Destacado Sostenibilidad AlPoniente

Hidrosogamoso, más de lo mismo

No es por pasar de aguafiestas, pero es cierto que la infraestructura energética de Colombia sufre la carencia de Innovación y Fuentes Alternativas, así como respeto por el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible. Se siguen construyendo hidroeléctricas grandes y poco efectivas, se traen fuentes térmicas desactualizadas y sin garantías de mantenimiento, ni siquiera se aprendió la lección de las famosas barcazas de la costa durante el racionamiento de energía en 1992. Los Porces, Chivores, Guavios y Las Mieles demuestran el desfase técnico, económico y político de un aparato gubernamental, que solo favorece a sus políticos aduladores (desde 1900) y contratistas del todo vale (más mañosos que ciertos futbolistas haciéndose los lesionados para enfriar los partidos), frente a lo cual, los Fenómenos del Niño y la Niña permanecen inmóviles ganando la guerra de la energía sin despelucarse. Y el caso de esta columna, es un fiel reflejo.

 

Hidrosogamoso, que irónicamente no se localiza en el municipio de Sogamoso (Boyacá), sino que se adentra en Santander del Sur, donde está el Cristo Aguilar (El Santísimo, aunque no se puede llamar así según tutela), Santurbán (ya Eco – Oro está buscando el quite a la delimitación para hacer de las suyas), y demás reservas naturales que están siendo matoneadas por una clase dirigente ambiciosa, radical (procurador Ordoñez) y haciendo alianzas extrañas (uribismo, santismo, aguilarismo, ordoñismo, serpismo), tan solo quieren mantener el poder a costa de un electorado ingenuo y abstencionista, donde el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible son considerados asuntos de quinta categoría; ah, sin olvidar los farcos, elenos, paras y bacrimes que contribuyen con su cuotica al deterioro de la fauna y flora regional. Se insiste, no es por ser pesimista, pero el veredicto quedaría de la siguiente manera: “Hidrosogamoso, historia de la ceguera minero – energética de un país, en una guerra perdida contra los fenómenos del niño y la niña”.

 

La hidroeléctrica fue inaugurada con bombos y platillos en días pasados, los gobiernos nacional y locales sacaban pecho, se autodaban vivas y echaban discursos contra quienes no estuviesen de acuerdo con sus procederes, independiente de donde vinieren. “Hidrosogamoso nos aleja de un racionamiento de energía en el país”: Santos, el Presidente de la Prosperidad, más cuentachistes después, cuando haya un fenómeno del niño bien bravo. “Es un proyecto muy importante por la magnitud de producción energética. Esperamos ahora saber cómo se beneficiará Santander respecto a la venta de energía”. Frase expresada por el Presidente de la SSI, Juán Camilo Beltrán; en teoría suena bien pero en la práctica será difícil su aplicación, dada la táctica del más fuerte y del todo vale en este país del Sagrado Corazón de Jesús, donde los cálculos de ingeniería de todos los proyectos, al final resultan inferiores a los que realmente se necesitan, y sin haber la suficiente ilustración ambiental y sostenible, de espaldas a la comunidad (ya verán el porqué).

 

CLAUDIA PATRICIA ORTIZ GERENA, ciudadana en pleno ejercicio, identificada con la cédula de ciudadanía cuyo número y lugar de expedición aparecen en nuestras firmas, domiciliada en la vereda la Putana, sector de la playa, Municipio de Betulia, Santander, en ejercicio de la acción popular de conformidad con el artículo 87 de la Constitución Nacional y la ley 472 de 1.998, acudo a usted para que judicialmente se protejan los derechos colectivos a gozar de un ambiente sano y a la existencia del equilibrio ecológico y el manejo y aprovechamiento racional de los recursos naturales para garantizar su desarrollo sostenible, su conservación, restauración o sustitución y el derecho a la seguridad y prevención de desastres previsibles técnicamente, por la acción y omisión de ISAGEN S.A y la AUTORIDAD NACIONAL DE LICENCIAS AMBIENTALES”. Ya la acción fue admitida y podría tener resultados si se tienen en cuenta las denuncias comunitarias sobre temas como: el retroceso de la ingeniería colombiana al continuar con el sistema de represas, desconociendo el estilo de vida en la región, las dudas sobre los beneficios para el municipio de Betulia, los problemas que representa el desvío del cauce del Río Sogamoso, con efectos nocivos para el desarrollo de la agricultura y bosques presentes, incumplimientos del Plan de Manejo Ambiental correspondiente; los Movimientos Sociales “En Defensa del Río Sogamoso” y “Ríos Vivos” están en alerta máxima frente a la debacle que posiblemente llegará, sino se toman las correspondientes medidas para contrarrestar (lo más probable). Sumando la presencia de mineras y petroleras que contribuyen a lo negativo. Parece no haber salvación, lamentablemente.

 

PD1: Las Farc, a quienes se les reconoce su empeño en el Cese Unilateral del Fuego, en vez de chillar con quitar el mismo cada semana, deberían revisar los casos de nuevos arsenales, laboratorios y centros de reclutamiento, decomisados por las autoridades.

 

PD2: La homofobia es un virus contranatural. Hay que vacunarse contra la misma mediante la tolerancia, razón y humanidad

[author] [author_image timthumb=’on’]http://alponiente.com/wp-content/uploads/2014/12/Pedro-Jose-Rivera.jpg[/author_image] [author_info]Pedro José Rivera Giraldo Ingeniero de Petróleos de la Universidad de América (Bogotá, 1994) y Especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario (Bogotá, 2002). Consultor Independiente en Materia de Mercadeo así como el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible en la Industria. Creador de la Conciencia Ambiental (tiene su propio blog: Conciencia Ambiental (El País, España), algo que falta en Colombia; escritor en Al Poniente y Bajo la Manga. Ha elaborado varios ensayos como Marketing Político Alternativo, Marketing Ambiental Alternativo (EMA), Marketing Curriculum Alternativo, Marketing Empresarial Alternativo, y Tips de Marketing Alternativo. Twitter: @petroides. Leer sus columnas.[/author_info] [/author]