Opinión Selección del editor

El sistema de partidos y la alianza siempre aplazada.

El sistema de partidos y la situación política que ayer hacía que el Polo Democrático y Los Verdes no concretaran alianzas ni coaliciones, hoy los hace converger en torno a la “Coalición Colombia” para aspirar al congreso y a la presidencia.

ELECCIONES 2010

En el 2010 el Polo Democrático Alternativo tuvo como candidato presidencial a Gustavo Petro. Por su parte el Partido Verde, como se llamaba antes la Alianza Verde, tenía a Antanas Mockus. En medio de las elecciones de ese año,  se empezó a hablar por parte y parte de una posible alianza entre los dos partidos para una candidatura.

Dentro del Polo hubo un total rechazo a esta idea, pues Clara López, Jorge Robledo y Carlos Gaviria afirmaban que Los Verdes representaban la misma política económica neoliberal de Álvaro Uribe. Por su parte, el Partido Verde, en cabeza de Mockus y de Peñalosa, eran críticos de una alianza con el Polo por varias razones: creían que una alianza con Petro en un país tan polarizado podía empeorar la imagen de la campaña, por otro lado había, según ellos, una parte del Polo que era “tibia” al  rechazar la lucha armada y por último,  los Verdes afirmaban que no querían ser tachados de ser de izquierda. Entonces, en primera vuelta no pudieron organizar una coalición estas dos colectividades. Aunque el candidato del Partido Verde pasó a segunda vuelta.

En toda la campaña del 2010 el Polo manifestó estar en contra del modelo económico planteado por Mockus, pero aun así se mostraron proclives a una alianza. 

Estando Mockus en la segunda vuelta presidencial, se intentaría nuevamente una posible alianza entre los dos partidos para enfrentar al candidato de Uribe: Juan Manuel Santos.  El Polo le envió una carta a los Verdes, donde les proponían unos puntos para una posible alianza, estos puntos eran:

  1. “La superación de la influencia de la mafia sobre el Estado Colombiano. La verdad, justicia y reparación sobre los crímenes de lesa humanidad y el cese del hostigamiento al poder judicial, a los partidos de oposición y a los movimientos sociales”.
  2. “La aplicación de una política para extinguir la propiedad de la tierra en manos del narcotráfico y las mafias, y su entrega a los campesinos, a las víctimas y a los desplazados”.
  3. “En la perspectiva del mejoramiento de las relaciones con los países vecinos, lo invitamos a acordar una nueva política de relaciones internacionales de Colombia basada en la soberanía política, económica y militar y fundada en el respeto a los principios del derecho internacional”.
  4. “De acuerdo con su afirmación de que la vida y los recursos del erario son sagrados, proponemos la creación de sistemas públicos en los que la salud y educación sean derechos humanos fundamentales”.
    Mockus siempre enfatizó en no querer alianzas con el Polo, pero sí querer los votos de los polistas.

El Partido Verde y Mockus rechazarían este acuerdo programático, pues no estaban de acuerdo con la visión de los polistas en el tema internacional, aunque con los otros puntos sí concordaban. El Polo en el tema de relaciones internacionales hacía énfasis en el rechazo a las bases militares norteamericanas y a los TLC’s, temas en los cuales fueron oposición en el gobierno de Uribe. Los Verdes irían sin el apoyo del Polo a segunda vuelta y perderían la presidencia contra Santos.

 

En el tarjetón presidencial del 2010 no se observa el fenómeno que años más adelante se verá de las coaliciones de partidos.

ELECCIONES 2014

 Las elecciones del 2014 no serían la oportunidad para ver una alianza presidencial entre estos dos partidos políticos. Pero esta vez no hubo ni acercamientos tan claros como sí ocurrieron en las elecciones presidenciales del 2010.

La candidata del Polo en esta elección fue Clara López.  López afirmo que no haría coaliciones al menos que estas estuvieran alrededor suyo y Robledo tampoco estuvo interesado en hacer alianzas con otros partidos[1], hasta este último se mostró resistente a una coalición con la Unión Patriótica.

En los Verdes, hubo una ruptura en la colectividad por la elección de Enrique Peñalosa como candidato presidencial. Si con Mockus y Petro existían diferencias, entre Clara y Peñalosa habían muchas más e irreconciliables. En esta ocasión ni las bases de los dos partidos presionaron para una alianza. Cabe aclarar que muchos verdes no apoyaron a Peñalosa a la presidencia y formaron una disidencia como es el caso de Mockus y Ángela María Robledo.

En estas elecciones, la segunda vuelta las disputó el nuevo candidato de Uribe, Oscar Iván Zuluaga contra Juan Manuel Santos, el cual estaba representando la coalición de varios partidos políticos que lo apoyaron esta vez, la llamada “Unidad Nacional”.

 

En esta ocasión se puede observar cómo se comienzan a organizar las primeras coaliciones.

Elecciones 2018

El Polo y el Verde llegan a las elecciones presidenciales con varios factores que han posibilitado la unión para las próximas elecciones. Desde finales del 2013 hasta el presente año, se comenzó a presentar una serie de oportunidades para que existiera una alianza formal de cara al 2018.

El Partido Verde cambió su nombre por el de Alianza Verde, se volvió mucho más amplio. Estos nuevos Verdes incorporaron al Movimiento Progresistas, pero los miembros de Compromiso Ciudadano abandonaron esta colectividad. El partido estaba siendo conformado, desde el 2014, por personas que compartían demasiadas políticas e ideas  en común con el Polo y en la mayoría de los casos militaron allí, como por ejemplo: Antonio Navarro por Progresistas, Jorge Iván Ospina, Antonio Sanguino por la Renovación Socialista, Camilo Romero, Angélica Lozano por Progresistas, Marcelo Torres del Partido del Trabajo de Colombia, entre otros. En esta legislatura los congresistas polistas y verdes trabajaron de la mano en varios debates y proyectos, dándose cuenta que compartían muchas luchas en común.

El Polo entendía que para las próximas elecciones tenía que hacer una coalición para aspirar a la presidencia, y en esa búsqueda de alianzas se chocaba la visión del sector del Clara y el de Robledo. Clara buscaba hacer una coalición con los que estaban de acuerdo con el proceso de paz, eso incluía a los partidos santistas y a las FARC. Robledo le apostaba a una coalición de los NI-NI’s, o sea los que no son uribistas, ni santistas. Al final, el pulso de esta discusión la ganó el robledismo y una parte del sector de Clara, en cabeza de ella, se salió de las toldas amarillas.

En el sistema electoral actual, se comienza a creer que ningún candidato podría llegar a segunda vuelta sin una coalición, por eso se comenzó a ver dos fenómenos: la recolección de firmas por personas independientes, para que una alianza sea más fácil y amplia y por otro lado los indicios de coalición entre partidos. Dentro de la segunda lógica se comprende la formación de la “Coalición Colombia” que comenzó a gestar Claudia López con el Polo y con Compromiso Ciudadano.

En la coyuntura actual, el Verde y el Polo no cometieron el error del 2010,  cuando se quisieron aliar sin un programa en común. Para estas elecciones comenzaron a construir una propuesta mutua con anterioridad. El panorama hoy por hoy es que los dos ya se comenzaron aliar, junto a Compromiso Ciudadano,  en varias alcaldías y listas a la Cámara de distintas regiones, además le apuestan a que la reforma política los deje presentar una lista conjunta al Senado. La alianza que han aplazado varios años, al parecer, va por buen camino, a sabiendas que el Polo y el Verde son los dos partidos más cercanos en el espectro político y eso lo dejaron ver en esta última legislatura.

Esto fue escrito por

Diego Alejandro Casas Ramírez

Estudiante de Ciencias Políticas de la UPB y “colombianólogo” en formación. Crítico y analista de la política colombiana, sus actores y su historia. Creo en un país mas justo, equitativo y soberano.