Líderes

Jorge Londoño de la Cuesta, nos cuenta los logros y desafíos de EPM

Jorge Londoño de la Cuesta, gerente de EPM.
Jorge Londoño de la Cuesta cumplió año y medio en la gerencia de Empresas Públicas de Medellín. Al Poniente conversó con él sobre su experiencia en el cargo...

Jorge Londoño de la Cuesta cumplió año y medio en la gerencia de Empresas Públicas de Medellín. Al Poniente conversó con él sobre su experiencia en el cargo, la situación actual de la empresa, el estado de los principales proyectos y otros temas de interés.

¿Qué significa llegar del campo de la investigación estadística, las encuestas y los estudios de opinión a la gerencia de esta Empresa?

Ha sido una experiencia muy enriquecedora. Es mucho lo que se aprende desde este cargo de la ciudad, el país y de América Latina. Son enormes los retos de tipo empresarial que hay que afrontar y  los beneficios sociales que uno puede vivir.  Creo que nada de eso se puede encontrar en otra parte diferente a EPM. EPM ha sido una empresa muy admirada cuando voy a otra ciudad de Colombia o a otro país, porque tiene esa mezcla de ser el Estado, pero eficiente. Es una entidad 100% pública y que presta los servicios de una forma que los ciudadanos se sienten muy orgullosos de ella. Para mí ha sido una experiencia y será experiencia inolvidable, esto marcará indudablemente mi vida de una forma significativa.

¿Esperaba el nombramiento?

De alguna manera cuando el alcalde me hizo la invitación le dije que sí porque en la investigación yo ya llevaba veintisiete años.  La empresa era de tipo familiar cuyo reto fundamental que yo había trazado era ir formando un personal que me sucediera. Ya venía en ese proceso de formación antes de que el alcalde me hiciera la invitación. Cuando el alcalde me hace la invitación, me tocó dar el paso con esta oportunidad tan bonita que me dio la vida. Por el otro lado, sigue la compañía.

Gerente, habló usted de retos. Háblenos en este tiempo de cosas duras que le ha tocado manejar.

Indudablemente el tema de Guatapé es uno de los temas más complejos que nos ha tocado en este año y medio. Recientemente por cuestiones fortuitas se juntaron también dos o tres eventos de gran magnitud con algún significado complejo. La salida de Playas, el accidente que hubo en una vereda del municipio de Santo Domingo, más las dificultades que estamos teniendo con el desarrollo de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales en Bello.  Son una serie de circunstancias que indudablemente lo ponen a uno a prueba y le templan un poquito los nervios.

Cuéntenos de la planta de Bello, de su significación para la ciudad y de las dificultades que menciona.

Lo importante es no perder ni desviarse del sueño que es tener un rio Medellín limpio.  Hoy en día se está tratando el 25% de las aguas residuales en nuestra planta San Fernando en Itagüí.  Cuando entre en operación Bello, se estará tratando en un 75% todas las aguas negras y residuales que se generan en la Ciudad. Incluso, cuando entre Bello en operación, el rio Medellín va a recobrar vida, podrán irse viendo plantas en el rio de Medellín que antes era impensable. Se está cubriendo el sur con la planta de San Fernando, el centro y el norte con la planta de Bello, y habría que desarrollar a futuro una o dos plantas de tratamiento en Girardota o en Barbosa para cubrir el 100% del Valle de Aburrá; todo ello estará ocurriendo a mediados de la década entrante, es decir, unos siete u ocho años.

En este momento la planta Aguas Claras en Bello, ha avanzado en un 88% y esperamos que entre en la primera fase de operación en el primer trimestre del año siguiente, es decir, en unos seis meses, y la fase de estabilización de esas operaciones se demora otros seis meses; así, en un año debe estar la planta operando a full capacidad.  Esta planta es tres veces más grande que la de San Fernando y llegará hasta tratamiento secundario, es muy bonito ver cómo todos los lodos  que se generan al limpiar las aguas, serán llevados a una planta de secado térmico para convertir los lodos en polvo que pasará a ser abono para recuperar otros territorios del departamento de Antioquia, pero la energía que usamos para convertir esos lodos en polvo, abono, es la energía del biogás que produce la misma planta; es un sistema apasionante, entregaremos el agua limpia al río Medellín y esos residuos que estamos extractando los vamos a utilizar para abonar nuestras tierras.

Gerente, hablando un poco de las dimensiones de EPM, cuéntenos ¿cuántos usuarios tiene EPM?, ¿Cuántos hogares están cubriendo el portafolio de servicios que tiene la empresa?

El grupo, en todos los departamentos de Colombia y en todos los países en los que está presente, tiene aproximadamente 22 millones de usuarios. Es una empresa cuyos activos se acercan a 43 billones de pesos; el patrimonio, que es lo que hemos construido todos los colombianos con trabajo, se acerca a 20 billones de pesos.  Año a año, esta Empresa le traslada la mitad de sus utilidades al municipio de Medellín, que para el caso son un billón de pesos que le estamos trasladando todos los años para que haga programas de inversión social y de desarrollo. Yo personalmente me pregunto qué sería Medellín si no se le trasladara este billón de pesos para inversión, seguramente sería una ciudad muy parecida a cualquier otra de Colombia ya que a Medellín lo que la hace distinta son los recursos que le aporta EPM año a año.

Respecto a las principales inversiones que tiene la empresa en territorio nacional y en el extranjero, ¿Qué proyectos están adelantando?

Nosotros tenemos presencia  en ocho departamentos de Colombia y en cinco países Latinoamericanos. En la Guajira tenemos un parque eólico de generación; en Atlántico tenemos, en un municipio que se llama Malambo, un sistema de acueducto y alcantarillado para suministrar el servicio a todo el municipio;  en el Norte de Santander hacemos toda la distribución de la energía con la empresa que se llama CENS adquirida por el grupo hace cerca de veinte años; en el departamento de Caldas estamos tanto en la distribución de energía como en las plantas de generación; estamos en distribución  en Risaralda, exceptuando Pereira; tenemos el departamento de Quindío cubierto con la distribución de energía y en el Chocó estamos colaborando con el suministro de agua y acueducto en Quibdó. En Antioquia sí es donde tenemos la mayor presencia contando con energía su generación, acueducto, alcantarillado y gas. Adicionalmente a esto, tenemos algunas inversiones importantes en Colombia como el 50% más una acción en Tigo-UNE y tenemos cerca del 13% en ISA -Interconexión Eléctrica S.A.-, eso en Colombia.

En Latinoamérica tenemos operaciones en México en tratamiento de aguas residuales; en Guatemala  tenemos una operación de generación y distribución de energía y en El Salvador y Panamá  tenemos tanto generación como distribución de energía. En Chile tenemos un parque eólico de generación de energía y una empresa de prestación de servicios de agua tanto para la población como para el sector minero chileno.

Recientemente salió un ranking de las empresas más grandes de Colombia ubicando a EPM como la tercera y reportando unos ingresos operacionales que crecieron un 13% y unas utilidades que tuvieron un aumento del 80%; ¿A qué se debió este aumento en comparación con las utilidades?

Esto está relacionado con varios factores: el primero es que la tasa de cambio al final del año pasado nos ayudó, el segundo es que el pago del seguro del accidente de Guatapé logramos gestionarlo en el año 2016 y tercero, nosotros habíamos previsto en años anteriores unas tasas impositivas mucho mayores a las que realmente se dieron con la reforma tributaria, o sea que la reforma tributaria algo alivió el balance de EPM para el año 2016. Finalmente, algunos negocios que nosotros habíamos comprado años atrás, viene consolidándose y ya comienzan a generar utilidades.

¿Qué le gustaría dejarle a la ciudad?

Fundamentalmente lo que quiero es entregarle una visión de empresa de mediano plazo a mi sucesor.  Nos hemos pensado una mega al año 2025 que tenga elementos de sostenibilidad tanto en lo ambiental como en lo social y económico. En lo ambiental nos hemos propuesto que la empresa proteja el aire y el agua. La propuesta es que la operación de EPM para ese año sea en carbono neutral, es decir, que no estemos emitiendo en forma neta gases de efecto invernadero y también nos hemos propuesto intervenir en 137.000 hectáreas en cuencas y bosques donde hay riqueza hídrica para proteger el agua. Estas 137.000 hectáreas son adicionales a las 45.000 hectáreas que ya posee EPM alrededor de sus embalses, la idea es darle continuidad a esa sostenibilidad ambiental.

En lo social es tener una cobertura universal para todas las personas de los territorios donde nosotros actuamos.  Que cada persona que quiera acceder a nuestros servicios de energía, agua y gas si ese es su deseo pueda  ofrecérsele una infraestructura y esquema comercial adaptado a sus posibilidades. Ahí hay algo muy bonito y es el tema de la energía prepago donde es el usuario quien con una tarjeta puede comprar una cantidad x de energía, cantidad que se adapta a su flujo de caja. Como se sabe, el 50% de la masa laboral colombiana es informal por lo que su flujo de caja es lo que vayan generando día a día, y de esta manera nosotros hemos ido atendiendo a esta población. Hoy 200.000 hogares han podido acceder a esta opción de energía prepago y esto no solo nos ayuda a la cobertura universal que estamos pensando para la mega, sino también a la cartera de morosidad, ya no es tan común el fenómeno de la morosidad en los pagos que llevaba a que a la persona se le cortara el servicio; hoy nuestra morosidad de cartera es inferior al 2%.

Nuestro tercer sueño es seguir creciendo en lo económico. El EBITDA que generó la empresa el año pasado fue de 4,1 billones de pesos y esperamos para el año 2025 estar generando 12,6 billones de pesos, es decir, multiplicar este EBITDA por tres.

Cuéntenos, ¿Cómo va Ituango?

Ituango en este momento ha avanzado en un 70%, esperamos terminar este año con un nivel de avances en la obra del 80% para que entre en operación. La primera unidad de las ocho que tiene Ituango, debe estar entrando en diciembre de 2018, es decir, dentro de casi dieciséis meses a partir de hoy.

Gerente, escuchamos que había problemas, que estaban poniendo cuestionamientos ambientales con las líneas de transmisión para sacar la energía, ¿Se ha resuelto el tema?

Sí ha habido dificultades, pero debe aclararse lo siguiente: el sistema energético colombiano está subdividido en las diferentes partes del negocio, una cosa es generación y otra es transmisión y distribución. El Ministerio de Minas saca convocatorias para el desarrollo de proyectos trasmisión. Quien se ganó la convocatoria para desarrollar las líneas de transmisión fue Intercolombia,  filial de ISA.  Entonces, quien venía teniendo dificultades para la obtención de las licencias para la construcción de las líneas era Intercolombia y no EPM.  La última informacion que yo tuve es que de la central de Ituango estarán saliendo cuatro líneas y de esas cuatro líneas entiendo que dos ya están totalmente licenciadas. Como el proyecto ira entrando gradualmente, línea por línea, no será necesario realmente tener las cuatro líneas listas sino que conforme se van entrando maquinas, van entrando las líneas.

¿Cree usted que hay sobrerregulación a nivel nacional para que empresas como EPM construyan o ejecuten proyectos?

Yo sí creo que el Estado debe de trabajar en forma más equilibrada como se hace el desarrollo sostenible en las sociedades porque, yo entiendo que muchas veces se intenta proteger los derechos de los ciudadanos pero si se nos va la mano en la protección de esos derechos o si hacemos mal uso de la  exigencia de estos derechos, bloqueamos la posibilidad del desarrollo de proyectos de inversión e infraestructura lo que terminará llevándonos a la pobreza y al atraso. Hay que ser mesurados, equilibrados, el desarrollo no puede ser frenado simplemente por atender intereses particulares porque el desarrollo es de interés común. Por intereses particulares no pueden frenarse obras de desarrollo en infraestructura o en el sector minero energético. Yo sí creo que el tema de las consultas populares, consultas previas, el tema de una cantidad de requisitos que han venido sido adicionados, van a desestimular que los industriales y los empresarios piensen en invertir en Colombia y se vayan a otros países, quedando nosotros como se dice popularmente “mirando para el techo”.

En los 27 años en Invamer ¿Qué aprendió que EPM no tenía?, ¿qué vino a innovar? Y ¿qué no aprendió y le tocó aprender el primer día?

Indudablemente la visión holística de Invamer es muy importante porque uno tenía allí un conocimiento tanto del desarrollo de la economía como de la dinámica de la política y los diferentes sectores de la economía, y uno los conocía si se quiere, profundamente. Ese conocimiento-país es un activo que obviamente me acompaña durante mi gestión en EPM.

Ahora, en EPM uno encuentra una empresa al servicio de la comunidad, que está procurando por mejorar el bienestar de los ciudadanos y es algo que no se veía tan palpable en Invamer y uno acá sí lo nota. Se nota en la gente, en el modo de ser EPM, cotidianamente usted puede ver que toda nuestra fuerza laboral tiene una actitud de servicio muy significativa; lo he sentido, lo he vivido y me siento orgulloso de ello.

Gerente, 22 millones de usuarios a nivel Latinoamérica y viene usted de una empresa encargada del manejo de datos, ¿Qué podría usted para hacer que EPM tenga una micro data más avanzada y nos dé verdaderamente un reflejo de la sociedad colombiana?

Evidentemente el mundo del siglo XXI pasa por la informática y la posibilidad de conectarse directamente uno a uno con todos los usuarios. Allí EPM tiene una mina que no está explotando y será un trabajo que estamos analizando en este momento cómo desarrollar.

Háblenos por favor de nuevas tecnologías, de todas estas cosas relacionadas con la generación distribuida, carros eléctricos, redes inteligentes; ¿Usted cómo ve a EPM frente a todas estas cosas?

Puedo decirle que la mega para crecer ese EBITDA para el año 2025 a 12,6 billones de pesos, obviamente tenemos que estar considerando todos estos nuevos negocios en los que vamos a estar interviniendo, para dar respuesta al tema tecnológico, hablemos de varios sectores.

En el sector generación, ya saben, en muchas partes del mundo se habla de energías renovables no convencionales que grosso modo se clasifican en dos grandes grupos, las eólicas  y las solares. EPM tiene en sus planes de expansión de su matriz de generación  incorporar estas tecnologías para el 2025. Ya tenemos plantas de generación eólica en Guajira y Chile y la idea sería poder ampliar esta capacidad de generación eólica para el año 2025, considerablemente. Respecto a la energía solar, si todo funciona como se está pensando, más o menos en el 2020 o 2021 podríamos llegar a tener una planta solar de generación cercana a los 100 megavatios. Todo esto relacionado con generación central.

Ahora, respecto a generación distribuida que en términos generales se puede entender como colocar en los diferentes techos de las industrias o los hogares, paneles solares que ellos puedan usar para su consumo. En este momento estamos desarrollando pilotos para entrar en operación comercial para el año 2018 y 2019.

En las redes inteligentes lo que se está buscando es que en trabajos donde hoy se hacen mecánicamente, con fuerza humana y que no requieren mucho del talento, se pueden hacer estos trabajos de forma automatizada. Hoy, por ejemplo, podemos contar con medidores inteligentes, ya no tiene que ir una persona a hacer la lectura, sino que todos los datos son recuperados desde un centro de mando. Igualmente, se pueden incorporar sectores en redes para uno saber cómo está operando la red en cada uno de esos puntos y poder hacer programas de mantenimiento enfocado mucho mas específicos. Todo este tipo de conceptos consiste en pegarle a las redes, aparatos que estén enviando informacion a una central para que puedan ser analizados y realizar una operación mucho más eficiente y un mantenimiento correctivo y preventivo.

Con el tema de la movilidad eléctrica, EPM también ha sido pionera en esto en la ciudad. Si lo recuerdan, hace algunos años pusimos a rodar por nuestras calles diez carros eléctricos. Recientemente pusimos en las calles de Medellín un bus eléctrico. A finales de año vamos a tener instaladas en toda la ciudad 35 electrolineras para conectar el carro, para que la gente compre sus carros sin tener preocupación de no tener donde cargarlos.

Gerente, la situación de La Costa, el tema de la crisis Electricaribe, ¿Cómo puede ayudar EPM?

Allí está el 21% o 22% de la demanda del país, pero tenemos un problema y es que, por regulación, ningún comercializador de energía puede tener más del 25% del mercado y EPM tiene 23,5% o sea que nos queda un espacio de un 1% o 1,5%. Para dar una idea un 1,5% puede ser una ciudad como Pereira o Montería, o sea que esta es nuestra capacidad salvo se cambie la regulación. Ahora, lo que hemos propuesto es que La Costa Atlántica sea subdivida en dos o tres territorios. Como tiene a grandes rasgos el 21% de la demanda, al estar subdividida quedarían tres territorios del 7% y ya con esa subdivisión, nosotros podríamos asumir uno y quedar con el 30% y pedir que se modifique esa regulación del 25% y se suba hasta al menos una tercera parte; es decir, que ningún prestador del servicio tenga más del 33,33%, conservando aun el equilibrio económico teniendo como mínimo tres actores. Este ha sido el planteamiento de EPM sin que necesariamente esté optimista de que esto se dé. Esto aún se demora. Mientras el Gobierno soluciona la situación de Electricaribe puede tardar más de un año.

 

Un consejo a los empresarios del país para conservar buenas practicas gerenciales.

Lo fundamental es tener foco en la gente, nada se justifica sino procurando por una sociedad con mayor bienestar en términos generales. Foco tanto en los empleados como en el cliente.

Un libro.

Me gustan mucho los escritores de la antigua cortina de hierro, no sé por qué se desarrolló en esos países comunistas una sensibilidad que disfruto mucho. Me gustan Milan Kundera y Sándor Márai. Me gustan mucho los clásicos. En estos días que estuve en San Francisco me dieron un libro de Confucio y lo estoy leyendo porque para mí es muy interesante ver cómo el ser humano en el fondo no ha cambiado mayor cosa.

Un líder mundial que admire.

Indudablemente quienes hayan producido más bienestar en sus pueblos son para mi motivo de admiración. En ese sentido uno podría pensar en lo que viene haciendo los líderes chinos que es muy llamativo. El actual presidente chino, Xi Jinping, me parece muy interesante para seguirle el rastro, siendo consciente de que la institucionalidad china todavía tiene muchos elementos que no son de admirar ni de copiar pero de todas maneras el progreso que viene teniendo el país ha generado un bienestar significativo y hay que estar pendiente de lo que pasa allá.

¿Qué lo motiva actualmente?

La gente, su cariño, el conocer y el aprender. Es que yo que ya voy a cumplir 52 años y tener la posibilidad de estar todavía conociendo y aprendiendo como si estuviera en kínder es un regalo de Dios.

¿Es como se lo esperaba?

Es un trabajo intenso. A las 6:30 am estoy en mi oficina y a las 8:00 pm estoy saliendo. Utilizo las horas de almuerzo en almuerzos de trabajo, no paro, son cerca de trece horas diarias continuas de trabajo que en algunas ocasiones se extienden a los fines de semana. Es un trabajo intenso pero muy gratificante.

¿Qué le dice la frase “A pensar de todo”?

Me invita a lo holístico que es la nueva forma de ver el mundo del siglo XXI. Hoy en día uno no puede pensar que en las partes encuentra la solución, la solución normalmente se encuentra en el todo.