracia. Hay posibilidades de reducir impuestos sin impactar aspectos sensibles como educación, salud, infraestructura.

Háblame de la inversión en infraestructura sin impuestos.

Juan: Los caso de corrupción críticos del País están relacionados con la infraestructura: Reficar, Odebrecht,  Ruta del Sol, Navelena, los Nule, etc. En infraestructura se mueven grande sumas y es difícil seguir los diversos rubros. Es muy complejo. Las obras de infraestructura deben construirse con recursos privados. Hoy día las empresas privadas manejan grandes recursos públicos y allí entra la corrupción. No hay incentivos para hacer la obra a tiempo, se gana más con las demoras. El túnel de la Línea estaba para 5 años y ya van 16. Que los privados hagan las obras como lo hacen hoy pero exclusivamente con dineros de ellos. Que recuperen su inversión con peajes, que hagan sus análisis financieros y vean las obras que se pueden hacer recuperando la inversión en un plazo de 20 o 25 años. Si se hace esto se está atacando el foco principal de corrupción. Desde hace años hay empresas de Japón, China, Corea que han propuesto construir, por ejemplo, el metro de Bogotá en alianza público-privada donde el estado ponga cero pesos y cobrando una tarifa igual a la de Transmilenio. Esto no se ha podido hacer  porque los políticos se oponen.

Pasemos a otro punto. Me parece poco realista el planteamiento sobre las drogas. En eso dependemos de otros.

Juan: Veamos lo que está pasando en el mundo. En Estados Unidos hay ya doce estados donde la marihuana es legal y en cinco de ellos lo es para uso recreativo. En Portugal hace 20 años legalizaron todas las drogas y se redujo en consumo a la mitad. Holanda ha avanzado mucho en la legalización, también España y Uruguay. En Estados Unidos el gasto en la lucha contra las drogas no ha dejado de crecer en los últimos 40 años y el porcentaje de adictos se ha mantenido en 1,5%. Ese es un problema de salud pública que debe ser atacado como tal.

Mateo, vuelvo contigo. Ya les entendí. Hay un candidato libertario que es Juan y un montón de candidatos estatistas. Entre todos estos, ¿cuál sería el menos ominoso desde el punto de vista libertario?

Mateo: Con compañeros del Movimiento Libertario hemos discutido eso y nos parece que el menos estatista es Rafael Nieto, pre-candidato del Centro Democrático. El habla bien del libre mercado, de la libertad de las personas para comerciar, para generar empresa, etc. Nieto podría ser como el más cercano pero le falta mucho para ser un libertario. Un Ordoñez nunca lo será porque ataca a las personas de condición homosexual o que se apartan de sus ideas religiosas.

Si yo te dijera, Tatiana, que un candidato libertario es casi un chiste. ¿Qué me responderías? Ustedes, realmente, ¿qué esperan de la candidatura de Juan?

Tatiana: Me parece que solo con que se empiece a hablarle a la gente de que pueden vivir sin el Estado es ya un paso muy grande. Vemos ya una tendencia importante como lo ya señalado sobre Gary Johnson. Se dice que Hilary perdió por los votos que se desviaron al candidato libertario. En Colombia ya se ha permeado y algunos candidatos empiezan a hablar de la reducción de los gastos del Estado. Creo que eso no es resultado del azar.

Una última pregunta para Juan. ¿Quién es Juan de Zubiría y cómo llegó a este proyecto casi delirante?

Juan: Soy libertario de corazón y creo que como libertario tengo la responsabilidad de contribuir a construir una sociedad sin depender de otros. Por eso, hace cuatro años convertí el primer carro eléctrico en Colombia, porque si quiero tener una ciudad más limpia no debo esperar a que el gobierno ponga multas y ejerza la coacción. También por eso adopté tres jóvenes, para poner mi granito de arena en la construcción de una sociedad mejor. Soy padre soltero de tres jóvenes adoptados  y de una bebé biológica. Siempre me he guiado por ese principio de no esperar a que otros hagan o me impongan lo que creo que debo hacer. Soy de una familia de educadores, mi papá, Miguel de Zubiría, es el fundador del Instituto Alberto Merani, el colegio más innovador de América Latina. El director del Instituto es mi tío Julián y yo mismo soy educador.

Entonces ahora como educador estás en esta campaña para educar a la sociedad en las ideas libertarias.

Juan: Sí, es así. Queremos hacer una campaña educativa, pero no descarto que podamos dar una sorpresa. Mira lo que está ocurriendo en el mundo – Macron, Trump, Trudeau – la gente quiere perfiles diferentes a la política tradicional. Hay un espacio y hay que llenarlo con ideas y caras nuevas.

Al Poniente: Me gusta ese optimismo. Mucha suerte Juan.