Cultura

Diez canciones para conocer el universo de Cerati

Toda selección es odiosa, compleja y hasta complicada, pero necesaria. Es importante entender que quien hace la selección atiende a un propósito y el propósito de ésta, es hablar de las metáforas y del universo de Gustavo Cerati en diferentes épocas de su carrera con Soda Stereo y como solista. Cuando hablamos del universo de Cerati estamos entendiendo la complejidad de algunas canciones o sus historias. Lo interesante aquí, es que estas canciones fueron fundamentales aunque nunca se convirtieron en el himno de una generación.

Si hablamos de Música ligera o de Persiana americana, estamos cayendo en las buenas canciones pero en las más populares. Los que somos ceratianos o sodistas sabemos que hay más detrás de los grandes éxitos, canciones que fueron complejas en su composición y que son complejas para llevar a un plano de cultura popular. Sin embargo, aquí hay un playlist (final del texto)  para disfrutar.

Soda Stereo

Corazón Delator  

Es una canción que se encuentra en el álbum doble vida. Si lo presento así, muchos quizás no asocian ese cuarto álbum. Lo que debo decir es que comparte lista con la Ciudad de la furia, sí, la canción famosa que cantó con Andrea Echeverry en 1995 para MTV. También está la canción Picnic en 4 B. Corazón Delator es una canción completamente en metáfora, toda su letra se construyó con base en una historia quizás de amor, quizás de desamor, quizás un sueño, no se sabrá. Pero lo que si es cierto, es que sus metáforas van más allá que una canción para embelesar al oyente, es una canción que busca ser interpretada y requiere de un buen oído, por eso no es “nada comercial”.

Crema de estrellas

Hace parte del último disco de Soda Stereo de 1995, ya con una banda dividida por gustos, pasiones y problemas, la banda decide hacer este último proyecto tratando de armar lo que alguna vez los unió. Fue un éxito pero no lo suficiente para mantener en píe el proyecto Soda Stereo. Sueño Stereo como se llama el disco, tiene canciones famosas como: Ella uso mi cabeza como un revólver y zoom. Pero crema de estrellas pasó de agache al no posicionarse como una de las más reconocidas de este álbum, sin embargo, su poder de explicar los recuerdos y los anhelos de algo que ya no es, la ubica como una canción para dedicarle al pasado, a un buen amor del pasado.

Cuando Pase el temblor     

Esta es una canción comercial y muy querida por los oyentes de Soda y por una generación. No necesita presentación sino una anécdota. Cuentan los amigos de Gustavo y su madre Lilian Clark, que Gustavo cuando tenía entre 12-15 años, pasaba gran parte de su tiempo tocando la guitarra y componiendo canciones, cosa que no le pareció extraña a su mamá ya que era normal en la familia la pasión por la música. Un día, Gustavo la llamó y ella llegó hasta el living, le pidió que escuchara una canción y no guardó la sorpresa al conocer por primera vez cuando pase el temblor, claro, no es completamente como la conocemos ahora, pero se veía en esta rola un fuerte poder de folclor y que Cerati no se cansó de arreglar hasta que se grabó para el álbum de 1985 Nada personal.

Trátame suavemente

Otra canción comercial y no nos estamos contradiciendo con lo que planteamos al comienzo. Pero esto hay que contarlo. La mayoría de personas creen que esta canción fue una genialidad de Cerati pero no, es una canción que Daniel Melero le brindó al joven Gustavo cuando iniciaba su proyecto musical al lado de Zeta Bosio y Charly Alberti. Melero ayudó bastante a la conformación de la banda y participó en algunos conciertos y se llegó a pensar, que sería el cuarto soda, cosa que no pudo llegar a ser. Pero lo que sí fue seguro, es que Daniel dejó su sello personal en muchas canciones de Soda. De él también se habla cuando se explica que Té para tres no es la canción sobre el padre de Gustavo Cerati, sino que es tu medicina, una canción que habla del dolor que padeció el padre de Gustavo a causa del cáncer y que Gustavo grabó con Melero en 1992 en un disco llamado: Colores santos.

Estoy Azulado

También hace parte del primer disco llamado: Soda Stereo. Al igual que Trátame suavemente, esta canción no es de Gustavo. Esta canción se construyó con otro que podía ser el cuarto soda pero tampoco se dio la oportunidad. El amigo entrañable de Gustavo: Richard Coleman, quien junto al vocalista de soda, hicieron un juego de palabras con azulado- a su lado- azuloso. Borges también lo hizo, pero no podemos afirmar si ellos se basaron en el juego del lenguaje del escritor argentino o “viceversa”.

 

Gustavo Cerati

Adiós

Canción del álbum ahí vamos del 2006, conocida por todos ya que su temática es de desamor, de empezar de cero, de abrir nuevos caminos. La verdad es que de esta canción hay que decir que fue hecha en colaboración, pero no cualquier colaboración, fue construida junto a Benito, el hijo de Gustavo que ahora con su banda Zero Kill, hace siempre un homenaje a su padre. Él, Benito, fue quien construyó la primera estrofa y ajusto cierta parte de la melodía de la canción. Un disco que ganó Grammy y lo volvió al camino del rock nacional –según algunos expertos-.

Crimen

Es la canción clave del álbum Ahí vamos y conocida también por todos. Es una canción rompecorazone y con una particularidad, esta canción es la primera que Cerati compone con piano. De hecho, es la única canción de Gustavo que inicia con piano, cosa que le pareció extraña pero necesaria para un disco que necesitaba de todo un poco, guitarras estridentes, balada y mucha fuerza en la voz, sentimiento y metáforas para describir el amor en diferentes etapas.

Raíz

Hace parte del álbum Bocanada, un disco extraño para un artista como Gustavo que acababa de culminar su proceso con soda y ya tenía grabado un disco en solitario llamado: Amor amarillo, pero no se le dio trascendencia porque aún permanecía sujeto a soda y no pensaba dejar ese gran proyecto que cambió la concepción de rock en América latina. Sin embargo, Bocanada fue un salto al vacío pero a la vez una aventura. Fue un salto al vacío porque no sabía cómo la gente iba a reaccionar con un disco en solitario y después de tantos conciertos para despedirse del continente como líder de Soda. El disco que juega con líneas de jazz, blues, rock nacional, efectos de consola, instrumentos de viento y hasta un poco de pop de ese que odian los rockeros.  En este disco el juego de metáforas es violento y se necesita un buen oído para diferenciar los diferentes matices que se usan.

Fuerza Natural

La curiosidad del último disco de Gustavo es que todas las guitarras fueron digitalizadas. Todo el disco se armó digital y fue un gran problema llevarlo a los instrumentos. Por esa razón, contó con dos bateristas uno de ellos de Heavy Metal, porque según Gustavo, la velocidad y la forma de interpretar esa batería podía darle a la grabación del disco ese nivel digital. Fuerza Natural, es una canción que invita a vivir y a equivocarse, a soñar y estrellarse, a nuca dejar de ser.      

Me quedo Aquí

Una canción tierna o mejor, una canción que nos sirve a aquellos que tenemos el talento de embarrarla siempre. Pertenece al disco Ahí vamos, un disco que como decíamos, es un retorno al rock, pero que no deja de lado un elemento fundamental, ese aire de pop que Gustavo le gustaba poner a sus canciones, en este caso, una canción para pedir perdón y para exponer que siempre vale la pena intentarlo a pesar de los errores. Esta canción junto a Crimen fueron construidas en una habitación de hotel y un piano (teclado) durante una temporada de descanso de Gustavo.

 

Esto fue escrito por

Editor Cultura: Juan Camilo Parra Martinez

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Santo Tomás, columnista y periodista freenlace. Ha escrito para varios medios de comunicación. Su pasión entre la literatura y el periodismo lo llevó a buscar un punto central en donde la ficción y la realidad se crucen, se toquen pero no se confundan.