Opinión

En serio y en broma

La señorita de Oliveira, veinteañera agraciada, pusose en forma para participar en la jornada de saltos ornamentales de una manera bien singular: saltando ornamentalmente sobre el remo de su amigo el remador en una habitación de la Villa Olímpica. Un cargo de conciencia de la compañera de habitación los puso en evidencia y fuera los dos de circulación olímpica.

¡Medalla de oro en salto del ángel!

Que la Fiscalía de Montealegre fue una fábrica de delitos, ya se sabía, en transgresión con los servicios de inteligencia del contra almirante Echandía, y lo reafirma la delación de un “tira” arrepentido sobre la infiltración, saboteo y fraude en perjuicio de la candidatura presidencial de Óscar Iván Zuluaga.

¡Caen más fácil los mentirosos que los cojos!

Ha dicho el presidente Santos que ha seguido a pie juntillas el legado del -ese sí- presidente Uribe en inversión social -y rumba la inequidad-, seguridad democrática -y agobian la inseguridad en calles y veredas, los homicidios-, confianza inversionista -y cesó el flujo de capitales de inversión que huyen de las FARC como de la peste-.

¡Santos, campeón olímpico del cinismo y la mentira!

Una gobernadora, la del Valle, anda de turismo en Río muy de gancho con la Directora de COLDEPORTES, promoviendo sin resultados protestas de gratitud de los deportistas al señor presidente por las gracias no recibidas. De paso el presidente del COI, el licenciado don Melchor, Gaspar y Baltazar, anda perdido en las playas cariocas engordando “las vistas” para traer ganas a casita.

¡Todos en el lugar equivocado!

“La momia” cumplió 90 de años de siniestra existencia. Le partieron la torta Raúl, Maduro y Timochenko. Ya no disfruta de los bienes terrenales que acumuló en su vida de hurtos al erario, como bien lo puso al descubierto un escolta arrepentido.

¡Viejito rapaz, sátiro, afrentoso!

Se juntaron César Gaviria y Sergio Fajardo y a dos voces entonan el do, re, mi fa, sol, la, ¡sí! A recoger plumas para unas buenas cobijas.

¡Dios los mandó al mundo y también los ató… hasta que la muerte los separe!

Tiro al aire: suficiente por hoy.